jueves, 7 de noviembre de 2013

Hoy en mi días

Que profundas podemos ser las mujeres en nuestros días... recuerdo que mi abuelita y mi mamá cuidaban mucho que no "publicara" que estaba con mi regla... ahora es muy normal hablar y publicar hasta en Facebook si estás en tus días, no sé si como medida de prevención a los que te rodean o simplemente como mera catarsis, como un hecho que te ayude a sacar de ti todo ese mar de emociones.

No sé si sea la única a la que la regla la deprime, a mí me tira al piso y ando en pijamas todo el bendito día, al menos eso me ha pasado desde julio de este año... antes tenía que ir a trabajar o estudiar o tenía algo que me obligaba a seguir... ahora mi mundo es condecendiente, tanto, que hasta mi esposo me atiende todo el día en mis antojos, dolores, sollozos...

Los días en que corre mi riachuelo rojizo, pesan más que si se saliera el Mar Rojo y a borbotones salen de mis ojos las aguas del Niágara... La sensibilidad es lo que me saca de quicio, en "estos días" el Niágara se asoma y trae, ojo, no se lleva, trae recuerdos perdidos, deseos incumplidos, miedos, muchos miedos... ese Niágara desgraciado no me la hace fácil, me bloquea y acaba conmigo y el poco de cosas que había planeado hacer y sigo procastinando... me he vuelto una calamidad...

Los días pasarán y sé que ese rojizo riachuelo dejará de correr hasta dentro de unos días y quisiera prepararme para que sea menos desastroza su llegada, no quiero caer como todos en no estar preparados frente a un fenómeno natural eminente y devastador. Quiero que me coja protegida y preparada...