jueves, 12 de enero de 2012

Empezó el 2012

Ya van 12 días del 2012 y apenas hoy he variado mi rutina triste iniciada, sin querer, desde antes de que empezara el nuevo año.

Por fin hoy he podido dormir y despertarme a una hora decente, sin sentirme cansada o mal o sin ganas, al fin hablé con mi mamá y una buena amiga, por fin he decidido escribir mis propósitos pequeños pero significativos que me permitirán hacer de este año, un año mejor para mí.

El año empezó con el tema que terminó el anterior: sin respuestas, con tensión, con expectativas, con intromisión, con culpas, con miedos... no sé si resolverá este año, tal vez no, lo peor de todo es que no depende de mí, esto es algo que se lo debo dejar al destino, a la vida, a Dios... porque por más ganas, esfuerzo, focalización, concentración y hasta dedicación exclusiva... no depende de mí, ni de él... eso ya lo entendí gracias al 2011. Solo espero este año lograrlo y si no lo logramos, por lo menos, manejarlo bien.

Quiero para este 2012:
- No hablar nada malo de la menor ni la mayor, quiero resaltar lo bueno que tienen, al menos en público, contigo siempre seré siempre franca aunque duela.
- Quiero atreverme a conocer más lugares, más sabores, más gente y nuevos temas y aprender más.
- Quiero vencer el miedo del bendito examen de manejo en este país.
- Quiero resaltar mis cosas buenas.
- Quiero leer más, incluyendo la Biblia.
- Quiero poder lograr que entiendas mis frustraciones y miedos sin juzgarme ni minorizarlos, ni agrandarlos... solo que los veas en su medida exacta.
- Quiero hablar con mis amigas un poco más.
- Quiero dejar de esconderme cuando no puedo cargar mi dolor.
- Quiero poder hablar más con mi mamá y con mi papá y con mis hermanos.

Tal vez falten cosas, pero de momento esto es lo que quiero.


1 comentario:

Adolfo Payés dijo...

Que gusto volver a leerte..

Después de un largo espacio sin pasar por tu blog, regreso por aquí de nuevo..

Un abrazo
Con mis Saludos fraternos siempre..
Feliz Año 2012 mis mejores deseos..