miércoles, 27 de abril de 2011

Enamorada por dos días...

¿Es posible esto?, por otro lado, ¿es posible tener o sentir una atracción por años? Ojo, ATRACCIÓN, el amor es otra cosa.

Eso de estar enamorada por dos días, no lo creo posible. Considero que mis dos preguntas encajan bien cuando me refiero a la atracción, el amor es otra cosa.

Entonces, ¿es posible que la atracción dure dos días o años? Sí, pero depende del "feedback", es decir de la respuesta del "contrincante". Si la respuesta es negativa, rochosamente choteante, caballero no más, media vuelta: marchen. Irse a otro lado, migrar, quitarse, desaparecer es lo mejor, lo óptimo, lo más sano. Porque de no hacerse puedes volverte una loca o enferma como es común que llamen a las mujeres que suplican por migajas de "cariño", migajas de "CARIÑO", ¿cariño? Disculpen, ¿esto es posible?, otra pregunta, sí, ¿es posible que alguien que realmente nos quiera nos dé migajas de cariño? Pucha, esta filosofía del desamor es bastante confusa y muy cansada. Sin embargo, existe, y hay mujeres que se conforman o que incluso lo buscan, en fin. Tema de otro post.

Lo cierto es que la atracción cuando el "feedback" es positivo puede duran años, sí, hasta que se consuma y puuuuuuuf, muere; o por decepción de lo "alcanzado" (encamamiento furtivo, choque y fuga o como deseen llamarlo), o porque surge el choteo nada elegante pero sí bastante rochoso de cualquiera de las partes.

Nadie que diga estar enamorado lo está SOLO por dos días, eso no existe; y la atracción muere, tarde o temprano; cuando es solo eso, siempre muere, tarde o temprano: O el pedante mezquino se harta de las súplicas o la tonta despierta de su patética realidad. En ambos casos, hay que dar gracias a Dios de no terminar la vida al lado de ese ser solo por placer y no por amor.

viernes, 22 de abril de 2011

La confesión...

En Semana Santa, procuró estar en casa y reflexionar o simplemente vagar en la comodidad que me ofrece MI CAMA y MI DORMITORIO, claro, además de contar con Internet y cable como que la vagancia se torna algo placentera pero sobre todo seductora, al menos para mí, que eso de los ratos de ocio me los tomo tan o más en serio que mis periodos laborales.

Pero volviendo al punto, en Semana Santa aquí, en la Lima - Perú me puedo dar ese lujo porque aquí es feriado, en USA son días comunes y corrientes. Eso de pertenecer al mundo católico en nuestro país ha retribuido en días religiosos de "sano esparcimiento". Sin embargo y ya dejando de lado la anécdota debo decir que además de mi lado solitario y relajado, cada vez que estoy en Lima busco refugio en Dios y voy a misa los domingos muy temprano y participo de los rituales en la medida que me sienta bien conmigo misma en hacerlo.

Como parte de las celebraciones por Semana Santa, el lunes hubo la misa del perdón gratuito, y como decía yo, colocan bolsas para que la gente deposite su papelito con sendos pecaditos o pecadotes, los cuales son arrojados e incinerados y a la culminación de tal acto se dan por perdonados y tu alma vuelve a ser limpia hasta que a los 5 minutos un imprudente peatón se cruce y le mentes la madre, o tu esposa te pida dinero para los gastos de la casa y le recrimines o saliendo de misa te encuentres con la querida, u otros cosas que ya te hicieron nuevamente salir del redil y ser la oveja negra que tratará de buscar siempre el camino de retorno al pastor amado.

La otra situación y que también forma parte de la misa del perdón es que por ese día hay un montón de curas en los confesionarios quienes a la vez confiesan a cientos de feligreses culposos (como yo) que no ven bien merecido el escribir sus pecaditos y ya... queremos y estamos convencidos que merecemos una buena penitencia por las sivergüenzuras cometidas y por los daños a terceros ocasionados por la locura, ímpetu o desenfreno propio del abandono no solo de la vida espiritual porque en realidad va más allá de eso, es, creo yo, el abandono de sí mismo, de no quererse lo suficiente para negarse a caer en la TENTACIÓN o TENTACIONES. Es muy fácil decir "la carne es débil" y más suponer que el perdón llegará porque Dios es todo amor o porque nadie me vio o nunca me descubrirán.

Lo cierto es que uno puede escapar de todos menos de uno mismo y, claro, de Dios, siempre y cuando asumimos que él está en todas partes y todo lo ve. Uno no puede escapar de la culpa, de la angustia, de saber que ha traicionado o que ha dañado algo bueno o a alguien bueno en su arrebato desmedido y sin meditación. Nada justifica, terminas analizándolo profundamente, nada justifica la traición no solo a otro sino a sí mismo; sí, porque eso terminamos haciendo traicionándonos a nosotros mismos a nuestras creencias, a nuestros valores, a lo que queremos y a lo que verdaderamente importa en nuestras vidas.

Terminé por convencerme de que debía enfrentarme a mí misma ante un cura y lo hice, luego de casi 5 años sin confesarme, fui, esperé, hablé, saqué toooooooooooooooooodo lo que aún me agobiaba, no porque viviera el "pecado" aún, sino porque a pesar de todo lo feo que sé que hice, atravieso un momento de mi vida que no creía merecer y que vivía cada día con alegría y cierta nubosidad culposa que quería eliminar y que ahora logré despejar. Me enfrenté a mí misma y ahora me siento mejor con Dios y conmigo misma y creo que eso es lo mejor que me ha podido pasar hasta ahora.

Agradezco a Dios su infinita bondad y las formas tan maravillosas de hacerme saber que está conmigo cada día.

lunes, 18 de abril de 2011

Al que no se presenta...

Cosa curiosa cuando una amiga me comenta: "Estoy con alguien, me gusta, me atrae, la pasamos bien pero no lo he llevado a la casa, no se los presento a mis padres... es que, honestamente, no me veo con él en el futuro. Además, por él, no he sido capaz de ser totalmente yo y compartir mis cosas, es decir, no lo tomo en cuenta ni le consulto nada."

Comentario: "No es pues. ¿Por qué te preocupas? Una experimenta algún cambio de conducta, en primera, inspirada o motivada por el amor, porque funcione y sin presión o reclamo de la otra parte, sino por un deseo personal. Simplemente, si no se experimenta esto, no es él."

Amiga: "Pues no. Además, me llega, me subestima, no me motiva, siento que me cree incapaz de crecer".

Yo, en mi pensamiento: "Cojuda, ¿será por toooooooooooodo eso que crees que no te ves en un futuro con él?" Solo lo pienso, no lo he dicho.

Lo cierto es que las mujeres, en el fondo y no tan en el fondo, saben quién es para sí. Que nos hagamos las idiotas es otra cosa. Lo peligroso está cuando la idiotez extrema te lleva a casarte con el inadecuado o a tener hijos con él.

Las mujeres tenemos una voz interna que al confundirse con la de la mamá se convierte en un obstáculo al cual vencer por ese chip incorporado de negarse a aceptar los consejos de la que nos dio la vida. Esa rebeldía, tonta y vana, que nos arrastra a cometer errores con nuestras propias vidas al punto de estancarnos en relaciones absurdas, sin sentido, con heridas y mucho dolor.

Es verdad, las madres deberían dejarnos escuchar esa voz interna, tal vez si ellas tuviesen más confianza en nuestras decisiones, nuestras vidas no serían un caos y la relación con ellas serían menos conflictiva.

Pero, volviendo al tema, aquel al que no se presenta, es aquel al que no se ama, con el que jamás formaremos un hogar ni será el padre de nuestros hijos (esto incluye extra protección en el "acto" para asegurarse). Sin embargo, y para satisfacción del pensamiento moderno de las mujeres de ahora es válido aplicar: "Disfruta del hombre inadecuado mientras llega el indicado".

viernes, 15 de abril de 2011

Las heridas

Las heridas se clasifican en superficiales y profundas, claro, cuando se tratan de aquellas que te haces o se presentan en tu cuerpo como producto de algún accidente.

Las superficiales requieren aseptil rojo, sulfa y curita protectora. Pasan días y se va.

Las profundas requieren puntos, tiempos más largos de espera, nunca se van porque quedan cicatrices, claro, dirás: Hay cirugía... pero tú sabes que están ahí.

Con las heridas del alma, pasa lo mismo. Cuando herimos a alguien de manera superficial, las heridas sanan, en poco tiempo, con algo de tolerancia, amistad y comprensión; pero cuando hay profundidad de por medio, cuando se hirió, con intención o no, en lo hondo del ser del otro... eso trae consecuencias nefastas: rencor, dolor, llanto, pérdida.

Los amigos, los amores se pierden así, generalmente es por un cúmulo de heridas profundas, graves; las superficiales, pasan.

Me dirás, ¿cúmulos de heridas profundas?, ¿no basta con una? Pues no, no basta con una. Con una sola, el sentimiento amoroso o de amistad desmedida e incondicional juega un papel de vendaje, pero no de la herida, sino de los ojos, de la mente, del corazón; que transforma a la herida profunda en superficial, y la deja pasar, y sin darse cuenta termina pasando varias, claro, esto sin darse cuenta que al final de un tiempo observa su corazón lleno de cicatrices, todas con el nombre de esa persona a la que llamaste tu amiga o amor.

Debemos tener cuidado con herir o con perdonar sin reflexionar a la luz de un pensamiento lógico - racional. Sobre todo si es alguien al que de verdad queremos o llamamos amig@ o amor.

jueves, 7 de abril de 2011

Una oportunidad

Cada persona busca una segunda oportunidad en la vida, ya sea para reivindicarse porque en una primera la fregó y quiere arreglar las cosas o porque no resultaron las cosas como esperaba.

Yo solo pido una oportunidad respecto a algo que no he tenido la chance de vivir, respecto a algo que no he tenido y deseo tener.

He hecho de todo y cuanto he hecho no ha sido suficiente, me frustra, me molesta y, a veces, me acompleja hasta hacerme llorar.

Quiero pensar que Dios tiene un plan para mí y que sus tiempos serán los correctos y que solo en ese instante que Él alcance a verme, se dará cuenta que soy buena para el empleo y decida darme ese precioso trabajo.

Solo pido una oportunidad, una para alcanzar la paz, una para crecer, una que se convertirá en mi misión de vida, una que incrementará mi dicha y que sabré aprovechar.

Solo una oportunidad.