jueves, 29 de septiembre de 2011

Por qué tiene que ser difícil?

Esa fue la pregunta de una exalumna mía muy querida puso en facebook y de la nada y en automático respondí: "porque sino fuera así, no valdría la pena". Me salió de la nada o tal vez desde el fondo, no lo sé. Lo que sí sé es que salió y pude comprender tu mensaje, Señor. Que cueste para que valga, que me esfuerce para valorarlo, que lo intente todo para demostrate que realmente lo quiero. Lo entendí, hoy, con solo responderle una simple pregunta. No será fácil, renegaré, me sentiré frustrada y hasta desesperanzada o falta de fe, tal vez hasta reniegue de ti y de tu misión para mí cuando el dolor llegue a lo más doloroso; pero sé que sabes que como humana soy tan imperfecta y torpe, sé que me perdonarás. Sabes que te buscaré siempre al final, en mi penar, en mi agonía dolorosa y te pediré perdón cuando aprenda a vivir con el dolor, cuando comprenda lo que me has deparado. Solo te ruego, tengas piedad de mí, de él; y danos fuerzas para todo lo que venga.

No hay comentarios: