Lo bueno es que ya vuelves...

No sé cómo pudiste estar sin mí tantos meses y yo con una semana ando torombola...¡horror!

Es difícil de explicar lo que siento ahora en tu ausencia y la ansiedad creada por tu regreso.

Soy nueva en estos menesteres, estamos aprendiendo a convivir y pensé que estábamos más acostumbrados a vivir separados... eso creí, hasta mi último viaje, realmente no quería irme, por primera vez te extrañé muchísimo y me moría por volver a tu lado, donde quieras que estuvieras.

Ahora, por primera vez me dejas y me dolió horrores, por primera vez te he extrañado mucho más, cosa curiosa, cosa aprendida...

Al fin nos hemos conectado y eso es muy bueno. Hemos aprendido. Seguimos aprendiendo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Quiero que seas siempre mi amigo, mi compañero, mi amante, mi esposo, mi todo.

Ally Mcbeal y Larry Paul

La odisea de sacar mi brevete