miércoles, 31 de agosto de 2011

Necesito una señal...

Solo necesito una señal de que todo irá bien para que mis noches dejen de estar en vela, para que no pelee más con él por cojudecillas, para suponer que el tiempo no se nos va.

Solo necesito una señal para seguir adelante con esa loca empresa que más parece una lucha contra la naturaleza o contra Dios más que un deseo al soplar mi velita o al ver pasar una estrella fugaz.

Solo necesito una señal para saber que vamos por buen camino, que estamos avanzando, que tenemos una oportunidad.

Solo necesito una señal para suponer que tenemos una misión, que Dios nos ha mirado solo que ha tardado un poco... hay que entender sus muchas ocupaciones y preocupaciones.

Solo necesito una señal para saber que esta vida que vivo valdrá la pena seguirla viviendo pues habrá un gran propósito, un maravilloso reto, un sueño por alcanzar.

Solo necesito una señal.

lunes, 22 de agosto de 2011

La vida en el otro lado

Recuerdo claramente el día que pisé este país, EE.UU., sufrí lo que muchos conocen como "shock" cultural: oír otro idioma, tener que comunicarte en ese otro idioma (el cual de adolescente adoraba), escuchar otro tipo de música, todo lejos, necesitar del carro para ir a la tienda... Otro mundo, no solo otro país... Me regresé a los 18 días... Fue horrible, quería morir... Sentí que había fracasado... Que todo se había ido a la M... Volví a Perú y me enrolé a mi trabajo, a mis amigos y a las cosas que me eran conocidas pero me faltaba algo: mi amor, mi compañero, mi esposo... En medio de mi locura, supuse (tontamente por cierto) que encontraría el amor en donde me sentía cómoda, con todo lo que me era conocido... Error, ERROR... ERROR DE ERRORES... BIG MISTAKE... Si hasta antes de conocer a mi esposito no había encontrado alguien que valiera la pena,¿Qué me hacía pensar que ahora ello ocurriría? Estaba loca, desquiciada... ESTUPIDIZADA... Sin embargo en ese entonces traté de convencerme de ello.

Al extrañar mucho, mucho, mucho a mi esposo, volví a USA por casi 4 meses y no soporté estar sin trabajar, sin estudiar, con todo lejos y siempre encerrada... Me sentía inútil... Me regresé otra vez a Perú y esta vez por un año... Error... Pasé a concretar la mayor estupidez de mi vida en ese periodo y al mismo tiempo obtuve el mayor aprendizaje y la muestra más clara de que tenía alguien demasiado bueno y valioso en mi vida como para darme el LUJO DE PERDERLO... Comprobé que tenía un imán poderoso para seres estúpidos y egoístas, además de ególatras y sin corazón, que yo era una inmadura que le gustaba sufrir como una estúpida por personas y cosas que no valían la pena, que pensaba que el amor solo implicaba sufrimiento y maltrato, y no la paz y la tranquilidad que ya mi esposo mi daba y ofrecía... Comprobé que Dios me ama, al darme la oportunidad de descubrir eso a tiempo, lo suficiente como para no perder a mi verdadero compañero y amor en la vida... Y todos los días, desde que decimos retomar nuestra relación, nos decimos y demostramos que nos amamos y no hay día que no sienta esa emoción en el cuerpo cuando lo beso y lo miro a los ojos, y no hay día que no lo mime y cuide, y no hay día en que no me sienta segura, tranquila y feliz a su lado.

Tenemos mucho ahora, mucho más que hace cinco años y comprobé algo, algo que alguien trató de negarme (lo curioso es que le haya dado credibilidad en ello a alguien que no sabe lo que es el amor) comprobé que EL AMOR CUANDO ES VERDADERO SIEMPRE PUEDE RENACER, EL AMOR CUANDO ES DE VERDAD, JAMÁS MUERE... Podrá parecer que murió, pero si es de verdad... Renace y mucho más fuerte que antes... ESTO LO VIVÍ Y POR ESO LO SÉ... Eso lo vivo y por eso lo reafirmo día a día como una verdad tangible, real, auténtica... El amor existe y cuando es de verdad, todo lo supera, todo lo soporta, todo lo vence... Vivo, gracias a Dios, el amor con tanta seguridad y certeza que ya dejé mi vida en Lima con la seguridad de que al lado de mi amor todo irá mejor y que adelante, que venga lo que venga, juntos podremos con todo... Ahora vivo en USA a otro ritmo, con otras metas, sonriendo, sin inseguridades, con certezas... Sin angustias, con esperanzas... Sin llanto ni dolor, con sonrisas y alegría... Sin miedo, con fe... Pero sobre todo con mucho amor...

viernes, 19 de agosto de 2011

Quiénes son mis amig@s

No vale con decir a alguien eres mi amig@ o que ese alguien se adjudique a sí mism@ el título de amig@. Tengo la dicha de haber encontrado gente amiga en el camino de mi vida: en los trabajos, en los lugares donde estudié (menos en el ICPNA), en los lugares que he visitado. Lo curioso ha sido que varios se disipan en el camino, otros se pierden y otros dicen "Hasta luego"...

Estoy agradecida a Dios y a la vida de contar con los mejores amigos del mundo que pueden existir, de ellos que sin engreimientos pueden estar en los peores momentos de mi vida sin invitación o tal vez no en los mejores, sin resentimientos; de aquellos que al dejar de vernos o hablarnos por días, meses o años no sea un problema y que al estar nuevamente frente a frente son capaces de conversar como si nos hubiéramos visto ayer... esto es fantástico, al menos para mí, porque cada uno acepta y es consciente que cada quien tiene una vida (con sus altas y bajas) con trabajo, estrés y demás; y que entienden que el tiempo de una no necesariamente coincide con el tiempo del otro para verse o hablar, etc... pues así es la vida.

A Dios agradezco el jamás haberme sentido abandonada por mis amig@s y porque ellos han sabido, de alguna forma, que soy su amiga de verdad. La reciprocidad se da simplemente así: De manera natural y sin exigencias.

Mi mejor amiga de la vida entera: Ericka, en medio de ser profesora de primaria, esposa y madre de una hermosa nena bastante absorbente, se toma la molestia de mandarme mensajes a mi cel en Perú y USA solo para saber cómo estoy y hacerme saber cómo está; entiende cuándo estoy mal y no quiero hablar con nadie y jamás se resiente si no le devuelvo la llamada (entiende que puedo no tener saldo, que es el 99% de las veces o que ando de muy malas como para hablarle); mis amigas Flor y Maribel (esposas, trabajadoras, madres -una de 3 y otra de 2- y encima mis amigas...) se inventan tiempos para verme cada que ando en Lima, procuran que no vaya lejos, no fuman, no toman y entienden mis dietas sin remilgos, sin presiones ni jodas... son capaces de cenar con sus hijos, hacerlos dormir y luego de todo el día agotador llamarme y decirme: "Nos vemos hoy"... sí, no preguntan... es reunión obligatoria de las mosqueteras. Hemos estado en los peores momentos de las tres, hemos llorado, hemos reído, nos conocemos secretos y sin duda nos haremos viejas juntas. Maribel podrá estar en Cajamarca, Flor en Lima y yo en USA pero en medio del trabajo jodido que tienen siempre una nota personal o un mail catártico para compartir, siempre UNA RESPUESTA, siempre... eso sí, nada al aire... siempre UNA RESPUESTA: tiempo máximo de espera 5 días... ¿se entiende? Claro que se entiende... siempre llega la respuesta... eso se sabe de tantos años de amistad.

Edgar, mi mejor viejo amigo que no es lo mismo que decir "mi viejo mejor amigo"; lo conocí en el Museo de Arte de Lima... le conocí amores y desamores, y sin querer queriendo él a mí también... nos vemos a morir y dejamos de vernos,a veces por años (0 llamadas, 0 mails); sin embargo sabemos que podemos contar el uno con el otro, con él 5 minutos en el chat son suficientes para ponernos al día... en persona: implica 3 piscos sours o una jarra de sangría, una cena y hooooooooooooooooooooras de coversación... o... un café, un sandwich y hooooooooooooooooooooras de conversación... siempre es lindo verlo... hablamos de todo: la vida, la música, lo suyo, lo mío... es genial contar con la perspectiva masculina.

Susy, mi melancólica y queridísima amiga, la única que no entendió que a veces en depresión soy de las que busca soledad absoluta... y ahora me las cobra con la misma... solo que yo sí la entiendo. Vive en USA, en el mismo estado donde estoy, a 30 minutos sin tráfico y freeway... pero su horrible  y explotador horario de trabajo nos impide vernos... sin embargo la llamo y pasarán semanas o meses pero me llama... y sabe que la quiero mucho...

Liz, mi linda, alegre y coquetíiiiiiiiiiiiiiiiiiiisima amiga, tiene chambas por doquier ha crecido laboral y económicamente... disfruta de la vida como loca siendo tan recatada: viaja, come y bebe bien... o sea de lo bueno... disfruta la vida como debe hacerlo alguien que trabaja muy duro como ella... felicito ello. Mensajitos por facebook, no mails... no hay tiempos... Llego a Lima: alguno que otro almuerzo y mucha charla....

Lis, otra preciosa persona, la más joven de mis adquisiciones amistosas: profesora de UPC, sacando su título de docente, haciendo una tesis, con novio y amigos miles... sin embargo en su apretadíiiiiiiiiiiiisima agenda se asoma cerca de mi casa (viviendo en San Borja) saliendo de algún sitio cercano y zas... quedemos tal miércoles a eso de las 9:30 pm en un Café de Plaza San Miguel... el día pudo haber sido mierda pero con un buen café, con ella y su buena onda se arregló.

Genoveva, psicóloga, profesora con un bello hijo al que debe dedicarse a tiempo completo... siempre tiene unas líneas en el facebook o a mi hotmail, una llamada y al día...

Janet, mi loca amiga, nuestra amistad empezó de manera poco usual, pero a través de los años se ha fortalecido... siempre un comentario, un mail y llamadas... de hecho es con quien más hablo por fono...

Javier, mi amigo que vive en España, que justo se conecta más conmigo cuando ando en USA... es maravilloso, oportuno, gentil y un gran motivador...

Existen otras amistades queridas con las que he perdido el contacto, pero estas que menciono son las que siento más cuanto estoy lejos como ahora. Mis amistades con poco o ningún contacto real o virtual siguen siendo considerados mis amigos a pesar de la ausencia.