martes, 21 de septiembre de 2010

La única ventana abierta

La única ventana a mi vida real o imaginaria es mi blog. Aquí sigo compartiendo y mezclando lo mío, lo de otra y lo de aquella.

Lo cierto y lo falso se mezclan, lo vivido, lo imaginado o lo deseado también. Lo que me cuentan (sin la infidencia de decir de dónde viene con nombe y apellido, respetando como se debe la PRIVACIDAD QUE OTORGA LA AMISTAD - tema de un post) de manera literal o trabajada... lo que salga.

Escribir, aunque no sea lo mejor que haga, saca de mí lo mejor que tengo. Mi peor momento o el mejor, mi odio más grande o mi más grande amor... espero siempre saque lo mejor de mí, la efervescencia de la emoción que vivo con toda la intensidad en la "cresta de la ola".

Nada como escribir para sentirse aliviada.

Un buen amigo mío, K, me ha dicho: ¿Por qué si has "privatizado" todas tus redes sociales y correo, no haces lo mismo con tus blogs? Mi respuesta fue sencilla e inmediata: "No quiero". No quiero privatizar mi blog porque a través de este he "conocido" y compartido opiniones con personajes que se han convertido en personas importantes de mi mundo virtual como Adolfo Payés o Yared o mi estimado Drac.

Mi blog, para mal o bien, se ha constituido en una parte importante de mi vida, una parte que me sirve de refugio o de escape; no es mi ancla y hace más de un año dejó de ser mi paño de lágrimas o mi muro de lamentaciones. Mi blog ha retornado a su etapa inicial y de creación, a su esencia, a su intención primaria, a su propósito de existir.

Como la vida misma, ha registrado las subidas y bajadas, lo feo y lo bonito, lo absurdo y lo necesario, lo que fue y lo que hay, lo que está o estará.

Los que lo leen podrán creer en cada palabra escrita o pensar que soy bipolar o que sufro de personalidades multiples, pues salto de un tema a otro, de una emoción a otra, de un mundo a otro... con la misma facilidad con que se lee uno, se lee otro... ¿y? Por alguna razón pasan por aquí y yo los dejo asomarse por una ventana que he dejado de mis vivencias, que es la misma por la que veo yo a todos y a mí misma.

viernes, 3 de septiembre de 2010

Claro que medité esta madrugada también...

Y sí que lo hice.

Me sorprendí a mí misma todo el días buscando, mirando y comprando cosas para mi casa; no sé me parece muy loco esto, porque al final miraba mi salita como en una foto: tal cual la quería armar con los que tengo guardado y lo que acabo de comprar.

En la noche, siento una enorme necesidad de conversar con mi esposo, a pesar de que andamos lejos (para variar entre nosotros, a veces pareciera el estilo de vida que nos hemos impuesto como pareja joven y moderna), surge en mí la necesidad de hablar con él, de alguna manera sentirme a su lado. Ansío estarlo.

Pero de momento surge en mí la necesidad de estar ahora mismo en casa de mis padres, estar con mi mami, ayudarla con la comida para mi papá. Sí ya sé que debo seguir con mi vida y eso haré, igual me iré. Solo espero no sentir tanta nostalgia.

miércoles, 1 de septiembre de 2010

Noches a solas

Me he tomado un descanso de todo: de la familia, del trabajo(hace rato), de mi esposo, de mis amistades para estar a solas, solas, solas.

Decidí irme a Cuzco y aquí estoy, no sé por qué pero es y será por siempre mi lugar favorito y eso que está haciendo frío.

Hoy llegué y mi madre adorada junto con mi adorado esposo estuvieron pendientes de mí, no me molestó porque los extrañaba mucho.

Estoy a punto de volver a mi casa con mi esposo y me soprendo a mí misma comprando y planeando cosas que quiero en mi casita, le consulto a mi esposo vía skype (ah porque estaré en Cuzco pero de mi lap no me desconecto) y aprueba todo lo que quiero comprar, siento que lo exploto, pero por ahora es así. En fin, estoy con muchas cosas en mi cabeza para mi casita y ni yo me la creo cuando salgo de mí a analizarlo, quiero volver, quiero estar a su lado y compartir mis días así.

Sin embargo, porque los "peros" siempre están; no puedo evitar notar lo mucho que me he unido a mi madre (siempre nos hemos querido pero en esta oportunidad no hemos peleado para nada, ni una vez), hemos compartido taaaaaaaanto que me duele dejarla otra vez. A veces pienso que me he escapado para no sentir tanto mi partida más lejana. Veremos como van las cosas.

Esta última semana me he percatado también que mis amistades, me aprecian mucho, incluso los más malcriados y dejados de mis alumnos me han hecho saber que me han extrañado. No es que no me sienta querible, solo que cuando andamos en el día a día las muestras de afecto se pierden y es muy común verse o conversar de cualquier cosa. Han pasado cosas extraordinarias para mí: Flor, una de mis grandes amigas y con la que más he conflictuado, es con la que ni hemos peleado, nos hemos bromeado y con trago y sin él nos hemos dicho abiertamente que nos queremos mucho, pero además me dijo que me extrañó mucho... jajajaj, sé que puede sonar burlón, pero a mí me hizo muy feliz; Víctor quiso pasar su cumple conmigo, además claro de su enamorada, mi gran amiga; y bueno varios buenos amigos y amigas se fueron enterando que estoy en Lima, la horrible, y me han prodigado muestras de afecto y cariños sinceros que me han dejado sin palabras y con un inmenso calorcito en el corazón: he llenado mi agenda por lo que queda de mi estadía y espero pasarla muy bien y mantener los lindos recuerdos que me inspiran a volver.