miércoles, 30 de enero de 2013

Las sombras de los ex

Mi suegra dice que una no quiere igual como al primer amor y ayer una amiga corroboró la información y debo admitir que estoy de acuerdo, y estoy segura que en general todos pensamos igual.

Por experiencia sé que no es igual y que no necesariamente el primer enamorado es el primer amor, creo que mi primer amor fue mi segundo enamorado... pero este es otro tema. Lo que sí creo es que cuando uno se enamora por primera vez entrega todo: sus sueños, sus sentimientos más nobles y sinceros, la verdad, sus buenas intenciones, su fe, su felicidad entera... ya todo se friega cuando se acaba y más cuando se acaba por una decepción o mentira. Una queda pensando ¿en qué fallé?, ¿qué hice mal?

Cuando uno se vuelve a enamorar ya va con un aprendizaje que le hace ser cauteloso, pensante, minucioso, hasta calculador porque no quiere salir herido; uno se cuida y es en legítima defensa. Ya cuando te decepcionan otra vez y hay que ser bien piña para que se repita el asunto, supongo que queda seguir pensando en que sigues aprendiendo... pero no hay desamor que dure cien años ni corazón que lo resista.

Solo las personas que creen en el amor como un fin último y vital luchan por encontrarlo, por esperarlo, tienen esperanza de que llegue el verdadero y creen incondicionalmente en que tarde o temprano así será, y solo cuando llega, aunque pongamos barreras y francotiradores que nos custodien el corazón, volveremos a amar, tal vez no con las mismas ilusiones e inocencia que la primera vez, pero sí con más seguridad y consciencia. Sí, eso nos da la experiencia seguridad a largo plazo, pues como vamos con cautela, casi estamos poniendo a prueba constantemente el amor y entrega del otro, no a prueba con idioteces o con niñerías pero sí ante circunstancias de distancia, dedicación, receptividad, reciprocidad, cuestiones básicas que construyen una relación; la experiencia nos da consciencia porque cuando una se enamora por primera vez es muy emocional, mucho sentimiento; pero la experiencia nos hace amar con el cerebro, que no es malo, es solo una forma de amar madura y real.

Los ex se convierten en sombras, solo anécdotas que se recuerdan en una canción, en una calle, en un olor, con alguna comida... pero dejaron de ser reales en la vida, en el día a día, solo son recuerdos malos y buenos que se convierten en aprendizajes para ser mejores en la relación que sí real, que sí vale la pena y que sí es la de toda la vida como quisiste desde siempre.

Un ser amado se convierte en ex cuando no es el verdadero y aunque al primero, al primer mal llamado "primer amor", le dimos nuestros más puros sentimientos porque estaban sin estrenar, eso no significa que cuando llegue el verdadero no haya nada que darle o solo los restos, no es así, aunque no le demos sentimientos nuevos (sin usar), le damos sentimientos maduros, certeros y aquellos que el verdadero amor nos ayuda a descubrir en nosotros mismos. Un corazón con cicatrices todavía puede amar y si se encuentra al verdadero compañero de vida, al verdadero amor, este le pondrá "Cicatricure" y poco a poco  se borraran y si no ocurre, son parte de nuestro todo que solo un amor comprensivo y amoroso puede entender y aceptar.


2 comentarios:

Lis María dijo...

Tu post me hizo recordar un verso de un poema precioso de Wislawa Szymborska, premio Nobel de literatura 1996:

"Que me disculpe mi viejo amor por considerar al nuevo el primero."

Aquí te dejo todo el poema...pero ese verso siempre me retumba en la cabeza. No hay más amor que el que está ahora, los demás son sombras como dices :)

http://amediavoz.com/szymborska.htm#BAJO UNA PEQUEÑA ESTRELLA

Lis María dijo...

Tu post me hizo recordar un verso de un poema precioso de Wislawa Szymborska, premio Nobel de literatura 1996:

"Que me disculpe mi viejo amor por considerar al nuevo el primero."

Aquí te dejo todo el poema...pero ese verso siempre me retumba en la cabeza. No hay más amor que el que está ahora, los demás son sombras como dices :)

http://amediavoz.com/szymborska.htm#BAJO UNA PEQUEÑA ESTRELLA