viernes, 22 de julio de 2011

La "cosa" que perdí...

De un tiempo a esta parte siento que he perdido las ganas de escribir o siento que mi acto de escribir se ha reducido a una burda intención de solo perennizar mis pensamientos (sin ton ni son), ya sin la búsqueda de un estilo que en algún escrito recóndito y bien rebuscado debe estar... alguna vez lo sentí... alguna vez me quedó bonito... alguuuuuuuuuuuuuuuuuuuna vez... ya remota y lejana.

Es triste tener que admitir que mis más logrados escritos (según yo) en este mi blog fueron producidos en medio de una terrible crisis existencial, en medio de dos crisis existenciales... para ser precisa: una más crítica que la otra. Una que me obnubiló la mente, el corazón y la existencia por casi año y pico... y la otra que se dio casi en paralelo. Cuando se cruzan los problemas, tu vida se vuelve un caos... lo detesto. Ahora que lo analizo una crisis alimentó a la otra, la otra fue consecuencia de una... eran temas diferentes que terminaron "vinculándose" y acabando con la paz "mundial" de mi ser...

La "cosa" es que, al final, he convertido a mi blog en un "diario" a veces personal: a veces infidente y otras muy íntimo; pero ya nada de frases ingeniosas o de juego de palabras que podrían deslumbrar a algún lector fortuito.... Es imperioso recalcar que mis "epifanías" literarias han sido únicas, fortuitas... casi sin intención pero luego a la lectura he terminado diciendo: "Me quedó bonito"... "me gusta"... y ya... ah eso sí, soy lo suficientemente objetiva como para decir que lo que escribo es por demás prosaico y nada literario a intención, solo busco escribir cosas de mi entorno y vida pero con cierto estilo... jijijiji... que ando encontrando y perdiendo en el camino... jajajajaja

Analizando esto y creo que alguna vez lo he mencionado en otro post, ¡qué mal que el dolor, el fastidio, el desamor, el abandono... y cualquier sentimiento negativo o feo hayan sido el ingrediente principal de los pocos buenos escritos que tengo...! Quiero entrar en la cotidianidad, ya sin "drama queen"  y sí con cierto toque de ingenio y diversión... ¿lo encontraré? o ¿estoy hecha para expresar solo lo dramático y doloroso de mi vida con cierto estilo?



jueves, 21 de julio de 2011

El amor y el sexo

Para las mujeres, no sé si para todas, pero al menos para las que conozco en la actualidad, el amor y el sexo guardan una relación estrecha que implica que sin amor no hay forma de pensar en sexo o de practicarlo. Una que otra para afirmar esto se ha basado en su propia experiencia, es decir, no lo dicen por mera cucufatería barata sino porque realmente han sentido feo, muy feo cuando el sexo sin amor acabó. No quedó nada, solo un inmenso vacío; y para sentir vacío mejor sola sin sexo. Conclusión que pueda sonar nefasta pero que es necesaria si se quiere sobrevivir.

Es sabido que cada quien es dueño de sus actos, tanto de lo que hace como lo que deja de hacer, es por ello que se hace complicado, en varias ocasiones, tomar decisiones. A veces eres demasiado reflexiva, metódica y cuestionadora que te es difícil decidir si lanzarte o no al vacío de una relación basada en la mera atracción sexual. Es en esos momentos en que deseas ser una adolescente "despercudida" de tanta "vaina" de la adultez que aún ahora te sigues preguntando ¿y cómo habría sido?... jajajajaja... ya la pregunta a estas alturas más resulta ser un asunto de burla o vacilón, no va en serio ese cuestionamiento, casi es como preguntarte solo porque no has tenido nada que hacer en el día; no hay en el fondo ningún tipo de arrepentimiento o duda de la decisión tomada. Sin embargo, si te tomaste en serio eso de echarte una "canita al aire" y sentirte una adolescente y probar el sexo sin amor, al menos por una vez; o probar tener amor con alguien que te atrae sexualmente... te la juegas. Para mí modo de pensar, en cierto momentos de la vida, esas "canas" solo sirven como actos para "ganar experiencia", no en la cama precisamente (porque la experiencia puede resultar absolutamente nefasta) sino para ganar experiencia de vida, aprendizaje vivencial.

El aprendizaje de las cosas, que en teoría se saben negativas, es riesgoso porque puedes resultar herida, y esto es algo que nadie calcula para nada. Si te atreviste a tener sexo sin amor, y aprendiste, no se repetirá por nada en el mundo; y si aprendiste, lo disfrutarás como algo más en la vida en la que para nada verás involucrado a tu corazón y te permitirá llevar una vida sana, sobre todo mentalmente; como dirían algunas amigas: "Te comportarás con un hombre" (cosa muy mal vista en el mundo masculino, no sé si es pura mentalidad machista o porque no toleran la competencia en el arte del sexo sin amor). Si, por otro lado te atreviste a tener "algo" con quien te sientes atraída sexualmente; puede ser sumamente jodido pues si ya sientes alguna conexión sentimental o emocional y el otro no, sufrirás sin duda alguna; pero será temporal (afortunadamente). Este tipo de vínculos, llegan a salir a la superficie, a donde de verdad pertenecen, y no serán una marca en la vida de nadie: el sexo (así sea el peor o el mejor del mundo) no marcan a nadie; el amor, sí.

La atracción sexual solo sirve para una cosa: tener sexo; luego de eso te la juegas, difícil es que se llegue lejos con un tipo de relación basada en esa "tensión" existente. Salvo que tengan más cosas en común que el sexo, pero no porque implicaría una sesión sexual previa a cualquier cosa hasta para hablar. Esto es, sino llegan a tener sexo primero que nada: imposible un cambio de ideas o comentarios, ver una película, salir a cenar o pasear, compartir con otras personas. Sin sexo previo ambos serían unos autistas (con perdón del término utilizado) en el mismo espacio, cada quien en su mundo: él jugando en su celular, viendo tele o en la computadora (solo con los electrónicos encuentras conexión porque no preguntan ni conversan); y tú tratando de entablar comunicación con "Marte", aburrida, pensando en que sería lindo si...: saliera, pasearan, hablaran...

No recuerdo bien la pieza (obra teatral, libro o novela) que decía: Que es mejor enamorarse de alguien con quien puedas conversar porque cuando el sexo se acabe (cuando ya no se practique ya sea porque no quieran, estén cansados, enfermos o viejos) eso les quedará: conversar; y, sin duda, esta será la conexión que queda, la más importante y la que vale.

PD No niego que el sexo es rico, por si acaso, pero siempre es mejor hacerlo con quien amas y con quien tengas más que una conexión en la cama porque cada acto que compartan, incluso (obviamente) el sexual, estará cargado del amor que se tienen.







martes, 19 de julio de 2011

Un ejercicio que me hace muy feliz: La natación.

A través de mi facebook he estado posteando mis clases de natación cada que iba, lo que implicó levantarme entre las 5:30 ó 6:00 de la mañana, tomar desayuno y tomar un micro para que me lleve hasta la YMCA.

Cuando empecé lo hice muy temerosa, pues suponía enfrentarme a mi segundo mayor miedo: dejarme estar en el agua. Aquí debo recordar que mi primer mayor miedo era la altura, tal vez lo siga siendo, al igual que el agua; pero con todo y todo me subí el Huayna Picchu, sí, el cerrote que aparece ahí en toooooodas las postales junto a Machu Picchu como si fuera su eterno vigilante y guardaespaldas. Bien, volviendo al asunto de mi segundo mayor miedo: Entré el primer día a la piscina, y mi profesor, Jorge, me enseñó lo de la respiración y lo de mover mis piernas... solo eso en la primera clase y ya... "patalenado llega al otro lado y vuelve"... y lo hice. Jamás olvidaré esa sensación tan maravillosa, que aún me invade cada que entro a la piscina.

Esa sensación es rica, reconfortante, llena de paz, no sé... me hace sentir tan bien, tan feliz... sí, me hace muy feliz. Lo supe o mejor dicho fue más consciente de ella cuando no podía esperar a mi segunda clase, me levantaba más temprano, de ahí iba al gimnasio por una hora y media, bañarme, trabajo y llegaba muerta a la casa. Dormía cual bebé a las 9:00 pm... jajajaja... hasta que recientemente he vuelto un poco a dormir como a las 10 u 11 pm para ya no despertarme tan temprano sino a las 7 u 8 am. Tengo más vitalidad, me siento muy ilusionada, amo mi vida, me quiero más, adoro mi nueva vida en USA, veo el futuro con optimismo, soy más feliz. Esta es mi manera atípica de describir una sensación pero tooooooodo eso es la sensación.

Por otro lado, alejándome un poco de las emociones y sensaciones; debo indicar algo "mágico" que ha ocurrido en mí físicamente, y es que la natación ha mejorado mucho mi salud, no solo porque me ayudó a bajar de peso (además del gimnasio y la dieta sabrosamente completa que tuve), han disminuido mis migrañas CON - SI - DE - RA - BLE - MEN - TE... ¡Increíble! Es curioso que a veces entro a la piscina con flojera y luego me divierto literalmente me siento como "Pez en el agua" y a parte de la sensación (anteriormente descrita), siento como mis neuronitas se estiran, se relajan, se reconfortan... es sensacional, juro que lo siento, es lo máximo.

En aproximadamente tres meses, he aprendido a nadar estilo libre, espaldas y pecho... claro, me falta practicar para perfeccionar cada estilo... ese es el reto ahora, practicar, practicar y practicar... solo que ahora yo sola indico la rutina de mi nadada de 45 minutos.

En la YMCA, conocí a Yubiksa: una mujer fabulosa, emprendedora, alegre, inteligente, buena esposa y dedicada madre, a Tonny: una "femme fatale" que se deleitaba en su feminidad y su sensualidad, nunca grosera ni en exceso, tenía el cuerpo y la cara para serlo;  conocí a otras mujeres  pero no por sus nombres, no socialicé demasiado... jajajajaja... bueno y a mi profesor Jorge que sin su paciencia y dedicación no habría llegado tan lejos. Entre las muchas cosas que hizo mi profesor por hacerme sentir bien, que avanzaba, que lo hacía bien fue regalarnos, a mi grupo y a mí, 15 minutos extras de clase en mi último día y enseñarnos estilo mariposa, y logró lo que quería, dejarme con las ganas de volver a clases: Al iniciar este estilo, me quedé con las ganas porque es el más difícil, requiere mucha coordinación y solo nos enseñó este estilo por 15 minutos... buuuaaaaa...

Como es obvio, nadar le está dando grandes cosas a mi vida, entre ellas una enorme dosis de ENDORFINAS, lo que explica mi sensación de felicidad.



martes, 12 de julio de 2011

Logré bajar 8 kilos...

Decir que no fue sin intención sería una gran mentira; pero fue por bajar mi grasa corporal que vino por añadidura el bajar 8 kilos en 3 meses. Ya lo había intentado hace un año y resultó difícil a pesar de haber hecho la misma dieta (poderosamente resultante) de hace 6 años atrás, misma que me mantuvo delgada por 2 años más adelante.

Mi vida cambió mucho: de soltera a casada; de vivir en Lima - Perú a Los Ángeles - California - EEUU; de estar en mi propio depa, sola a compartir uno alquilado con mi esposo; de trabajar como profesora a ser ama de casa y estudiante (de inglés "again"); de comer comida peruana conocida con tooooooooooodos los ingredientes netamente peruanos y consumir productos lights ricos y apetitosos, a comer comida variada con ingredientes (a veces) desconocidos y con contenidos altamente grasosos. A pesar de que cocinaba la mayor de las veces en la semana, me di cuenta que caí en los gustos de mi esposo que incluyen las carnes y frituras en su mayoría, había desarrollado un gusto por el chocolate y el agua en botella (que contiene un montón de cosas además de solo agua), trataba de controlar mis comidas pero me di cuenta (algo después) de que consumía demasiadas proteínas; y a pesar de los cuidados en las comidas y la rigurosa hora (y media, en la mayoría de ocasiones) de ejercicios que me propinaba, no lograba bajar, al contrario, me sentía más gruesa y mi ropa me quedaba apretaba y eso me molestaba; mucho más incómoda me sentí cuando mis pantorrillas se mostraron gruesas y eso me pareció muy poco atractivo... al menos a mí, que siempre, a pesar de todo me enorgullecía de tener una lindas y torneadas piernas...

Decidí, ya que tuve que volver a Lima, bajar solo mi grasa corporal, misma que no tenía idea de cómo bajar. No quería retirar los carbohidratos de mi alimentación diaria, quitar los dulces y postres no eran un problema, y por lo demás no le huyo a las verduras ni a las frutas para nada. Debo aclarar que toooooooooooodo esto, más que por un objetivo estético o superficial (aunque no lo crean), lo hice por una cuestión de salud por un propósito futuro muy importante y nada oculto en este blog. Afortunadamente, encontré a alguien capaz e inteligente, al que confesé mi propósito y supo ayudarme con su profesionalismo y comprensión: mis nutricionistas (terminaron siendo dos porque una se fue y la otra la reemplazó con la misma eficiencia y carisma).

Por otro lado, siempre he hecho pesas desde hace 6 años y seguirlo practicando no ha sido un problema; encontré nuevamente a mi último entrenador, quien es el mejor sin tanta "pompa" en ese gimnasio, y yo (sin quitarme mérito alguno) soy una alumna disciplinada, aún más ahora, que perseguía algo que para mí era muy importante; sin presionarme demasiado, supervisó mis avances y supo estimularme a seguir.

Además de lo anterior, empecé a practicar natación más por el deseo de aprender que por los beneficios extras que trajo; solo 3 veces por semana; además de ser una práctica saludable me hacía muy feliz practicarlo.

A toooooooooooooooooooooodo lo demás debo agregar que tengo amigas fabulosas con quienes pude salir sin presiones de comer cosas grasosas ni excesos de alcohol y cero nicotina. Lo cual facilitó mucho el alcanzar mis metas.

Algo penoso en este proceso, dejar mi pisco sour y tragos, jijijiji... que si bien nunca los he bebido en exceso me encantan, sin embargo tuve que dejarlos por las calorías que contenían; lo fabuloso de todo, que no tuve que dejar del todo el "coquilleo" sabroso de un buen vino en los labios, pues se me permitía dos a tres copas alguna que otra vez, e introduje y encontré el gusto a algo que hace mucho no bebía: una buena cerveza negra helada; aunque podía consumir hasta un par de cervezas blancas sin problemas...

Esta vez bajé sin tanta privación y casi, sinceramente, no sentí presión, ni que me esforzara demasiado; lo sentí fácil, llevadero, cotidiano, la verdad es que de lo que solía comer no me resultó sacrificado, es más empecé a tomar alguna vez café, comer plátano... puré, camote, choclos y otras cosas que solía privarme. Para otros tal vez sea difícil anular el dulce, pero para mí no, porque no me gustan, no consumo azúcar en lo absoluto salvo mi poco de miel o algarrobina matutina en mis jugos o ensalada de frutas... algo de dulce por las mañanas estimula y da impulso pero no más... en el día prefiero una fruta o solo agua... no me hago problemas. Soy capaz de preparar pasteles o dulces peruanos (mazamorra o arroz con leche) solo para mi esposo sin mucho sacrificio sin tentación o culpa alguna...

En fin, ahora que ando de vuelta en las tierras del "Tío Sam" espero poder mantenerme, por ahora trato y me esfuerzo mucho por mantener mi rutina alimenticia (dentro de lo que se puede) y de ejercicio (incluyendo la natación 3 veces a la semana) espero lograr por lo menos mantener mi peso para el fin y propósito último para lo que se inició este proceso; de ser así, sería genial... veremos qué pasa...




miércoles, 6 de julio de 2011

Reflexiones a mis recién cumplidos 37 años de vida y más de 12 años de maestra

Al regresar a USA el 27 de junio, me llenaba de ilusión el pasar mi "cumple" con mi esposo y estar juntos en nuestro aniversario (5 años menos uno de "break"). Hasta ahora lo del "cumple", se cumplió y salió muy lindo, solo los dos fuimos a bailar y la pasamos muy bien juntos. Mañana es nuestro aniversario y eso corre por mi cuenta, siempre me ha gustado hacerle cosas especiales, regalos y demás... no sé cómo voy a hacer ahora sin la impresora que regaló (lo cual está muy bien) pero que no ha repuesto para la casa... ya lo hará, todo lo que hace salido de su tierno corazón está bien, así que esperaré pacientemente; sin embargo me está "matando" la intención del regalo... ¿qué haré? Ya veré cómo resolver el asunto.

Cuando llegó el 2 de julio, día de mi cumple y siendo sábado, pensé que mi esposito me prepararía el desayuno pero no, lo hice yo; y luego llegaron mis muebles: mi comedor y algunas cosas más que han completado la pinta de hogar de nuestro departamento. Me conmovió ver cómo hemos avanzado en formar nuestro hogar y hacerlo bonito y mágico para nosotros. Hemos elegido juntos cada cosa que hay en nuestra casa, a pesar de la distancia, siempre hemos consultado colores y cosas por poner... me encanta eso de nosotros. Cada día vamos camino a preparar nuestro casa para ese miembro que esperamos con la bendición de Dios llegue pronto... solo debemos ser pacientes.

Hoy 6 de julio, se celebra el Día del Maestro en Perú y yo renuncié hace un mes (7 de junio), cosa curiosa ejecutar al fin la renuncia porque me la pasé de licencia de tres meses a una año entre el 2008 y el 2010. Entre estos años no había sentido mucho eso de trabajar o dejar de trabajar en ello: enseñando. Por motivos de fuerza mayor, este año volví al trabajo pero solo por tres meses: un trimestre académico, es decir, evalué, saqué promedios y todos mis alumnos tuvieron notas en su libreta (entregada el último lunes), las últimas notas que en calidad de maestra y luego de 11 años he colocado. Me sentí rara haciendo los registros, luego de tanto tiempo; me sentí rara renunciando, ahora en serio, dejé de ser una maestra del Perú, dejé de ejercer el apostolado, dejé mi vocación, solo espero que por algún tiempo y no indefinidamente; me sentí rara de entablar una relación cercana y hasta profunda con mis alumnos en solo 3 meses, eso quiere decir que aún tengo el don, lo cual me alegra mucho porque pensé que lo había extraviado en el camino a lo que soy ahora y quiero ser: esposa y madre (algún día), debo aclarar que planeo esto por un periodo, luego quiero regresar a las aulas, lo que aún no sé es si será en Perú o en USA, ya no puedo pronosticar nada de mi vida, solo veré por dónde me llevan los "reglones torcidos de Dios".

Como alumna y como maestra he conocido muchíiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiisima gente maravillosa; he tenido profesores inolvidables con enseñanzas a perpetuidad para mí; he tenido alumnos maravillosos y otros divertidos (por decir su mejor cualidad). Mi vida como maestra en más de 11 años se ha visto colmada de anécdotas, de experiencias, de alegrías, de gratitud ( de ingratitud también); de alumn@s, hoy amig@s; de tanto que he compartido y me han compartido que solo me resta decir que he sido muy feliz, muy feliz de haber elegido esta profesión que me ha llenado de orgullo y satisfacción. Gracias a Dios por haberme permitido descubrir y ejercer mi vocación, sin dudas, desde el principio de mi juventud y de sentirme orgullosa y digna de haber sido una profesora exigente, alegre, renegona, bromista, fiel a mis convicciones y compromisos, dedicada a mi labor y un poco más allá, preocupada no solo porque mis alumnos aprendan lenguaje y literatura, sino porque aprendan a ser "gente" más allá de la sociedad, la familia o los padres por ellos mismos, por un principio de humanidad. Gracias Dios porque ser consecuente ante los alumn@s es tan difícil y solo tú me diste las fuerzas para lograrlo.
 
Hoy no celebré el Día del Maestro, ni lo celebraré, pero sí hay mucho maestro que conozco, que recuerdo, que estimo, que quiero, que amo a mi alrededor a los cuales quiero felicitar y de los cuales he tomado y sigo tomando ejemplos, no solo de índole laboral sino de vida. Felicidades a todos ellos por su entrega y dedicación, porque desde de su lugar van contribuyendo a mejorar un poco más a nuestro país y, por qué no decirlo, al mundo. ¡Feliz día del Maestro a cada uno de ustedes!

¡Feliz día del Maestro a mi papi!: El mejor ejemplo de mi vida entera, al que amo con todo mi corazón y a quién le debo el haber elegido esta profesión tan llena de experiencias y gratificaciones.