jueves, 21 de julio de 2011

El amor y el sexo

Para las mujeres, no sé si para todas, pero al menos para las que conozco en la actualidad, el amor y el sexo guardan una relación estrecha que implica que sin amor no hay forma de pensar en sexo o de practicarlo. Una que otra para afirmar esto se ha basado en su propia experiencia, es decir, no lo dicen por mera cucufatería barata sino porque realmente han sentido feo, muy feo cuando el sexo sin amor acabó. No quedó nada, solo un inmenso vacío; y para sentir vacío mejor sola sin sexo. Conclusión que pueda sonar nefasta pero que es necesaria si se quiere sobrevivir.

Es sabido que cada quien es dueño de sus actos, tanto de lo que hace como lo que deja de hacer, es por ello que se hace complicado, en varias ocasiones, tomar decisiones. A veces eres demasiado reflexiva, metódica y cuestionadora que te es difícil decidir si lanzarte o no al vacío de una relación basada en la mera atracción sexual. Es en esos momentos en que deseas ser una adolescente "despercudida" de tanta "vaina" de la adultez que aún ahora te sigues preguntando ¿y cómo habría sido?... jajajajaja... ya la pregunta a estas alturas más resulta ser un asunto de burla o vacilón, no va en serio ese cuestionamiento, casi es como preguntarte solo porque no has tenido nada que hacer en el día; no hay en el fondo ningún tipo de arrepentimiento o duda de la decisión tomada. Sin embargo, si te tomaste en serio eso de echarte una "canita al aire" y sentirte una adolescente y probar el sexo sin amor, al menos por una vez; o probar tener amor con alguien que te atrae sexualmente... te la juegas. Para mí modo de pensar, en cierto momentos de la vida, esas "canas" solo sirven como actos para "ganar experiencia", no en la cama precisamente (porque la experiencia puede resultar absolutamente nefasta) sino para ganar experiencia de vida, aprendizaje vivencial.

El aprendizaje de las cosas, que en teoría se saben negativas, es riesgoso porque puedes resultar herida, y esto es algo que nadie calcula para nada. Si te atreviste a tener sexo sin amor, y aprendiste, no se repetirá por nada en el mundo; y si aprendiste, lo disfrutarás como algo más en la vida en la que para nada verás involucrado a tu corazón y te permitirá llevar una vida sana, sobre todo mentalmente; como dirían algunas amigas: "Te comportarás con un hombre" (cosa muy mal vista en el mundo masculino, no sé si es pura mentalidad machista o porque no toleran la competencia en el arte del sexo sin amor). Si, por otro lado te atreviste a tener "algo" con quien te sientes atraída sexualmente; puede ser sumamente jodido pues si ya sientes alguna conexión sentimental o emocional y el otro no, sufrirás sin duda alguna; pero será temporal (afortunadamente). Este tipo de vínculos, llegan a salir a la superficie, a donde de verdad pertenecen, y no serán una marca en la vida de nadie: el sexo (así sea el peor o el mejor del mundo) no marcan a nadie; el amor, sí.

La atracción sexual solo sirve para una cosa: tener sexo; luego de eso te la juegas, difícil es que se llegue lejos con un tipo de relación basada en esa "tensión" existente. Salvo que tengan más cosas en común que el sexo, pero no porque implicaría una sesión sexual previa a cualquier cosa hasta para hablar. Esto es, sino llegan a tener sexo primero que nada: imposible un cambio de ideas o comentarios, ver una película, salir a cenar o pasear, compartir con otras personas. Sin sexo previo ambos serían unos autistas (con perdón del término utilizado) en el mismo espacio, cada quien en su mundo: él jugando en su celular, viendo tele o en la computadora (solo con los electrónicos encuentras conexión porque no preguntan ni conversan); y tú tratando de entablar comunicación con "Marte", aburrida, pensando en que sería lindo si...: saliera, pasearan, hablaran...

No recuerdo bien la pieza (obra teatral, libro o novela) que decía: Que es mejor enamorarse de alguien con quien puedas conversar porque cuando el sexo se acabe (cuando ya no se practique ya sea porque no quieran, estén cansados, enfermos o viejos) eso les quedará: conversar; y, sin duda, esta será la conexión que queda, la más importante y la que vale.

PD No niego que el sexo es rico, por si acaso, pero siempre es mejor hacerlo con quien amas y con quien tengas más que una conexión en la cama porque cada acto que compartan, incluso (obviamente) el sexual, estará cargado del amor que se tienen.







2 comentarios:

Anónimo dijo...

muy bonito y cierto te ha pasado a ti?

Dally dijo...

Si y aprendi a valorar el verdadero amor y al tipo de hombre que quiero para mi.