jueves, 24 de septiembre de 2009

The ugly truth... de las mujeres (3)

Sigo con las mujeres...

Existen otro tipo de mujeres, no sé si son las peores o las mejores, son las "EGOÍSTAS", aquellas que solo hablan de ellas, las cosas solo les pasan a ellas y el único importante son ellas, aun cuando brindan su ayuda (de cualquier índole a otra) es para decir YO LO HICE. Este tipo de mujeres resultan soportables solo por el filtro de la amistad, cuando la contaparte (otra mujer) entiende que es así y nada se puede hacer; pero hasta la más santa tira la toalla por temporadas o hace una renuncia total al cargo de soportarla.

Este tipo de mujeres son aquellas que dan consejos pero jamás podrá recibir ni uno de los demás y menos una crítica porque osar hacerlo es casi una mentada de madre a su ego y autosuficiencia.

Pregunta: ¿todas las mujeres caemos en esto por etapas o no?

Respuesta: Sí, pues tenemos periodos de incomprensión donde la única forma de sobrevivir es siendo asi, quitándose los escrúpulos y procurando salvar su propia alma y cuerpo.

Pregunta: ¿hay mujeres que nacen así y mueren así?
Respuesta: Sí, hay algunas mujeres que nacen y mueren así, tal vez un poco de este grupo no se dé cuenta de que son así hasta que otra persona (que debe ser necesariamente un hombre) se lo haga notar y a ver si cambia; las que son así concientemente siente que son perfectas o cuasiperfectas (sí, pero esto solo lo dicen por darse su cuota de humanidad ante los demás, acto egoísta también de ser parte del mundo y que la valoren por ser de la plebe como el que está hablando con ella en esos momentos), pero finalmente todo lo que hacen, no lo hacen por los demás, es por sentirse recompensada en un agradecimiento, en una muestra de afecto o en la alabanza ganada por su buena acción, sí es verdad, todos hacemos esto, oK, pero no vivimos de ello; ellas sí, lo hacen todos los días, a toda hora por obtener ese "beneficio" que las hace sentir superiores, y tal vez, también, porque les resulta muy conveniente.

Este tipo de mujeres jamás reconocen que se han equivocado, jamás piden una disculpa, jamás aceptan un daño hecho...jamás, jamás.

Cuidado con ser así porque tarde o temprano la "mierda" explota en la cara.

martes, 22 de septiembre de 2009

The ugly truth... de las mujeres (2)

Continúo con el tema amplio de las mujeres y sus forma de ser.

En este post hablaré de las mujeres descerebradas, de aquellas que carecen de personalidad, que no tienen capacidad de decisión, de aquellas que son presa fácil de otras mujeres (peores) cuya características: van desde manipuladoras hasta arpías... toda la línea entre un punto a otro debe estar lleno de los adjetivos más bajos y ruines por cierto.

Lo cierto es que a este tipo de mujeres las llamo descerebradas porque no tienen cabeza, dejan que otras les diga qué ponerse, qué amigos tener, de qué amigos deshacerse, a quiénes invitar a sus reuniones, qué novio tener, cómo comportase con él... en fin... la malvada y manipuladora se vuelve el titiritero de la débil y estúpida.

¿En algún momento la débil se dacuenta? Puede que sí, si evoluciona a nivel superior, aquel en el que descubre que puede pensar, que puede decidir y que nadie tiene que decirle qué hacer y menos alguien sin escrúpulos como la manipuladora; hay otras, muchas otras mujeres queparecen que nunca van a salir de las garras de las malvadas y se escapan solo cuando cuando las malvadas se ocupan de su vida (porque estas son además egoístas), cuando las manipuladoras empiezan a tener su propia vida y la encuentran entretenida o cuando se van a otro espacio geográfico, ahí la débil se siente más débil y más descerebrada pero es solo el estado pasajero que se presenta como preámbulo a una independencia cerebral importante.

Cabe señalar que existen en menor grado aún pero existen, aquellas que viven a cadena perpetua lo antes descrito: Pasando de una mujer manipuladora a otra... y estas sufren la constante de sentirse vacías, presionadas, tristes, insatisfechas, solas, sin libertad.

¿Eres descerebrada o manipuladora? Ojo, estamos hablando del lado perverso de la mujer y todas lo tenemos en alguna etapa de nuestra vida.

miércoles, 16 de septiembre de 2009

The ugly truth... de las mujeres(1)

Las mujeres tenemos defectos descomunales, terribles y hasta insoportables, la que diga que no que tire la primera piedra. Es verdad que los hombres no son soportan, los cansamos y nos pierden la paciencia; pero también es verdad que si ellos hicieran lo mismo nosotras tendríamos la capacidad de dejarlo pasar o perdonarlo. Esta es una horrible verdad.

No sé si la afrimación antes expuesta tenga una causa psicológica o social, dado que si a un hombre se le soporta sus malcriadeces, su falta de tino, su forma brusca de hablar o tratar o incluso que ofenda o afecte emocional e incluso físicamente se le deja pasar todo ello debido a una carencia emocional dejada por el padre y en otras debido a una formación machista acérrima... NINGUNA MUJER SE SALVA DE ESTA AFIRMACIÓN...mentira la que diga "yo no, si él me insulta, me voy"... "yo jamás estaría en una relación abierta (y claro que sí, y quien la abre es él, la otra lo sigue en un loco enamoramiento - lo cual le sirve de excusa-)... "Bueno, sí estoy en una relación sin compromisos" (y se muere por ese idiota que la involucró: Aquí, cito a un personaje que leí la semana pasada, cualquier parecido del título de su post con el nombre de mi blog es pura coincidencia)... "Jamás permitiría que un idiota me mande a la mierda" (y ahí está la cojuda detrás del infeliz, a la espera de su llamada, sufriendo porque ya sale con otra), así la haya golpeado, siempre espera que cambien, ohhh sí, porque él puede... y lo que es peor... lo hará por mí... porque no encontrará en este mundo a nadien más linda, amorosa (y yo agregaría, cojuda) que tú...

En fin, todo este preámbulo es para llegar a la realidad terrible cruel e insoportable que las mujeres (y permítanme que en este momento explore mi lado masculino) no se soportan entre ellas, les es más fácil trabajar y convivir con hombres que con las de su mismo género.

Para las mujeres les es mucho más fácil y perdonable soportar que su esposo, pareja, amante o mejor amigo la mande literalmente a la mierda que a su madre, hermana o mejor amiga (aquí no incluyo casos de lesbianas - que sinceramente me parecen las más difíciles de llevar en el mundo amoroso).

Las mujeres pueden ser desleales entre ellas, rajar a las espaldas de las otras... pero difícil es encontrar mujer alguna que sea capaz de hablar de frente cara a cara y decir con total franqueza y honestidad qué le jode de la otra, no se toma la molestia de aclarar nada prefiere quedarse con su burbuja de lo que cree pasó y autoproclamarse dueña de la razón... sin embargo, con un hombre no hace falta enfrentar nada, ninguna verdad... así no la crea, solo la deja pasar...

Las mujeres son en verdad muy manipuladoras, con agumentos o sin ellos, solo es cuestión de saber manejar a su favor los hechos; las mujeres pueden fingir, mentir y engañar sin reparo alguno y siempre habrá una buena justificación y más cuando se trata de hacerlo contra otra mujer.

Vivir en un mundo de mujeres es estar a la defensiva porque es de ese lado de donde proviene el mal entendido, el comentario negativo, raje, el porqué de las miradas raras en el trabajo, el porqué ya no te llaman o buscan para las reuniones de grupo.

Las mujeres no soportan la verdad dicha por otra mujer, y si no es verdad, tampoco permiten el confrontamiento de ideas... ser dueñas de la verdad, les obnubila la mente...

