jueves, 28 de octubre de 2010

El cumpleaños de Ally Mcbeal

Cuando Ally cumplió años en la cuarta temporada se encontraba con Larry, el segundo y definitivo amor de su vida (al menos en la historia de la serie). Como siempre no quería que se celebrara ycomo siempre Elaine sí quería, sobre todo porque se lucía en el canto.

El caso es que en el dichoso cumpleaños Ally no se sentía normal, es más se sentía vacía, cosa rara considerando que estaba con el amor de su vida. Esta parte me resulta incomprensible porque puedo comprender que una mujer sea inconforme pero ella se encontraba en un punto en que lo tenía todo: amor, dinero y salud... además de un trabajo que disfrutaba plenamente.




Las mujeres pueden ser inconformes, pueden ser locas pero debe haber y de hecho creo que hay un momento en que la lucidez se impone, existe, se manifiesta en el momento oportuno dando paso a la inteligencia que nos caracteriza.

Ese deseo infinitamente insatisfecho de Ally me resulta frustrante, es como si recreara a la mujer como un ser inconforme hasta la eternidad, capaz de sabotear cualquier cosa buena que le suceda ante el más mínimo indicio de duda o ante un nimio problema. Este no es el tipo de mujer con el que deseo indenficarme y dudo que alguna quiera.

Ally nunca debió sorprenderse del abandono final de Larry pues ella ya lo había abandonado al sentir ese vacío que aun en su compañía ocupaba su ser. Ella ya había dejado todo, ya estaba empezando el autosabotaje, ¿qué más podía esperar de un hombre que como tal responde a estímulos que nacen de este tipo de mujer?

lunes, 25 de octubre de 2010

Ally Mcbeal y Víctor

Aunque Bon Jovi pegó más como cantante que como actor, este último oficio no le salió tan mal, al menos desde mi humilde perspectiva, en esta serie.

Durante los capítulos de la 5ta. temporada que trató de resucitar algo del éxito de la 4ta. sin conseguirlo; Víctor se convierte en pareja de Ally, inician una relación basada en el "tratar de olvidar a Larry", "sé que no quiero pelear contigo como peleaba con Larry", "antes me conectaba más por el sexo que por lo emocional y contigo será al revés, como debe ser"... por algunas de esas bases, solemos entablar relaciones, además del chispazo, del trato o de formas que debieran ser más normales y menos complejas.



Es más me atrevería a afirmar que la mayoría de las relaciones se inician por las razones expuestas por este nuevo par en la serie. Algunos consideran que son tan válidas como las otras, sí como no, como si el hecho de empezar con otra por despecho sirviera de algo, ni para olvidar... lo sé por experiencia, aquí la ciencia no pinta nada.

En la historia en cuestión, ambos personajes QUIEREN, DESEAN y se entregan a una relación "COMO DEBE SER": donde el sexo sea un rico agregado pero que prime lo emocional; donde prime la conversación, el diálogo, el entendimiento, evitando así las peleas y confrontaciones; donde empezar con honestidad valga(así sea afirmando que siente algo por el ex, que no cree que sea amor porque no se lo merece por la forma en que terminó) por encima de probar estar sola para "desintoxicarse" de lo pasado. Sí, sé muchas historias comienzan así, yo comencé varias así; pero ante todo honestidad: NINGUNA RELACIÓN DE ESTE TIPO RESULTA, NINGUNA AVANZA, ES UN DESASTRE.

La historia de Ally y Víctor no fue la excepción: fracasó y simplemente porque empezó mal, malas bases, así sean las mejores personas del mundo, fueron malas las bases de su incio. Cuando Ally terminó con Víctor resaltó la falta de pasión en la cama (sacando a la luz una relación que él tuvo que resultó un torbellino en el sitio en cuestión), adujo que no hay una motivación o inspiración a tener un sexo más hot; por otro lado, carecían de temas de comunicación entre sí, primaban más lo silencios incómodos de esos que te hacen ver que no tienen nada en común de qué hablar... eso es terrible, es como salir con un autista... es insoportable... a un autista se le puede comprender en su estado, pero a un ser que se supone normal caiga en anomalías de estas por encima de los 30 y más por encima de sus 40 da a no notar que es un perfecto estúpido o estúpida... finalmente, señaló lo obvio, lo que se sabía desde el inicio: NO OLVIDABA A LARRY, ella había entendido, que se había ido sin decirle nada porque su cobardía pudo más que enfrentar la separación ante ella, lo cual no arrancaba de su corazón el amarlo aún pero la convencía de no volverlo a buscar.

Aunque la 5ta. temporada es alocada, tirada de los pelos y desesperada... por de más desordenada respecto a las anteriores; sigue dejando algún tema de análisis y cuestionamiento de la naturaleza humana, salvo las alucinaciones de Ally, las emociones humanas son recreadas de manera muy natural.

Ally es la típica mujer inconforme...

martes, 12 de octubre de 2010

Lo bueno es que ya vuelves...

No sé cómo pudiste estar sin mí tantos meses y yo con una semana ando torombola...¡horror!

Es difícil de explicar lo que siento ahora en tu ausencia y la ansiedad creada por tu regreso.

Soy nueva en estos menesteres, estamos aprendiendo a convivir y pensé que estábamos más acostumbrados a vivir separados... eso creí, hasta mi último viaje, realmente no quería irme, por primera vez te extrañé muchísimo y me moría por volver a tu lado, donde quieras que estuvieras.

Ahora, por primera vez me dejas y me dolió horrores, por primera vez te he extrañado mucho más, cosa curiosa, cosa aprendida...

Al fin nos hemos conectado y eso es muy bueno. Hemos aprendido. Seguimos aprendiendo.

sábado, 9 de octubre de 2010

Anoche...

Una pelea a la distancia no es grave... lo grave sería guardar rencor y estar siempre reprochando.

Desperté y encontré un mail cariñoso, tierno y bien mandado... era un atontería. Ya sabemos que cuando son consas serias, continuamos el tema para resolverlo y creo que eso es bueno; para lo demás, paciencia.

A veces siento que no tengo, me exasperan esas diferencias de ritmo y al mismo tiempo las valoro como un freno que necesito a mi acelerada y estresante existencia; lo bueno es que estás valorando el poco de velocidad que inyecto a tu ritmo porque ves que a veces es necesaria.

Avanzamos, poco a poco, así se construye algo sólido, poco a poco.

viernes, 8 de octubre de 2010

Ally Mcbeal y Larry Paul

Una de mis series favoritas desde que existió el cable fue Ally Mcbeal, fue la primera que se coló a través del zapping que hacía en busca de algún canal que me atrapara más allá de los locales que existían y a los que estaba costumbrada.

Cuando la encontré, me encantó su locura, manías y su obsesión por buscar la felicidad; y digo obsesión porque a pesar de lo triste que era su vida personal mantenía viva la esperanza de encontrar un buen amor que la acepte con sus alucinaciones, carácter y manías.

Billy, su primer gran amor, nunca me pareció el adecuado para ella... era muy normal, entendía el mundo de Ally pero no lo compartía.

Larry Paul, cuando apareció este personaje, mi hermana y yo deliramos, aún no sabíamos lo grande que llegaría a ser Robert Downey Jr. (quien interpreta a Larry Paul en la serie), si no hubiera sido un tipo con tendencia a la drogadicción muy fuerte e incontrolable, la serie habría tenido otro final.

Volviendo a Larry Paul, desde que apareció en la serie (4ta. temporada) fue la mejor parte de toooooooooooda la serie, he econtrado foros que opinan lo mismo; y es que Larry era tan complejo como Ally, compartía su mundo y lo apreciaba como una parte de ella que la hacía única y especial.

Larry era un personaje en sí mismo, no solo fue el complemento perfecto de Ally sino que, además, presentaba su propia historia, independiente, aún más complicada de lo que Ally esperaba como su media naranja.
 
Larry Paul representa al hombre perfecto pero demasiado complicado, alguien que se acopla a tu vida con facilidad, con buena e inagotable conversación, con hábitos caseros, asequible, permeable (aparentemente) porque llega a compartir hobbies como el cantar, bailar y jugar...

Larry Paul se convierte en un hombre fascinante, además de atractivo, inteligente... increíble.

Lo que desarma su ser es el haberse ido sin ninguna explicación, el que el hecho de que su intento de pedida de mano haya sido fallida por culpa del mesero, lo haya llenado o, tal vez, incrementado de dudas... o simplemente fue con ese hecho fortuito que, tontamente, cuestiona una buena relación... muy loco.

Larry pareció un tipo con una vida complicada que iba en busca del amor también, pero que en el camino sus miedos pudieron más.

Cuestionamiento: ¿Pueden más los miedos que la certeza de un buen amor?, o ¿será que no se tenía certeza de ese buen amor?, ¿qué le faltó para que se diera cuenta de que era bueno?

Continuación ante el comentario no comentado de El Drac :

Me siento identificada con Ally por todo lo anteriormente expuesto; peeeeeeeeero... también me he sentido identificada con Larry Paul ¿por qué? Porque es un ser autodestructivo, un ser inconforme (Ally también lo es, esto lo explicaré en otro post)... pero Larry cuestiona todo con lógica, basado en sus vivencias. Ally es más intuitiva y es de naturaleza femenina la inconformidad.

Larry Paul es un personaje lleno de vida, que se arriesgó varias veces, y que en esta oportunidad que pudiera ser la definitiva, él echa por tierra todo, solo por miedo, solo por sus dudas nacidas de un acontecimeinto fortuito que lo llevó a hacer un análisis exhaustivo de sus encuentros y desencuentros amorosos y desencadenó en terminar algo que apenas mutaba a una etapa mejor.

Mis cuestionamientos más que por el personaje van hacia mí, claro no en un ahora, afortunadamente, sino en un ayer, antes de que rectificara el camino... casi friego mi vida entera, estuve a punto de arruinar mi futuro... temo volver a caer en ello y confío en seguir luchando contra mí misma, si es posible, por seguir viva para él y vivir este amor que apenas empieza de nuevo.

jueves, 7 de octubre de 2010

Noches sin ti...

Vengo y te vas, cosa curiosa, la vida nos trae y devuelve... risa y llanto me da de este juego del destino porque lo mío dejó de ser un amor solo lleno de ilusiones, de sueños y de posibilidades. Lo mío ya es una realidad, tan tangible que por ratos debo detener el tiempo para disfrutar por segunda vez lo vivido. No sé si eso pueda entenderse.

Ahora que no estás, es ese segundo momento atemporal, ahora es que lo vivido lo vuelvo a revivir, me río de tus ocurrencias, de tus muecas, de tu inocencia de niño, ahora es qu disfruto tus engreimientos y tus mimos... supongo que el amor es así.

Las mujeres solemos ser tan complicadas que en busca del amor verdadero queremos una novela donde todo se hace difícil para encontralo y conseguirlo, cojudeces, mucha tele...

El amor no es fácil, yo lo compliqué... quiero pensar que Dios me ha dado esta oportunidad de rectificar mi camino y ver que aún me esperabas paciente y aún con todo tu amor intacto para mí, no creo merecerlo; pero cada día busco las maneras de hacerte feliz y los detalles cuentan, tú los cuentas... y los notas y esa es mi recompensa... que lo veas, que los sientas.

Ahora no estás, pero estás conmigo; ahora sé que ninguna distancia es lejos y que las complicaciones son inútiles cuando el destino, Dios o la vida ya tienen tu camino trazado.

Ahora te espero mejor que antes y de aquí a para siempre: con los brazos abiertos y con el corazón lleno de amor para ti.

viernes, 1 de octubre de 2010

Hay días que me siento más enamorada que otros... muy raro lo que me pasa.

Hay días que me siento más enamorada que otros, pero, afortunadamente, siempre enamorada. Hasta ahora voy bien. Y sí, es muy raro lo que me pasa porque llevé mucho tiempo confusa, aturdida, desesperanzada, melancólica, bastante extraviada en el lío de mis emociones revueltas y no identificables o distinguibles entre sí.

Estos días ando ensimismada en mi vida y sus días transcurridos, he adquirido nuevas rutinas y he roto con otras, tengo metas a corto, mediano y largo plazo, planes y sueños que quiero ver concretados en el correr del tiempo al lado de quien es mi esposo, con quien estoy atravesando el mejor momento de nuestra relación.

Estoy más decidida a caminar a su lado y de su mano, que vengan nuestros días con sus encuentros y desencuentros, con sus alegrías y tristezas, pero esta vez saber que estamos juntos para enfrentar o disfrutar lo que la vida nos ponga delante.


Dios, el destino o la vida se ha encargado de pone cada cosa en su lugar y el mío es donde él está, ahora lo sé, ahora lo he comprendido y, lo que es más, ahora lo creo y lo deseo.

Tratamos de que cada día sea lo que tenga que ser con su dosis de humor, de sopresa y agradecimiento.

Estoy en un momento feliz, tranquilo, apacible, suave; sin euforia visible, más que la de mi corazón saltando cada que lo veo o lo escucho hablar.

Confío en que la vida nos siga dando gratas sorpresas y Dios nos ayude a pasar las pruebas que tenga a bien poner en nuestro camino.