viernes, 5 de julio de 2013

Feliz cumpleaños a mí...

No tuve tiempo de escribir algún post cumpleañero, la pasé genial: estuve con el amor de mi vida todo el día (eso es lo mejor de todo), recibí mensajes a mi cel (whatsapp y mensaje de texto), llamadas (incluyendo mis papitos), mensajes de correo, mensajes en mi muro de facebook... sumamente agradecida por tanto cariño, Dios es generoso conmigo, no me puedo quejar, la gente que me tiene alguna consideración, estima o cariño me hizo llegar más de una línea de su precioso tiempo en su teclado.

Ando resolviendo y cumpliendo mis propósitos de año y me da gusto verme cómo voy resolviendo mi vida.

En lo que va del año y de los dos anteriores a este, venía sufriendo de una depre terrible porque las cosas se hicieron difíciles en uno de los aspectos expectantes de mi vida,debo indicar que le estoy dando "trámite" a ese asunto y, poco a poco, simplemente "lo estoy dejando ir" y eso es lo único que me he dado cuenta que puedo hacer, simplemente dejarlo ir. Dejar ir sentimientos es muy difícil porque una deja de ser un poquito, se transforma, aprende y mejora, no necesariamente se hace mejor persona, pero siempre trata de ser mejor y sentirse mejor, de mantenerse viva y de intentar sin cesar de ser feliz a toda costa y contra todo. Si para lograrlo se tiene que deshacer de personas que provocan sentimientos negativos que desgastan o te hacen perder tiempo, tratando y tratando, pues ni modo... la vida es así: No podemos retener todo y fingir que las cosas están bien cuando no lo están; uno no puede NI DEBE FINGIR, uno debe ser transparente con sus sentimientos, pensamientos y creencias; lo que no encaja, fuera, y es lo mejor... todo lo demás estorba, fastidia, descompone.

He aprendido que no todas las familias son como la mía, y no lo digo porque la mía sea la mejor, lo digo porque a pesar de nuestros errores, de nuestros problemas, de nuestras diferencias; siempre lo intentamos, siempre intentamos seguir juntos, unidos, pegados... y eso se hace con la familia: siempre se sigue perdonando e intentando, esto es lo que creo yo, y seguiré fiel a mi creencia.

He asentado la idea de que tengo una familia, de a dos (espero que por ahora) pero una familia: nos amamos y nos protegemos siempre, agradezco a Dios porque hemos aprendido a ser una pareja, hemos aprendido a ser esposos, hemos aprendido a ser una familia... es lo máximo.

He aprendido que el amor, la querencia, los lazos no se fuerzan... duele, duele mucho dejar ir, que no exista o no se comprenda el concepto de familia, de amor, de querencia, de lazos que tengo... por lo tanto: dejar ir... aún duele porque no se puede arrancar como curita, así de rápido... he llorado y sigo llorando, pero ya pasará.

He aprendido y corroborado que uno propone y planifica pero Dios dispone, y sus tiempos, aunque joda, no son los nuestros...¡caballero nomás! Llevo cuatro fracasos en un plan y lo llevo como puedo... no fue fácil al principio, no es fácil todavía.... pero ahí vamos... nada gano con reproches, con deprimirme más, con fastidiar mi relación con Dios, que es mi único consuelo... ando autoanimándome, autoterapiándome, autotodo... y es lo mejor que puedo hacer por mí. Y sí, agradezco a Dios, tener una madre como mi madre que cuando llevo días sin llamarle, compra su tarjetita y me llama; tener un padre, maravilloso, que habla por skype conmigo, que me escribe mails y me manda mensajes de texto al celular; primos y primas con quienes me escribo o chateo o hablamos y siempre están ahí para mí; amigos increíbles que saben utilizar muy bien el whatsapp y el chat... que están cuando los necesito y me hacen saber cuando me necesitan... es lindo que mis exalumnos me sigan teniendo en cuenta ya no solo como su profesora consejera sino como una amiga, en verdad, es maravilloso seguir siendo querida, necesitada y requerida... y tengo un hombre maravilloso que me quiere a pesar de todo, incluso a pesar mío... eso es lindo. No me gusta sentirme sola, no lo busco, no lo quiero y, simplemente, no lo estoy... Se siente muy bien, saber que si algún día me voy, habrá gente que sienta mi ausencia, habrá a quienes les haré falta, dejaré algún vacío... por un rato, pero es suficiente. No quisiera que me lloren eternamente, por un  rato es suficiente...

Es linda la vida cuando te propones vivirla bien, sin hacer daño a nadie, quitando lo malo (y a las malas personas que, habrá que admitirlo no aportan nada o lo que aportan es solo amargura, tensión, stress, fastidio a nuestra vida); es sano buscar estar "limpia": la vida es de uno y nadie la vive por nosotros por lo tanto hay que hacer lo mejor por esa única vida que tenemos, hay que protegerla, hay que cuidarla, hay que hacer que sea mejor cada día; y sí, para ello hay que dejar el orgullo, la vanidad, la pequeñas venganzas o devoluciones: siempre hay que ser mejor que aquel que no nos desea el bien, darle nuestra sonrisa, desearle lo mejor (aunque piense que es hipocresía, es lo que esa persona desea pensar, pues que lo piense, no podemos pedirle que piense o sienta como uno...¡Caballero nomás!); si piensa que nos humillamos por ello ante ellos, que lo crea... finalmente estamos tratando ser mejor por nosotros mismos y para Dios, finalmente Él es el único que juzgará nuestros actos y hay que portarse bien, lo mejor que se pueda, todos aprendemos de nuestros errores y, si hay gente que no, no debe ser nuestro problema, no debemos tratar de enseñarle, solo Dios sabrá cómo, solo Él.

La gente es como es, nadie es mejor o peor que uno... cada quien es como es... qué toleramos de cada quien, cuánto toleramos de cada quien, por qué admitimos tolerar... es de cada quien también... y en busca del bienestar individual: todo vale, admitir o desechar, aprovechar o dejar pasar, reír o llorar... al final siempre hay que buscar ser mejor y mejor, si, buscar ser mejor que quien nos hace daño, y no es fregándole la vida o deseándole lo peor como lo seremos, al contrario: con una sonrisa, haciendo lo que esperábamos haga por nosotros y no le dio la gana de hacer solo porque pensó que así nos jodería... porque como se espera la misma respuesta, siendo gente, siendo mejor... los jodes más. La gente mala y jodida solo merece compasión, cariño... buen trato... sufren tanto haciéndose las víctimas que si no le damos más motivos para serlo, las desorientamos y eso les resulta perturbador... así que ahora me dedico a "perturbar" a la gente que se ocupa de querer hacerme sentir alguito mal... al fastidio (y no digo odio, porque no creo despertar en nadie un sentimiento tan bajo, cada quien con sus traumas y sus emociones) con amor... es dura la lucha porque más fácil es responder al mismo nivel (tan bajo, tan pobre) y no, tengo que ser mejor... mejor persona... y por ahí voy, tratando de ser mejor, tal vez nunca logre ser buena... pero al menos seré un poquito mejor que el año anterior... sí, porque las mejoras se dan poco a poco y así quedarán bien asentadas.

No hay comentarios: