jueves, 7 de octubre de 2010

Noches sin ti...

Vengo y te vas, cosa curiosa, la vida nos trae y devuelve... risa y llanto me da de este juego del destino porque lo mío dejó de ser un amor solo lleno de ilusiones, de sueños y de posibilidades. Lo mío ya es una realidad, tan tangible que por ratos debo detener el tiempo para disfrutar por segunda vez lo vivido. No sé si eso pueda entenderse.

Ahora que no estás, es ese segundo momento atemporal, ahora es que lo vivido lo vuelvo a revivir, me río de tus ocurrencias, de tus muecas, de tu inocencia de niño, ahora es qu disfruto tus engreimientos y tus mimos... supongo que el amor es así.

Las mujeres solemos ser tan complicadas que en busca del amor verdadero queremos una novela donde todo se hace difícil para encontralo y conseguirlo, cojudeces, mucha tele...

El amor no es fácil, yo lo compliqué... quiero pensar que Dios me ha dado esta oportunidad de rectificar mi camino y ver que aún me esperabas paciente y aún con todo tu amor intacto para mí, no creo merecerlo; pero cada día busco las maneras de hacerte feliz y los detalles cuentan, tú los cuentas... y los notas y esa es mi recompensa... que lo veas, que los sientas.

Ahora no estás, pero estás conmigo; ahora sé que ninguna distancia es lejos y que las complicaciones son inútiles cuando el destino, Dios o la vida ya tienen tu camino trazado.

Ahora te espero mejor que antes y de aquí a para siempre: con los brazos abiertos y con el corazón lleno de amor para ti.

No hay comentarios: