jueves, 27 de noviembre de 2008

Quisiera

Quisiera pensar que no existo a veces,
quisiera pensar que no existes otras más,
quisiera pensar que nuestras vidas jamás se cruzaron,
tal vez así sea más fácil olvidar.

Quisiera pensar que todo fue un sueño,
quisiera jamás haber despertado a la realidad,
quisiera seguir dormida o dormir para siempre.

Duele tu ausencia, duele la conciencia de no saberte aquí,
saber que duermo sola y que despertaré igual.

No le temo a estar sola, sino a estar consciente de que estoy y estaré sin ti,
no le temo a la soledad, sino a no tenerte para contarte cómo me fue en el día,
no le temo a la vida, sino a que veré las estrellas sin derecho a pedir algún deseo,
no le temo a la muerte, solo a que me haga esperar demasiado,
no le temo a no amar, sino a no acordarme de sentir.

Quisiera saber qué hacer ahora que ya todo cambió,
quisiera saber qué hacer ahora que ya nada es igual,
quisiera acabar este escrito y que con él acabe todo,
termine mi angustia, mi dolor, termine esta letanía,
termine ya mis días, ya mis ojos abiertos, ya el estar sin ti.


domingo, 23 de noviembre de 2008

Time of your life

Día oscuro 8: Y ahora "Andrés no vino..."

Llevo de retraso una semana, y no me asusta pero sí me entristece, sé que no es un bebé... puede ser que "Andrés" esté por partir de mi vida, que se esté despidiendo, todas sabemos que no se va de golpe, que poco a poco se espacean sus visitas, hasta que se va definitivamente... esto me apena, porque cuando me abandone se llevará consigo lo único por lo que quisiera seguir viva, mi ilusión, mi esperanza... se llevará a lo único que movía mi esperanza... ¿qué hacer?

Por ahora dejar de pensar, no debe convertirse en una tortura esta espera que queda para saber qué será de mí y "Andrés", quisiera pensar que tendremos aún algunos años más de convivencia y que no me abandonará a una joven edad, quiero pensar que me dejará cuando esté lista para dejarlo ir, para saber que ya no lo necesito más. Espero sea bueno y espere conmigo el momento oportuno para decir adiós.

Cuando llegué la hora, deberá ser sin dolor, sin pena, sin rabia, sin amarguras. Que al menos me deje un buen recuerdo, el mejor de todos, el más impotante. Solo espero cumpla la promesa que me hizo al entrar en mi vida, que no se vaya sin hacerla realidad.

"Andrés" aún no me dejes, falta ,mucho por vivir, y debes cumplir tu palabra.

sábado, 15 de noviembre de 2008

¡Qué linda clase!

Hoy tuve que ir a trabajar... sí hoy sábado... sí sábado... sí ya sé que según mi horario solo lo hago de lunes a jueves... sí ya lo sé y ¿qué obligación de dictar en sábado? Que me atrasé... ¿por qué? Por Día de la Juventud, Aniversario del Colegio, una semana de fuga (Cuestiones existenciales), el entierro de una amiga y APEC... perdí y perderé clases.

Ahora fui y llegué 5 para las 8 según mis adorados hijos del 5to F pero no llegué 10 para las 8 como dije que llegaría... pero en fín les creeré... lo genial fue que a las 8 y 20 ya tenía 28 alumnos de 31 y para finalizar solo había faltado una alumna (Milagros, te mato).

Fue una clase genial, se prepararon para sus exposiciones, hicieron sus materiales y nos reímos, se nos pasó el tiempo como jugando... desde las 8 hasta las 10 y 50 con solo 10 minutos de descanso... fue genial, en serio me sentí muy bien; ya sea por los puntos extras o por lo que fuera asistieron a clases... además si fue por los puntos extras, hubo algunos que ni anuncié como el de llevar la separata y sin embargo solo 4 no la llevaron... eso quiere decir: Confían en que colocaré los puntos que anuncié.

La confianza de decirles lo que he venido viviendo, saber de ustedes, conocernos 5 años, quererlos y que de alguna u otra forma demuestren cariño y sobre todo respeto por mí, me hace creer que sirvo para esto de enseñar, tal vez no lo he estado bien estos meses, tal vez haya estado distraída y poco comprometida; pero han demostrado que me comprenden, que han visto mi lado humano y como humanos me apoyaron hoy con su asistencia y participación.

Son lo máximo y gracias.

lunes, 10 de noviembre de 2008

Te quiero

miércoles, 5 de noviembre de 2008

A ti Ruth

Te voy a extrañar, y tú sabes cuánto...

Cuando te conocí, te veía distante y altiva, y siempre fuiste tú así porque siempre estuviste por encima de muchos, por encima de todos. Así de simple, le duela a quien le duela. Te vi sentada en una mesa, sola, pero no eras una solitaria, solo que evitabas "juntarte con la chusma", y de ti aprendí a "estar juntos pero no revueltos".

Con el tiempo hablamos y compartimos "rajes" y trabajamos hombro a hombro por tratar de aportar y mejorar el cole, fuiste una loca, la más fina lisurienta que haya conocido, la mujer más hermosa de 50 años que jamás haya visto, la madre entregada; la esposa - viuda más fiel y devota porque amó sin límites; la amiga confidente, incondicional; la profesora exigente y gentil.

Aprendí tanto de ti desde dar un beso con emoción hasta uno por compasión (no por compromiso) sino para aquellos que no sabían qué era gentileza, qué era cariño, que eran "mierdas", a qué negarles un beso de saludo si sus vidas de por sí ya eran miserables.

Éramos dos profesoras que exigíamos con amor, en eso nos parecíamos tanto, éramos madre e hija (algunos de nuestros alumnos en común me lo decían a cada rato) yo decía: "No somos madre e hija, somos hermanas"... ay Ruth de mi corazón, me va a faltar tanto tu voz amiga en el teléfono, oyendo mis problemas cuando los tuyos eran más; tus mensajes en Internet, siempre de aliento, amistad y amor; tu risa alegre y contagiosa; tu "mami" cariñoso cuando te dirigías a quienes querías; tu palabra honesta y franca "como mi apellido Casafranca" decías...

Ruth, lamento haber dado por hecho que siempre estarías ahí; lamento haberte agobiado con mis problemas; lamento no haberte buscado más; te voy a extrañar tanto y ese será mi castigo: tener tu fono y no poder llamarte; tener tu mail y no poder escribirte ni recibir ya ninguno de ti.

Me dolió ver tu nombre escrito como lo vi la última vez, arrojarte las rosas en señal de nuestro último adiós amiga... me dolió tanto que hasta me faltaba el aire, perdona amiga pero trataré de sentirme mejor, de ser feliz como siempre me dijiste. Lamento no haber cumplido hasta hoy. Perdona.

Adiós amiga de mi corazón, sé que ahora estás mejor, sé que al fin hallaste la paz que te merecías.

Un beso y ya nos estaremos viendo amiga. Te quiero mucho mami, mucho.

lunes, 3 de noviembre de 2008

Corazón coraza