Cuando se es mujer, se debe luchar con ese "instinto mujeril" (así lo llamo yo en honor a unas buenas amigas) que es parte de nuestra naturaleza, para ser mejores personas, mejores seres humanos y evolucionar a un tipo de mujer que la sociedad y los tiempos reclaman.

miércoles, 9 de septiembre de 2009

Hace tres años atrás

Hace tres años me casé. Lo recuerdo y siempre lo recordaré porque hasta ahora es la única vez que lo he hecho, y menciono mi matrimonio religioso (me casé por civil el 7 de julio).

El matrimonio religioso es el que se marca, del cual se guarda el recuerdo por muchas cosas previas: los preparativos, la iglesia, el vestido, la recepción, las invitaciones, las fotos, las flores y demás... ah sí porque mi boda fue muy apoteósica, se podría decir que me casé "como jamás lo imaginé"... lo curioso es que en ambos sentidos se podría tomar la frase: por un lado bueno porque me case a lo grande, de una manera que no creí posible, en el lugar que alguna vez imaginé, en una linda iglesia, con un lindísimo vestido, con un carrito antiguo... fue hermosa en verdad... y por el otro lado, el malo, porque hubo un problemilla, que a pesar del término "illa" jodió el día más importante de mi vida... estuve de mal humor, algo frustrada y bastante salida de mis cabales... no disfruté mi fiesta ni la ceremonia... andaba en otro lado...

Lo curioso de lo acontecido, de aquel acontecimiento que empañó mi día feliz es que en la actualidad lo vea más claramente y realmente se haya consumido al término "illa" y haya dejado de ser un problema porque recién a estas alturas tengo la información, el conocimiento completo que me permite reírme del asunto y al mismo tiempo darme de golpes en la cabeza por bruta...

El asunto en cuestió, la respuesta hallada luego de tres años es haber aprendido a conocer al hombre con el que me casé, lo curioso es que aprendí a conocerlo separada de él, sí, así mismo como lo digo: Conocí al hombre con el que me casé estando separada de él y, a su vez, él me conoce más ahora. Esto ha sido posible gracias a que hemos atravesado las crisis, sí, todas juntas: la amorosa, la de la convivencia, la económica, la geográfica, la social... todas... y no las soportamos, no fuimos capaces de sobrevivir a ellas y decidimos separarnos apenas comenzado nuestro matrimonio. No sé si estuvo bien o mal, pero cada uno empezó a hacer su vida sin el otro y de ese modo empezamos a evaluar nuestras vidas (a solas y en compañía - a pesar de lo breve de nuestra convivencia-), nuestras ocupaciones, nuestras metas y sobre todo nuestros problemas, las diferencias que existieron y que aún existen, los errores cometidos en aquellos momentos y que aún cometemos. No todo es malo, creo que vale la pena rescatar el nivel de cariño, respeto y amistad que existe entre nosotros a pesar de toooooooooodo lo que hemos pasado, juntos y por separado. Él es un hombre inteligente, trabajador, guapo, muy tierno y sumamente amoroso; yo soy inteligente (en ocasiones bruta llevada por mis emociones mal direccionadas, no medito, no evalúo y la jodo), trabajadora, atractiva(según encuesta de amigos, ex y demás), no muy tierna (aunque alguien afirmó por ahí que resulto asfixiante...jajajaja) y solo amorosa... tiendo a mimar y consentir, cosa que no creo mala si sale del corazón hacia la persona que quieres... de los dos él es el soñador, yo la práctica; él desea, aspira, vuela (en el buen sentido de la palabra); yo piso tierra, evalúo, veo la realidad...

Hemos estado separados de cuerpo, no de alma por eso la comunicación ha seguido, aunque no muy frecuente como cuando éramos pareja, todavía se hace necesario saber que el otro está bien para quitarnos un poco la culpa que cada quien carga; no nos divorciamos porque no lo creemos necesario y a veces hasta pensamos quién sabe que pueda suceder... así que ¿quién sabe qué pasará entre nosotros?

sábado, 5 de septiembre de 2009

La mejor manera de vencer una tentación es cayendo en ella (3)

Aprovechando el comentario de Yared: Ahora sí lo entiendo, es algo así como "que explote la bomba de una vez, si de todas maneras va a explotar", pensé (en el post anterior) que tenía que ver con el de que a veces seduce lo que es prohibido, por lo mismo que es una tentación y cuando deja de ser tentación simplemente ya no es nada pierde atractivo.


Quiero hacer una aclaración y extensión del tema.

Sí, me refería a lo prohibido, a aquello que no debe ser, a aquello que fuera de la ley... y que una trata de evitar precisamente porque es prohibido, porque está al margen de la conducta habitual o de tu moral o religión... porque sabes y eres consciente que no debe ser... y que luchas y luchas y luchas porque no avance, porque no se complique, porque nada suceda... y el asunto sigue, sigue, sigue "picando", creándote dudas, jodiéndote... y avanza hasta tu cara al punto de que lo único que queda es dejarte llevar, dejar que suceda, ceder solo para que acabe, para que se resuelva la duda, para que termine el tormento, la agonía, el deseo inconcluso, parav responder la pregunta, resolver el problema, para que no quede el "... y si...". Solo eso.

Creo que a veces es bueno darle respuestas a ciertas dudas, concluir algunas situaciones pues hay algunas que las requieren para seguir nuestro camino, para avanzar en la vida porque esas situaciones, esas tentaciones llegan a comportarse como obstáculos que te impiden ver qué hay al frente de tí, que te impiden avanzar... por lo que ante la situación de rodearlos, de evitarlos solo queda enfrentarlos ya no bajp nuestras reglas sino bajo las suyas a fin de que termine, de que no joda más.

Tan, tan... y así se acabó... así terminó... y ya no hay más, se comprobó lo ya sabido, se vieron las cosas y las personas sin máscaras, se descubre la asquerosa realidad, se ven las personas y cosas que valen la pena, se olvida más rápido, se muere un poquito, por solo un ratito pues se invirtió una dosis de ilusión y tal vez algo de cariño aunque dentro se sabía que era pérdida de tiempo, de energía, de cariño... pero no hay dudas, se compueba la hipótesis y la tesis irrefutable de que "hay cosas y personas que jamás cambiarán", que "hay personas que pueden ser peores de como las conoces", que "el que caca nace, caca muere"... y otras más que ustedes mis amables lectores pueden haber descubierto por sí mismos...

Aquí lo importante es arribar a conclusiones, a respuestas, a tesis que se concreten en aprendizajes útiles... aquí lo importante es resolver y aprender, aquí lo importante es buscar y encontrar medios para seguir, para sobrevivir... a costa de lo que sea, malo o bueno, resolver, que acabe y poder avanzar...

jueves, 3 de septiembre de 2009

La mejor manera de vencer una tentación es cayendo en ella (2)

Ayer tuve la necesidad de empezar a explicar esta frase, tal vez esté todo dicho y al leer hoy el post me di cuenta de que solo me fijaba en las consecuencias y pasé muy superficialmente el hecho que justifica los medios.

La mejor manera de vencer una tentación es cayendo en ella, la repito y la ratifico. Considero que para llegar a ello, definitivamente se deben haber agotado todos los recursos de evasión o evitamiento; pero anto lo eminente solo queda ceder sin reparo y total entrega, pues sin remedio alguno solo queda disfrutarlo... aventarse, seguirla, pegarte bien duro... y si después de eso, queda el arrepentimiento piña y si queda satisfacción, genial... y si no queda nada, mejor... pues habrá sido solo una ilusión, un capricho absurdo... tal vez innecesario, tal vez muy necesario de satisfacer en el momento para sacar de uno aquello que jodía y no dejaba seguir.

Creo que cualquier medio que te permita salir del "atoro", del detenimiento en el que te encontrabas; vale, sirve, es útil... por eso de no importa el medio si lo que interesa es acabar con el tormento... se vuelvo una machiavélica cuando la estructura de las cosas se desbalancean y necesitan urgente un acomodo.

Hay veces que la vida exige de nosotros tomar decisiones drásticas y al encontrarnos en esa situación que nos pone al borde sin más elección, solo se permite, solo se deja... no vale pensar en después, ni en daños, solo es sobrevivir, ver qué pasa, qué tanto evitamos, ya no interesa ni uno misma, si sale dañada, si se pierde, si te pierdes... solo es salir, escapar... tal vez suene a darse por vencida, yo lo justifico como lo último, la medida extrema, la que está al final de las opciones luego de haber probado con todas las demás... ya cuando no hay más nada que hacer... cuando cedes a la tentación, cuando caes a ella, no es porque te dejes vencer... es solo que no hay más... y luego, al final de todo, cuando evalúas qué queda del hecho consumado, ahí, recién en ese instante, ves qué queda, quién venció... quién ganó... pero al fin acabó y ya eso es un pequeño triunfo...

miércoles, 2 de septiembre de 2009

La mejor forma de vencer una tentación es cayendo en ella (1)

Es cierto, no lo creí posible.

Siempre pensé que era de aquellas personas que planifican todo y organizan y eran prácticas en todos los sentidos (a pesar de las complicaciones); que simplemente si encontraba que había algo prohibido, sucio o malo; lo evitaba, lo dejaba pasar, no pensaba en ello y ya.

En el camino de mi vida, fui desvaratando esa definición que tenía de mí misma; viví experiencias al margen de lo que yo misma pensaba de mí, de lo que creía correcto, incluso de lo que sabía prohibido.

Hubo cosas que permití por circunstancias que no pude controlar: un beso a la fuerza por ejemplo... y otras que busqué, aun en contra de mi "Pepe grillo"... no puedo decir no quise, no lo desee... en esos momentos, sí quise, sí deseé... las circunstancias no fueron de las mejores, el momento no fue el apropiado, la persona fue la más inadecuada... pero las situaciones se dieron ¿y?, aún sigo viva.

Más allá de las culpas, más allá de la conciencia, más allá de alguna persona, más allá de todo; pienso en las consecuencias de todo lo hecho, nada pasa gratis, nada se hace sin consecuencias, en algún momento vendrán las mías, mientras, para mi bien o mal, aprovecho el tiempo a mil, con lo que vivo ahora, con lo que tengo ahora, con quienes estoy ahora, con quien comparto mi vida en estos momentos... tal vez confío en que algo me salve... en que algo evite que aquello malo que pueda arruinar esta paz, este momento de tranquilidad llegue y acabe con mis posibiliades, con mis oportunidades...

Escuché alguna vez (y no por el comercial de D´onofrio) que a veces la mejor forma de vencer una tentación es cayendo en ella, y no importa qué pase luego (al menos eso piensas en ese momento) pero luego aterrizas y miras a tu alrededor y te das cuenta que sí importan las personas que están a tu alrededor, que importas tú, que importa Dios... y surge un miedito que escondes en el rincón más profundo de tu corazón solo para poder seguir viviendo y sonriendo y tratando de ser feliz hasta que llegue aquello que tal vez arruine y acabe con todo...

Pareciera que soy una pesimista, no lo creo, sin embargo temo a Dios como cualquier ser humano creyente, no en un Dios castigador pero sí en un Dios justiciero, y si se hace algo malo, eso malo se paga... no puedes ir por el mundo armando y desarmando vidas como si solo tú importaras... no entiendo ¿cómo hay gente que puede hacer daño y no sentir nada por eso? Pues yo sí siento; y tal vez cuando no había posibilidades de encontrarme con aquellos a los que hice daño en su ausencia, sentía que la distancia y el tiempo soplarían la tierra de lo derrumbado; sin embargo, conforme me acerco más y más aquellos, y tengo espacios para meditar, descubro que existen esos mieditos, esos temores y más cuando hay días en lo que me siento feliz... es paradójico pero real, muy real...