jueves, 26 de junio de 2008

Parodia literaria de la vida... (una aclaración, solo por si acaso)

Para los que no saben lo que significa PARODIA, aquí va, según la RAE (Real Academia de la Lengua Española) Significa: IMITACIÓN BURLESCA... y LITERARIA viene de LITERATURA (soy profesora de Lengua castellana y Literatura) que según la RAE es el ARTE QUE EMPLEA COMO MEDIO DE EXPRESIÓN UNA LENGUA (en mi caso la castellana)... ¿por qué ando tan didáctica? Porque hay gente ignorante que asumen que un blog tiene que ser, necesariamente, autobiográfico (Vida de una persona escrita por ella misma, según la RAE). No negaré que hay eventos o situaciones de mi propia vida que parodio literariamente; pero otras entradas obedecen a comentarios, historias, "chismes", cuentos, conversaciones con la gente que me rodea... y de todas ellas creo un comentario, una historia, una PARODIA LITERARIA.

Debo agradecer a los muy bien entendidos en la materia, de quienes recibo críticas constructivas, duras y utiles para mejorar mi estilo literario y como GENTE INTELIGENTE se ocupan del cómo escribo, del uso de la palabra, de la temática y no de hurgar si lo escrito es estrictamente biográfico...

Bueno espero que esta aclaración trascienda. Esta entrada si se ciñe a mi realidad. ACLARAR EL CONTENIDO DE MI BLOG. Para los que necesitan más aclaraciones por falta de neuronas o necesitan estímulos académicos para entender, lo antes y después de esta entrada es estrictamente literario o sea verosímil (Que tiene apariencia de verdadero, según la RAE también) y eso es LITERATURA; y les pido no volver a entrar y basándose en esto crearme situaciones malintencionadas, y sí lo hacen que aprendan y les sea últil como estímulo académico que necesitan para activar esas neuronas muertas.

lunes, 23 de junio de 2008

Otros niños como yo: colegio y juegos

Para mí el inicio de todo me causa temor, la primera vez en todo es complejo; más por enfrentarse a lo desconocido que por el hecho en sí.

No recuerdo cuál fue mi primera palabra, ni delante de quién la dije... no sé quien tomó mi mano cuando empecé a caminar, si mi mami o mi papi, estoy segura que uno estaba conmigo y que el otro miraba, me lo imagino siempre así... ¿por qué? no sé, pero me parece una linda fijación.

Desde que tengo uso de razón, sé que mi mami trabaja así que es por ello que no participó mucho de mi vida escolar como otras madres; lo bueno es que, a pesar de su ausencia en las actividades, no crecí traumada ni sumida en una depresión producto del supuesto "abandono" de su parte. Esto se debió porque mi madre siempre me decía que se iba a trabajar, llegaba a la hora que prometía llegar, tenía una abrazo protector y un beso amoroso que me daban testimonio de su inmenso amor por mí. Nunca me sentí abandonada, aunque en el colegio nunca faltó una antipática que me molestara por la ausencia de mi madre, diciéndome que ella no me quería o que no le importaba... pero yo siempre tuve presente la calidad de tiempo de mi adorada madre hacia mí. Mi infancia, a pesar de las muchas antipáticas, fue linda.

Crecí en un barrio chalaco (Callao - Perú), Lincol 172, Bellavista - Callao... salía a jugar con muchos niños de mi edad; mi infancia fue sana y hermosa en ese sentido, crecí rodeada de otros niños como yo, y es lo máximo cuando hay 20 "mocosos" corriendo detrás de una pelota para jugar a "Mata - gente", "Los 7 pecados", "Kiwi" y otros para los que la pelota es un elemeto vital...

Recordar ello, me hace sentir nostalgia porque como todos siento la necesidad de volver a mi infancia, el gusto de perder el sentido de la responsabilidad y el deseo de olvidar las complicaciones que la vida adulta trae consigo.

sábado, 21 de junio de 2008

Catarsis del alma

Siempre necesitamos sacar de nuestro interior lo que sentimos, pensamos, deseamos, soñamos o imaginamos... bueno o malo... simplemente exponerlos como una mera necesidad de compartir o por un oculto deseo narcisista que se quiere satisfacer... por lo que sea, encontramos justificación para explorar en nosotros y descubrir un talento que nos haga posible la manifestación de aquello que deseamos transmitir.



Confío en que el talento que existe en mí sea el de escribir, toda la vida lo he hecho, solo que esto es algo diferente... veamos que tal me va... confío en que la crítica me ayudará...