sábado, 24 de noviembre de 2012

Reflexiones de fin de año

Para comenzar debo señalar que detesto escribir desde el Ipad, lo odio en serio... Esta vaina se me cuelga, a veces no publica el post y si lo guardo, no lo encuentro. Extraño mi laptop, como muchas otras cosas en mi vida, comenzando por mi laptop.

Mi laptop es mi instrumento de trabajo, de trabajo cuando trabajaba... Lo extraño mucho, ahora solo hago anotaciones en una especie de block de notas que viene como aplicación en este aparato, de ahí es más fácil cortar y pegar un mail, mensaje o post... Sin embargo si escribo un post ahí no termino por publicarlo, a lo que esribir de frente, implica cero arrepentimiento y a seguir cumpliendo con el objetivo del título de mi blog.

Los últimos dos años pretendí publicar seguido, pero me fue imposible por mis "ocupaciones" planteadas, en la que se consumó mi tiempo, mi esfuerzo, mis ganas de vivir, mis esperanzas y ha quedado rajadita mi fe... Así que por ello la publicación se redujo en a veces y a fuerza...

Extraño escribir también, tener qué contar, qué comentar, qué inventar pero ando como dirían los gringos "plane" sin sal ni azúcar... Sin altos ni bajos... Mi vida es tranquila, simple... Se complica cuando pienso, siento ausencias o algo me hace notar de que me perdí o me pierdo de algo... Jodido, no?

Ya bajé las revoluciones de mi corazón, anda calmado... Más sincero y menos exigente si eso es posible. Llega un punto en la vida de cada quien en que debe estar donde debe estar.

Siempre he sido una persona que ha soñado con muchas cosas, que había planeado muchas cosas... Cada paso en mi vida, enamorados, quién, qué soportarles o cuánto tiempo soportarlos o hasta cuando me soportaban... Me han dejado, tres veces, he dejado tres veces, equilibrado no?

Cuando me dejaron, me dejaron poniendo excusas absurdas y de lo más idiotas: soy joven y tengo que experimentar (cuando en realidad quería tirarse a la que se decía amiga mía... Jajajajajaja), el otro que disque tenía una enfermedad mortal (cuando en verdad quería volverse a tirar a su ex), y el último que "no podía estar conmigo y ofrecerme lo que deseaba" (cuando en verdad no puede ofrecerle nada a nadie)... Costó saber la verdad, a los dos primeros se las descubrí luego de años... Y a los tres que dejé ¿qué les dije?, solo la verdad: "Ya dejé de quererte" y era verdad, pero no era de la noche a la mañana esto ocurrió, fueron los pleitos, los malos hábitos y el negarse a cambiar, fueron los engaños, las mentiras descubiertas, así se mata poco a poco el cariño... Así esla vida... El amor como tal, me fue esquivo en muchos sentidos, y es mentira quien diga que vive en un estado de extasis permanente mientras comprate con alguien, creo que el secreto de una relación estable y duradera es la capacidad de la pareja de sobrevivir a todo, a lo bueno (estando conscientes de que no es eterno y que se debe disfrutar plenamente mientras está) y lo malo (sabiendo que no durará cien años)... Aunque ahora sé que hay cosas malas que son para siempre y uno termina cargándolas mientras viva, solo hay que acostumbrase al peso...

Supe que quería ser profesora en 3ero. de secundaria, me preparé para eso, fui a la mejor universidad del Perú, mi querida San Marcos, conocí a gente maravillosa en mis cinco años de estudios, fui feliz mientras iba a la universidad, aprendí, no solo en las aulas, viví, ahora recuerdo hasta mis llantos con risa... La vida, entonces, era más sencilla...

Viví sola por tres años, fueron años maravillosos también, hice mi rutina, disfruté estar sola y dormir hasta tarde cuando no trabajaba... 

Mis trabajos eran maravillosos, conocí a tantos hombres y mujeres que ahora forman hogares, ejercen sus carreras y viven una vida forjada a pulso...

Me casé con un hombre extraordinario, bueno, trabajador, dulce, que me mima y se desvela por hacerme feliz y que nada me falte... Sin embargo algo nos falta, supongo que algunas parejas lo tienen sin desearlo, otras solo lo aceptan porque ya está en camino, pocas lo planifican y llegan, y otras lo planifican pero no llega... Y esto también debe ser un aprendizaje o aquello que cargarâs el resto de tu vida... Yo creo que será una carga, a la que deberé acostumbrarme y seguir con mi vida, con otros planes, otras metas, otros propósitos... 

En este punto estoy, analizando mi pasado, qué quiero que vuelva, qué creo puedo volver a tener (ya que mi contexto es otro), qué no volveré a tener (si puedo o no vivir con eso)... 

Paciencia, tranquilidad, poca fe (pero siquiera hay), amor... Básicos para lo que se vendrá.

No hay comentarios: