miércoles, 4 de febrero de 2009

¿Por qué el amor deja de ser suficiente a los 30?

¿o será que no es amor?

No lo sé, considero que hay etapas en la vida de todo ser humano que solo vemos todo con el corazón, nos cegamos y creamos un aura de certeza y maravilla alrededor del ser de nuestra adoración, lo engalanamos solo con sus virtudes y escondemos bajo el fino y brilloso ropaje del amor sus defectos que dejan de ser feo, difíciles e insufribles cuando los miramos a los ojos tan ciegos como los nuestros... tenemos en esa etapa poco criterio o ninguno de qué es lo indispensable o de base para formar un hogar o establecer una relación.

Con el correr del tiempo dejamos de solo fijarnos en lo guapo que es, en si tiene buen cuerpo, si compartimos gustos afines, si nos llena emocional, si está al mismo nivel académico y laboral que nosotras, si ha alcanzado la estabilidad económica que nosotras ya hemos alcanzado, si tenemos las metas de matrimonio, convivencia, amor libre, familia pequeña o grande, 2 ó 3 ó 4 hijos... en fin... a cada año que avanzamos, un criterio más a tomar en cuenta... se perdió de vista el puro amor... ¿se dieron cuenta?, ¿cuándo ocurre que nos empezamos a complicar?: a partir de los 30, cuando somos mujeres sólidas, profesionales, con metas personales claras, con estabilidad económica, con solvencia académica... cuanto más sabes, más te jodes... que esto no suene a que debemos ser ignorantes para ser felices... solo que al ver al mundo real con las diferentes aristas, evaluamos todo con esas aristas y todo cae al saco, incluso tu relación amorosa o matrimonial...

Hay días que me gustaría no ser tan cerebral, tan metódica, quisiera tener el espíritu aventurero y loco que me guíaba en cuanto al amor se refería, aquel que no medía consecuencias y se ocupaba de vivir el momento y disfrutarlo aunque luego haya llorado a mares y sin consuelo alguno... hay días que quisiera ser capaz de dejar mi vida, de no complicarme tanto y renunciar sin mirar en pro de ser feliz a toda costa y de luchar con todo mi ser porque ello ocurra sin miedo alguno al fracaso... pero, lamentablemente, extravié ese impulso, lo acribillé con tanto dolor, acabé con él porque siempre resultó erróneo y falso, se fue y no volverá porque a mis 34 veo el mundo de otra forma, ya no con los lentes del corazón, ya no con la ilusión, con los sueños que me había creado... que lástima, siento pena de su partida, pero acepto lo que soy sin él, hay días que no me gusta, hay días que solo lo acepto ¿por qué? Porque me siento segura, con esa seguridad que solo me la prodigo yo, porque solo yo he sido capaz de soportarme, de quererme bien, a veces poco, otras muchos pero siempre bien, porque solo yo decido lo que es bueno para mí, porque dependo de mí... porque así solo de mí depende mi tranquilidad.




Esta canción me encanta.

PD. El amor está presente, sé que lo está pero se tiene que trabajar por ambos lados para volver a confiar, se vivió mucho para dejarlo así.

domingo, 1 de febrero de 2009

¿Por qué muere el amor?

La exitencia de otra persona, ¿es causal de la ruptura de una relación? Creo que no.

Cuando un tercero entra en una relación, es porque esta ya se acabó. ¿Uno se puede dar cuenta cómo se acabó?, ¿existen indicios?, ¿alguna pista de que se está jodiendo para evitar que se rompa?, ¿cómo alguien puede evitar que suceda el descenlace fatal?

Esas son preguntas que asaltan cuando la ruptura de una matrimonio, un noviazgo, una relación en la que pusiste tus ilusiones, deseos y sueños se jodió y no la viste venir... ¿hay señales que no somos capaces de ver?, ¿cómo dos personas que se amaron con pasión, con locura, con intensidad, que estaban convencidas de hacer una vida en común, de pronto se descubren que perdieron los objetivos, que las metas cambiaron, que la ruta se abrió?...

Y para terminar, ¿cuándo se siente algo así, cuándo te cuestionas tanto, es porque aún se le ama o es solo la frustración ante el fracaso?