miércoles, 28 de septiembre de 2011

Todo en contra...

Cuando se cree que las peores barreras se han pasado con paciente espera, resulta que aparecen otras más graves, más difíciles y más imposibles. Conversando con otras mujeres en la misma situación, coincidimos en cómo no metimos la pata y al menos tener un hijo ahora. Lo que hace más de 10 años parecía una ofensa a Dios y alimentar la comidilla familiar; ahora parece ser que hubiese resultado la mejor opción para nosotras. Arrepentidas de haber logrado carrera, prestigio, posición económica... Qué irónica puede ser la vida cuando se propone restregarnos en la cara que no tenemos control sobre nada, menos sobre nuestras vidas. Ahora, luego de mis últimos exámenes veo todo más lejos, más imposible y más penoso. Qué posibilidades tengo de que el procedimiento funcione con esos resultados? Ninguna. Me llena de pena, no el gasto económico inútil sino el gasto emocional tan grande que he invertido en todo esto. Todo es tan lamentable. Dios, dame una señal, un camino, una luz... Te suplico me des la oportunidad, no te fallaré y pondré toda mi energí y ganas... Y la vida entera en lograr seres humanos que crean en ti y que amen la naturaleza y respeten la vida humana. Ayúdanos, Señor.

No hay comentarios: