jueves, 31 de enero de 2013

Hay gente que se merece ser mandada a la mieeeeeeeeeeeeeeeeeer...

No voy a estar nada cariñosa en estos primeros post del año, para nada. He decidido empezar el año expectorando de mí los sentimientos negativos y las cóleras que he guardado y por educación y cortesía... sin embargo, como todo en la vida, deben salir del sistema para limpiarlo. No hay purgantes para el alma y debería haber con unas breves instrucciones como el tomarlo cuando sientes que esos sentimientos te estancan y no te dejan avanzar en la vida o cuando ya llevas varios años con eso en el sistema y debes sacarlo o porque ocupan espacios que deberían estar llenos de cosas mejores... no sé... solo se me ocurre...

Lo que he estado pensando últimamnete, a raíz de un mal recuerdo, es cómo somos capaces por el uso de la tan buena educación de haber tolerado cosas que ahora, en mi saníiisimo juicio y haciendo uso de mis facultades mentales, jamás habría permitido.

Tengo para enumerar muuuuuuuuuuuuuuchas cosas, pero muchas... sin embargo mis arranques de cuadres, directas y rechazos en mis púberes y de ahí primaverales años fueron poquíiiiiiiiiiiisimos, esporádicos, vitales sí pero como producto del clásico "ya me llegaste". Eso sí, siempre guardando la compostura y dejando que el otro despotrique a su gusto... es ahí, ahí, ahí... donde me faltó reaccionar con un buen: "Vete a la mieeeeeeeeeeeeeer..." y lo único que hacía era quedarme callada, irme y llorar. Muuuuuuuuuuuuy idiota.

Sí, sí, ya lo sé... ando en un recuento tragicómico de mis reacciones tardías, de mis sensaciones idiotas, de mis momentos estúpidos... es verdad. Lo admito. Así es.

Hasta ahora no me he dado el gusto sabroso de mandar a la miieeeeeeeeeeer... a nadie, pero tengo una lista bien simpática de antaño a los que podría mandar a la m virtualmente... ajá... no, no creo que los enumeraré, al menos no con nombres, pueden demandarme por hacer públicas sus fechorías... jajajajaja...

- La primera es la gorda del colegio, cuando estuve en 2do. grado, era una antipática, se creía flaquita y pituca. Es lo malo de ir a un cole particular sin preparación emocional, el bullying es una jarana. Claro, que sin querer, un día le saqué sangre de la oreja por culpa de su arete que se enganchó en mi chompa... pero fue sin querer... al final, por cosas de la vida, al año siguiente: ambas terminamos en un cole nacional y ahí fue más fácil perderla de vista.
- El idiota de mi enamoradito de la infancia, primer pendexo de mi vida, coqueteaba conmigo y con la primer puesto, yo estaba tercera y aún no sabía qué michi eran los puestos y estábamos en 3er. grado de primaria, me sacaba en cara mi pobreza (otro baboso clasista, hijito de mamá y bastante idiota), un día me provocó tanto que le arañé la cara y él a mí, sin embargo el muy maricón se quejó con su madre, me vino a cuadrar, y mi madre la cuadró a la suya. Al final cada vez que me buscaba bronca, le recordaba que él fue el primero en acusarme con su mamá, que era un marica y eso le ardía. Con las vueltas de la vida, al año siguiente me los encontré a ambos en un concurso de lo que ahora sería la DREC, ellos representando al colegio privado en el que seguían y yo a mi colegio nacional, yo gané el concurso... yeeeeeee...
- Las otras serían varias compañeras de la secundaria, no a todas. Tuve una buena amiga, pero si hubo varias a las que simplemente no caía bien  y tenían el atrevimiento de tratarme mal o de hablar a mis espaldas.
- En la universidad, no me quejo, podía haber diferencias pero era parte de...
- De la maestría hubo una chata hipócrita que como niñita de colegio regó chisme y medio, me gané antipatías gratuitas que nunca aclaré, ni me interesó aclarar; sin embargo, como es la ley de la vida: todos la conocieron al final con la tranza que hizo con la fiesta de graduación.
- Un ex, mentiroso N° 1: Que mentía y mentía, lo descubría y descubría... y cuando terminé con él, no lo podía creer.
- Otro ex, mentiroso N° 2: Que solito se sintió presionado a casarse y decidió dejarme para irse con la que se decía mi amiga.
- Otro ex, Premio al más mentiroso: Me voy a morir 2000, este era para ser mandado a la reeeeeeeemieeeeeeeeeeeeeer...
- Otro ex, mentiroso ya perdí la cuenta: No puedo ofrecerte lo que te mereces... cuando terminé con él, tampoco lo podía creer.
- En el trabajo en el particular, hubo varios, varios de ellos se quedaron, pero no necesariamente por ser los mejores sino porque la institución cubre sus necesidades y ellos las de la institución. Gente que criticaba el trabajo y la dedicación de otros pero no se esforzaban en cosas elementales como la puntualidad en la entrega de materiales y la disciplina porque consideraban que ser graciosos en el aula y ser populares era más importante; y que la disciplina no era su chamba, ellos solo dictaban.
- En el nacional, varios mediocres que en vez de hacer su trabajo se fijan y ponen trabas en el trabajo de otro.
- En la familia, aquellos que critican que si estás gorda, que para cuando los hijos, que para cuando te casas, que por qué te divorcias... suelen ser los más criticones, y si lamentablemente la agarran a una en un estado hormonal extremo, podría generar antipatías de por vida. No hay que suponer, todo tiene una razón, un por qué. ¿Acaso una quiere estar gorda o no quiere tener hijos (al menos que lo haya manifestado expresamente) o quiere que su matrimonio fracase? No creo, ¿verdad?
- Un par de personas que por ahí existieron y parecían bipolares, una tolera pensando que puede ayudar, pero cuando te das cuenta que son así y que no están enfermas, puede ser desquiciante.
- Algunas que otras personas conocidas que son impertinentes, entrometidas y engreídas.

Con l@s amig@s, con l@s verdader@s amig@s, los que son mis amig@s, a l@s que he llamado amig@s porque lo siento así... a ningun@ mandaría a la mieeeeeeeeeeer... y si nos mandamos a la miiiiiiiiiiiiiiieeeeeeer... no habría rencores. Es la maravillosa cualidad de l@s amig@s, por eso son la familia que uno elige. L@s amo y sin ustedes no habría equilibrio, ni fe en la humanidad.

Mandar a la mieeeeeeeeeer... a quien se lo está buscando es bien sabroso. Cuando pude hacerlo, sentí mucho placer, han sido pocas las oportunidades pero lo hice alguna que otra vez. Ahora sé que lo haría sin tanto reparo y sin tolerar más allá de lo que sé puedo; sin embargo, y por salud física y mental, evito a la gente que me podría provocar tal exabrupto. Se vive tranquila rodeada de la paz que uno necesita y generándose a sí misma su paz interior, así sea a costa de encerrarse y socializar menos.

miércoles, 30 de enero de 2013

Las sombras de los ex

Mi suegra dice que una no quiere igual como al primer amor y ayer una amiga corroboró la información y debo admitir que estoy de acuerdo, y estoy segura que en general todos pensamos igual.

Por experiencia sé que no es igual y que no necesariamente el primer enamorado es el primer amor, creo que mi primer amor fue mi segundo enamorado... pero este es otro tema. Lo que sí creo es que cuando uno se enamora por primera vez entrega todo: sus sueños, sus sentimientos más nobles y sinceros, la verdad, sus buenas intenciones, su fe, su felicidad entera... ya todo se friega cuando se acaba y más cuando se acaba por una decepción o mentira. Una queda pensando ¿en qué fallé?, ¿qué hice mal?

Cuando uno se vuelve a enamorar ya va con un aprendizaje que le hace ser cauteloso, pensante, minucioso, hasta calculador porque no quiere salir herido; uno se cuida y es en legítima defensa. Ya cuando te decepcionan otra vez y hay que ser bien piña para que se repita el asunto, supongo que queda seguir pensando en que sigues aprendiendo... pero no hay desamor que dure cien años ni corazón que lo resista.

Solo las personas que creen en el amor como un fin último y vital luchan por encontrarlo, por esperarlo, tienen esperanza de que llegue el verdadero y creen incondicionalmente en que tarde o temprano así será, y solo cuando llega, aunque pongamos barreras y francotiradores que nos custodien el corazón, volveremos a amar, tal vez no con las mismas ilusiones e inocencia que la primera vez, pero sí con más seguridad y consciencia. Sí, eso nos da la experiencia seguridad a largo plazo, pues como vamos con cautela, casi estamos poniendo a prueba constantemente el amor y entrega del otro, no a prueba con idioteces o con niñerías pero sí ante circunstancias de distancia, dedicación, receptividad, reciprocidad, cuestiones básicas que construyen una relación; la experiencia nos da consciencia porque cuando una se enamora por primera vez es muy emocional, mucho sentimiento; pero la experiencia nos hace amar con el cerebro, que no es malo, es solo una forma de amar madura y real.

Los ex se convierten en sombras, solo anécdotas que se recuerdan en una canción, en una calle, en un olor, con alguna comida... pero dejaron de ser reales en la vida, en el día a día, solo son recuerdos malos y buenos que se convierten en aprendizajes para ser mejores en la relación que sí real, que sí vale la pena y que sí es la de toda la vida como quisiste desde siempre.

Un ser amado se convierte en ex cuando no es el verdadero y aunque al primero, al primer mal llamado "primer amor", le dimos nuestros más puros sentimientos porque estaban sin estrenar, eso no significa que cuando llegue el verdadero no haya nada que darle o solo los restos, no es así, aunque no le demos sentimientos nuevos (sin usar), le damos sentimientos maduros, certeros y aquellos que el verdadero amor nos ayuda a descubrir en nosotros mismos. Un corazón con cicatrices todavía puede amar y si se encuentra al verdadero compañero de vida, al verdadero amor, este le pondrá "Cicatricure" y poco a poco  se borraran y si no ocurre, son parte de nuestro todo que solo un amor comprensivo y amoroso puede entender y aceptar.


martes, 29 de enero de 2013

¿No te moriste, idiota?

Puede parecer que aún me arde la herida pero no, no es así, de solo recordar lo que pasé al estar contigo, cuando terminaste conmigo y el trauma post término de relación: solo siento pena de mí, de haber sido tan imbécil. Fuiste una gran lección, la más grande de mi vida, pero una gran pérdida de tiempo también.

Lo que me pregunto es ¿qué te hice yo para que me hicieras eso?, ¿cómo pudiste burlarte de mí?, ¿por qué pasó todo eso?, ¿por qué me mentiste?, ¿para qué mentir?, ¿para que fingir quedar bien? Eso es lo que me jode.

No tuve la suerte de, como algunas que conozco, encontrarme un buen hombre a una edad juvenil temprana, en su momento, pensé que eras tú; pero encontré, gracias a Dios, a alguien muuuuuuuuuuucho mejor que me ama de verdad luego de algunos años después. Lo que no tolero es la mentirota monumental que te inventaste: "tengo una enfermedad, me están haciendo estudios, parece ser leucemia, no puedes padecer esto a mi lado".. y cojudeces de telenovela mexicana. Imbécil, tú; idiota, yo; pero a todo esto: ¿quién podría dudar de alguien como tú, alguien que se MOSTRABA serio, inteligente, decente, educado?

OTU, te encontré nuevamente, buscando unos cursos para seguir en mi área: Educación; alguna cosilla a distancia en Perú; te encontré y me dije: ¿No te has muerto aún? Vaya, vaya... Me hiciste ver la suerte que en aquellos años juveniles y diáfanos, no me merecía. Creía en el amor, creía en ti, me la pasé mal pensando que pasabas por lo peor y yo sin poder ayudarte, fue horrible. Enfermé de saberte enfermo. Fue horrible dos veces.

Las heridas de mi corazón demoraron en curar, recuerdo todo lo que pasé... ahora me río de lo ingenua y cojuda que fui... en fin... el caso es que no te moriste, no has muerto aún, pero mira que sin querer te encontré. ¿Te morirás?, ¿serás uno de esos pacientes - milagros que sobreviven a las quimios y tratamientos pero que tratan de seguir con sus vidas de manera normal?, ¿algún día recibirás lo que te mereces por lo que me hiciste? Sí, porque te mereces algo, no sé qué, pero algo... Solo Dios sabe qué, cuándo, cómo y dónde y yo ando bien lejos como para enterarme de esos datos.

Tal vez sí sea un post rencoroso, conscientemente creo que no, pero se me sale la rabia contenida de haber sido víctima de un engaño que no me merecía, venía de un momento de abandono, yo no te busqué, tú me buscaste, me enamoraste, te burlaste de mí, me engañaste, me mentiste, te desapareciste... ¡GRACIAS A DIOS QUE DESAPARECISTE!... GRACIAS A DIOS que no seguiste en mi vida, eres muy malo, una persona calculadora, cruel, manipuladora, mezquina, soberbia, eras lo más alejado del hombre que quería como compañero de vida; sin embargo, un poco de verdad que duela, no era mala... si ya dolía toda aquella historia inventada, mejor era decir que no me querías y ya, sin tanto culebrón... hacerle eso a una persona que ningún daño te había causado es cruel y sí, creo que mereces por lo menos una cucharada de tu propia medicina; mira que es lo mínimo porque no deseo que estés muerto de verdad. Por si acaso, soy consciente de las medicinas que me tocan, no le tengo miedo porque sé las que hice, ¡caballero, no más! Hay que pagar las que se hace.

Soy sincera en sacar de mi sistema esto escondido que tenía dentro, no te quiero ahora, sí te quise y mucho entonces, lo suficiente para haberte creído; ahora eres un mal recuerdo que me sirvió de gran lección. Nunca había dicho a nadie todo lo que he escrito aquí, nunca, pero te tuve tanta rabia cuando me enteré de la verdad. No se hace lo que me hiciste a nadie, no de gratis; es por eso que se me sale que te den tu medicina; a mí me la diste gratis, me hubieras dejado tranquilita en mi lugar y esa herida que aunque cerró quedó como una cicatriz para recordarme que alguna pasaste por mi vida y me marcaste para siempre. Me marcaste como una gran estúpida.

lunes, 28 de enero de 2013

No todas las mujeres son iguales ni están destinadas a lo mismo ni quieren las mismas cosas ni tienen que querer lo mismo que las otras

"No todas las mujeres son iguales ni están destinadas a lo mismo ni quieren las mismas cosas ni tienen que querer lo mismo que las otras."

Lo repito como para que quede claro, qué quiere decir esto, sencillo: Si tu te casaste, tu amiga no necesariamente desea casarse o va a casarse; si tú tienes hijos, tu amiga no necesariamente quiere hijos como tú o no puede tenerlos; si tu tuviste LA BODA, tu amiga no necesariamente quiere una gran ceremonia...

En estos tiempos, existen mujeres que no siguen el patrón tradicional de las mujeres en general, claro hay quienes se niegan a ser "señoritas que se estiman" pero terminan siéndolo y al cubo, pero esto es para otro post. He de enfocarme en cómo son las mujeres de mi generación: los treitas... aún estoy ahí y no mal ubicada. Tengo amigas que han entrado a los treinta, pero me enfocaré en las que tienen 32 a 39: todas son diferentes y es más en el trayecto de la década mencionada han cambiado de pensamiento. Tengo una que cuando yo andaba en la locura de separarme estando recientemente casada, me decía que cuando una asumía el casarse, el unirse a otra persona, ya había que RESIGNARSE a ello e ir aceptando la vida y vivirla día a día, no le pateé el cerebro porque en fin, lo cierto es que le dije que no es así. Lo que debe unirnos a la pareja debe ser un sentimiento sincero  ni siquiera los hijos, eso pienso. La cuestión es que esta nena se terminó separando a los dos años de su tan apologético discurso a la resignación marital. Tengo otras dos, una recientemente casada y la otra solterriquichima que no quieren hijos, no quieren reproducirse en lo absoluto, convencidas de ello 100%. La soltera desea estarlo, a lo más ha considerado casarse pero faaaaaaaalta. Tengo otra amiga soltera de mi edad que no tiene hijos, no los quiere, pero tampoco tiene un compromiso sin embargo tiene una relación laaaaaaaarga con un tipo que le hace bien, que le crea momentos agradables y le da la felicidad que ella necesita en los momentos que se pueda: nada permanente ni que se suponga eterno pero es funcional, mucho más que cualquier relación de casados o llena de promesas que conozca. Tengo una amiga que es soltera, no quiere hijos, no quiere esposo, no tiene compromiso y es feliz en su soledad; es la mejor tía del mundo, es amorosíiiiiiiiiiiiiiiisima con los niños, es una maravilla de mujer. Tengo otra amiga, casada más años que yo y que como no está tan convencida de querer niños en su vida, simplemente no los tiene aún, es feliz... solo que la pobre se cuestiona tanto que hasta a terapia a ido para saber si está bien o no: no admite su posición gris del asunto. Para mí es válida, si no estás segura de lo que quieres, toma distancia y a pensar. Tengo una amiga que no está casada, piensa este año irse a vivir con su chico y ya andan buscando bebé, para ellos el matrimonio, por ahora, no es importante: reproducirse, sí.

Yo no estuve segura de querer hijos apenas me casé. Con mi esposo nos pusimos de acuerdo de que conocernos en vida marital era muy importante antes de pensar en hijos, los dos hemos tenido experiencias de pareja poco agradables y ambos estamos CONVENCIDOS QUE UN NIÑO MERECE UN HOGAR, CON PAPÁ Y MAMÁ QUE SE AMEN. Puede sonar a cuento esto, no critico (aunque parezca) a aquellas mujeres que deciden tener hijos solas, no existe ese caso en mi círculo cercano, yo pensé alguna vez así, pero en el transcurso de la vida quise algo como lo que yo tuve: a mis dos papis juntos y conmigo. Cada quien decide qué hacer con su vida. Para mi esposo y yo era importante consolidarnos como pareja para decidir lo de los hijos. Ya estamos seguros de nosotros y lo de los hijos demora por otras cuestiones que no explicaré a profundidad en este espacio: es demasiado personal y esa catarsis es solo de pareja.

Me alegra pertenecer a esta generación porque presenta taaaaaaaaaaaaaaaaaantas opciones, tantos nuevos pensamientos y formas de vivir el amor, sin presiones y siendo sinceros en esos afectos. Si crees que ser madre no es una meta, pero sí tu profesión y tu vida en calma de pareja, ahí vamos... si crees que casarte no es una opción y sí, la convivencia; ahí vamos... si quieres tener hijos con alguien a quien amas pero casarse es algo que no está contemplado; ahí vamos...

Esto es progreso, es una demostración más que clara de que cada quien vive su vida a su manera y gusto, cada quien busca su forma de ser feliz y es feliz con lo que encuentra... se acabó, señores.

PD. Lo que sería bueno es que la gente alrededor también progrese y deje de joder con preguntas como: ¿para cuándo te casas?, ¿para cuándo los niños?, se te está pasando el tren, ¿para cuándo el hermanito o hermanita? Antes de hacer preguntas cojudas, deberían pensar en si esa persona tiene que pensar como tú o querer lo que tú, y si no lo quiere, no tratar de convercerla que lo desee con argumentos bobos o sentimentales que solo te satisfacen a ti. VIVAN Y DEJEN VIVIR. Nadie te pregunta a ti si ya dejaste de vivir con tus padres, si tienes un trabajo mejor, si al fin acabaste la universidad, si tu casa o depa la pagaste tú o te la dejó tu viejo, si eres profesional técnico o académico, por qué tu niño no ve a su padre, por qué te dejó la novia o la dejaste, nadie te pregunta si ya tienes el título o solo estudios terminados, nadie... jode ¿no?... VIVAN Y DEJEN VIVIR.

jueves, 24 de enero de 2013

Propósitos del 2013

Cosa curiosa no haber cumplido con mi propósito no contable de pensar en mis propósitos y publicarlos más temprano como me propuse el 3 de enero... wow, sí que el tiempo se pasa volando.

He estado pensando mucho en muchas cosas que más que pensadas las he sentido:
- Me jode que cada que alguien me hable, lo primero que me pregunten es por hijos, y me jode porque generalmente es gente que ve mi facebook y se supone que si los hubiera deberían tener alguna frase dedicada a ellos o alguna foto; me jode porque suponen en segunda que no los tengo porque los postergo o lo que es peor: que no los quiero, esto me jode más porque toda la vida anterior a esta he sido maestra por 12 años y he prodigado mi dedicación y cariño a hijos ajenos, no desear niños en mi vida sería negar mi existencia. Claro que quiero hijos y si no los he tenido aún, por algo debe ser, más allá del deseo o del poder o del querer. Afortunadamente, hay gente inteligente, aunque muuuuuuuuuuuuuuuuuy escasa que  sabe cómo preguntarme al respecto sin suponer o incomodar... pero ya digo, es muuuuuuuuuuuuuuy poca. Los demás juzgan, suponen, cuestionan... joden... y lo que son más, la mayoría son mujeres. En realidad, ¿esto debería extrañarme?
- Me jode la amistad o el cariño o los emails o las llamadas impuestas, si no quiero, no llamo; si no quieres, no me llames. Soy así, necesito mi soledad, mi depresión, mi tristeza, mi dolor a solas y punto.
- Me jode que porque no trabajo formalmente en este país, tenga que ser considerada una ociosa. No es así, no trabajo porque mi esposo, gracias a Dios, gana lo suficiente para los dos. Él y yo estamos de acuerdo en enfocarnos por ahora en nuestro deseo de formar familia, queremos que estudie lo mismo que estudié o algo diferente para poder desempeñarme en algo que me sea cómodo, eso es todo; sin embargo y para información del que quiera saber HAGO CORRECCIONES Y ESTO ME DA PARA MANDARLE A MIS PAPIS. ¿Cuántos apoyan económicamente a sus padres?
- Me jode que haya gente que piense que he fracasado solo porque no tengo hijos AÚN o no me desempeñe en lo que soy profesional. Me jode que me critiquen aquellas que tienen hijos pero no un buen esposo, alguien que vive a expensas de sus padres y vive de arrimado en la casa de ellos; cuando yo vivo a parte con MI ESPOSO, sin joder a nadie ni depender de nadie en acuerdo íntegro de pareja. No se trata de solo tener hijos, sino de tener un hogar; y yo lo tengo aunque solo seamos dos POR AHORA.
- Me jode el tono de lástima de algunas mujeres a mi alrededor virtual o real porque SUPONEN por lo que paso al no tener hijos AÚN, y no tienen la más mínima idea de lo que vivimos, MI ESPOSO Y YO, en la realidad; por eso he dejado de hablar con mucha gente. Ya me tengo a mí para sentir o dejar de sentir lo que me pasa. NADIE SABE NADA EN REALIDAD.
- Me jode que haya gente que no existe en mi vida y esté pendiente de ella más que de la propia, más que joderme, aunque sí me jode inicialmente pero al final me dan pena: su vida debe ser muy triste.
- Me jode que se fijen en cosas externas menos en lo que ocasionan esas cosas externas en mí, es decir, que en vez de fijarse en lo que ven deberían fijarse en el por qué de lo que ven en mí, no presumir lo que ocurre; y esto me ocurre con las amigas, no amigas, familia y no familia.
- Hay días que me jode estar lejos de mi familia, de mis tías, de mis primas, de mis amigas, de mi país y luego me doy cuenta que me jodería también tenerlos cerca haciendo preguntas imprudentes y presunciones absurdas y de lo más alejadas de la realidad. DEBO ACLARAR QUE DE ESTO QUE ME JODE RESCATO A MIS PAPIS Y MIS HERMANOS Y HERMANITA: Ellos están apoyándonos y queriéndonos mucho, sin preguntas y sí con mucho amor, así que LOS EXTRAÑO MÁS QUE A NADIE EN EL PLANETA ENTERO.

Aaaaaaaaaaaaaaaaay, eso ha sido liberador... muuuuuuuuuuuuuy liberador. En fin, ya saqué todo aquello que no me gusta y, por ende, no quiero en mi vida. Aún no sé exactamente qué michi quiero de este 2013 pero ya sé que no quiero.

- No quiero que llegue al final del 2013 llorando como los últimos dos. En este año he de asumir mi vida como está y con lo que tengo y no tengo. Por algo serán las cosas y de algo estoy segura: mala gente no soy, nunca lo he sido ni jamás lo seré. Dios sabe que pondrá en mi vida para mí, sé que Él quiere que sea feliz y eso es suficiente.
- No quiero gente que me fuerce a ser su amiga o que se sientan mis amigas a la fuerza. El cariño se da o no se da. Punto.
- No quiero volverme una amargada ni una ermitaña. Así que a cambiar de actitud.
- No quiero huir cuando los problemas vengan, no quiero refugiarme más en lo conocido. Hay cosas que ya debo enfrentar. Ya me casé, vivo en otro país, se habla otro idioma, debo salir a manejar, POR AHORA no hay niños y debo aprovechar todo lo que hay. Diré AÚN, TODAVÍA, POR AHORA porque es así: no nos han descartado de ello. Lo nuestro es lo de muchas parejas ansiedad y bueno, en estos últimos meses, bastante falta de fe y desesperanza.
- No quiero sentir que estoy fuera de lugar, debo aprovechar más de mi tiempo: leer, escribir, ordenar, tejer, etc. Hacer cosas que ocupen mi tiempo y me desarrollen intelectual y laboralmente.
- No quiero abandonar cosas ni personas que quiero.
- No quiero abandonarme al desgano y la depresión por ver algunas cosas que no me han salido.
- No quiero pasarme el día y sentir que no he hecho todo lo que hubiera querido.
- No quiero apenar a mi amorsote con mis actitudes.
- No quiero ser negativa ni pensar en posibilidades sino en certezas y cosas positivas.
- No quiero ver fea  mi casa.
- No quiero preocupar a padres.
- No quiero seguir manejando de manera ilegal... jijijijiji
- No quiero tenerle miedo a lo que venga y menos si no sé cómo es o de qué se trata.
- No quiero dejar un solo día en mi agenda sin llenar con una frase, una actividad, un pensamiento...
- No quiero perder a mis verdaderos amigos.
- No quiero que me importe gente que no vale la pena con sus engreimientos y malos tratos que piensan siempre que tienen la razón.
- No quiero responder a gente necia.
- No quiero reaccionar ante gente indolente ni defender ante ellos cosas que por su naturaleza insensible son incapaces de comprender.
- No quiero decir nada malo de nadie, DE NADIE. Todos tienen algo bueno.
- No quiero dejarme influenciar por nada ni por nadie, si me gustan cosas que a otros no, PIÑA... no admitiré se me critique por ello. No te gusta, no te gusta. A MÍ SÍ... ¿algún problema? NO TRATES DE CONVENCERME DE QUE SOY INCULTA O DE CARECER DE GUSTOS SOLO PORQUE NO ME GUSTE LO QUE A TI.
- No quiero sentirme culpable por nada que haya pasado y recontra pasado hace "siglos". YA FUE.

Creo que este año será así, me fijaré en lo que no quiero, nada más. No enumeraré lo que quiero. Veremos como me va.

miércoles, 2 de enero de 2013

Aún sin resoluciones o propósitos de año

He estado haciendo borrador y medio de cuales serían mis propósitos del año y adivinen qué... no tengo ni uno, bueno sí tengo, pero no sé si se cumplan o sirvan o funcionen o se concreten; ya sea por azar, por flojera o karma... jijijijijijijijiji... y por último que hay cosas que una propone y Dios dispone... supongo que igual no desistiré en uno muy viejo y deseado, al menos no en desearlo, pedirlo, suplicarlo, implorarlo... lo demás es biología y Dios, claro... así haya ateos que lean esto, lo creo así.

Por lo demás, hay algunos propósitos pendientes desde el 2010, otras del 2011 y otras del 2012... veremos si saco algo sustancial y posible de ser cumplidos, no porque sean fáciles sino porque ya deben estar hechos a estas alturas y solo las he procrastinado hasta el hartazgo.

Solo no dejaré de pensar   y proponerme como primer propósito no contable, planear mis propósitos y escribirlos esta semana, a más tardar el lunes.

Hay un punto en tu vida en el que te das cuenta: quién importa, quién nunca importó, quién no importa más, y quién siempre importará... sin desvíos y al grano.

"Hay un punto en tu vida en el que te das cuenta: quién importa, quién nunca importó, quién no importa más, y quién siempre importará.

De modo que no te preocupes por la gente de tu pasado, hay una razón por la que no estarán en tu futuro..."

Hace algún tiempo escribí un post con este título, lo leí hasta tres veces desde entonces y terminé por darme cuenta de que dije cosas que no quería decir y me faltó decir cosas.

Cuando era niña, conocía a alguien y trataba de mantenerla en mi vida a toda costa, recibía malos tratos y malcriadeces, propios de las niñas engreídas y pitucas, bullying y demás jodas y yo, cojuda, las dejé pasar, pensé que eso debía hacer... babosa yo.

En la adolescencia, me preocupé hasta por hacer el trabajo grupal con tal de no afectar mi nota, fue egoísta, sí; se aprovecharon de mí, también; pero aquí fui mucho más consciente de que me valía quien era sincera o no, con tal de no perjudicar mis calificaciones. Eso sí, nunca manipulé a nadie,  pero sí fui manipulada.

En la universidad, la cosa fue más abierta, no me preocupé por caerle bien a nadie, fui más yo misma, aunque no por completo, siempre mesurada... conocí a mis mejores amigas y tuve grandes amistades y reciprocidad de simpatías permanentes: suficiente. Hubo discusiones con las amigas y las simpatías, pero fueron circunstanciales y superadas, sin mucho y gracias a la madurez.

En la maestría, pasé por lo anterior y de ahí me quedé con dos amigos para siempre, lo demás pasó.

En el trabajo, me cuidé, no entablé lazos a base de hipocresía con nadie, fui lo más sincera que pude, y digo que pude porque había que guardar el decoro por mantener en algo la armonía en el trabajo. Ya renuncié, extraño enseñar pero no a mis colegas, solo a mis amigas, sobre todo a Genoveva.

Como profesora, procuré entablar lazos con mis alumnos y alumnas lo suficiente para hacer de mi trabajo y mi vida algo más bonito, llevadero y hacerles más fácil la vida académica.

Desde mis 30, me prometí ser honesta en mis afectos y a este punto de mi vida están quienes están y que se vayan quienes quieren irse. No pienso retener a nadie por miedo a perderlos porque tal vez no sean una pérdida sino una ganancia... lo siento, pero es la verdad.

Como propósito del año, uno de varios posibles, será asentar mis lazos de manera honesta, sin lamentar a quien se va por propia voluntad; no guardarme lo que pienso y no aclarar mal entendidos. Esto último porque cuanto más te esfuerzas, menos te entienden y más discutes y es por gusto: cada quien cree lo que quiere creer, piensa lo que quiere pensar y es como es. Si cada quien procesa el evento y lo resuelve sabrá volver a la verdad y rescatar aquello que considere valga la pena, sino la dejará pasar.

De esta manera, reflexionando y siendo honesta en mis afectos, estarán en mi vida quienes se quieran quedar en ella, sin disfuerzos ni exigencias, sin reclamos ni reproches, sin dolor ni llanto.

Adiós, y para siempre, a quienes se fueron, no quiero saber de ustedes ni quiero que sepan sobre mí, así que no me busquen que no los buscaré. Sigan con sus vidas y les deseo lo mejor, aunque no sea recíproco.

Bienvenidos a mis amigos de siempre, les doy una rebienvenida porque se lo merecen. Los quiero mucho y esto sí es recíproco, lo siento, siento su cariño y amistad sinceros.

Bienvenidos a los que deseen entrar a mi vida, ojo no porque entren será permanente su estadía, todo dependerá de nuestros esfuerzos y deseos. Es cosa del valor que nos demos mutuamente, sin exigencia ni disfuerzos: la amistad se CULTIVA no se IMPONE.