miércoles, 7 de diciembre de 2011

Sin dudarlo: Nadie mejor que él

No era una opción intentarlo o siquiera pensarlo con nadie más antes de él. Haber pensado en meter la pata antes como una buena opción, ni loca, ahora que estamos pasando por esto, más convencida todavía.

Entre lágrimas y penas, me puse a pensar en si por satisfacer mi deseo más grande, me hubiera atrevido a compartirlo con alguien antes que él. Lo pensé e hice un repaso de  mi vida, y NO, GRACIAS... POBRE NIÑO, POBRE DE MÍ...

Dios me lo puso en mi camino a mis 30 y me uní a él a mis 32, nadie antes de él ni creo exista alguien que me haya demostrado tanto amor como él en toda mi vida, ha soportado de mí: mucho y ha recibido de mí: todo... y siento que tengo mucho más para darle... incluyendo ese milagro que ambos deseamos.

Creo, ya viviendo el dolor de que las cosas se ponen más y más difíciles, que en mí no hay arrepentimiento del por qué no antes y que ahora puede parecer tarde; ahora más que nunca estoy convencida de que lo primero bueno que he hecho por ti, es darte al mejor hombre del mundo como padre... y lo que sea, será: y solo con él todo lo que hagamos por alcanzarte, valdrá la pena.

Dios sabe lo que quieren nuestros corazones.

No hay comentarios: