lunes, 2 de mayo de 2011

La bruja antiniños

No sé si todas las mujeres pasan por esa etapa, yo creo que sí, y que es normal, casi natural en las mujeres, alguna vez lo mencioné.

Una verdad en la mujer es que mira al lado y se compara, siempre, si la otra es más o menos bonita; si la otra tiene o no novio; si la otra se casa o no; y si la otra tiene o no bebés. La cuestión es que inevitablemente vemos qué nos falta; y no necesariamente por una insana envidia. Tal vez lo hagamos solo para cuestionarnos ¿qué tenemos?, ¿qué carecemos?, ¿qué queremos?, ¿nos hace falta?, ¿así estamos bien? Solo eso, no todas las mujeres tenemos que tener lo que la sociedad dicta, no todas nacieron para casarse, no todas nacieron para ser madre... así de sencillo. Sin embargo, es muy natural la comparación con nuestros pares y el inminente cuestionamiento.

De mi grupo en general soy la última en todo, me tomé mi tiempo o Dios me encaminó en diferente momento que otras, he logrado cosas personales que otras de mis amigas no y he querido las mismas cosas en diferentes momentos, y Dios me otorgó otras en sus momentos.

El tema de los niños me está tomando más tiempo, ¿será que Dios no me los enviará o que seré una mujer sin hijos? No sé. Lo que sé es que tuve un espacio de 3 años de "Bruja antiniños": No sobrinos, no hijos de las amigas, no quería ni verlos ni tocarlos. No los trataba mal pero los evitaba, prohibí a mis mejores amigas hablar de sus hijos e invitarme a paseos o reuniones donde estarían sus hijos, salvo que sea por Navidad. Sin embargo, siempre les he traído cosas a todos ellos de mis viajes, cosas que escojo y busco minuciosamente, tratando de que democráticamente todos reciban en la misma medida.

Creo que esa etapa está pasando y la he superado por Álison, la hija de mi amiga Éricka; y por Álvaro, el hijo de mi amiga Maribel; ambos bebés me han conquistado, soy su tía Dally, juegan conmigo, me apapachan y son demasiado dulces e irresistibles, son increíbles. Han conquistado a la "Bruja antiniños".

Éricka nunca tuvo un concepto preconcebido con los niños, es mi amiga más antigua y me conoce mejor que nadie, sabe que tengo una natural empatía con los niños. Mis otras amigas han preconcebido un concepto por mi carácter, es como que imaginan que trato mal a mi esposo o que la que "ronca" en casa soy yo porque a él lo ven tranquilito y bien bonito... naaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaada que ver. Solo él sabe cuánto lo amo y mimo. Le debo tanto y todo lo bueno que él me hace sentir solo es devuelto con el mismo cariño y amor.

Es por ello, creo yo, por esto de que el amor ha ocupado su lugar y se ha extendido en todo mi ser que los niños ocupan, nuevamente, el lugar feliz en mi vida. Los miro con otros ojos... jijijii y ellos a mí.

Espero que la "Bruja antiniños" se vaya para siempre y que más niños, sobre todo míos, vengan a mi vida.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

todos pasamos por esa etapa, aun pienso y creo hay que feo se pone algunas cuando dan a a luz , en mi decia yo no quieroe estar asi

Fabiola Peña dijo...

Hola miss Dally, seguro ya no se acuerda de mí. Ud me enseñó en el año 2002 en primero de secundaria (dora mayer). La estoy buscando en internet para saber que fue de ud. y sobretodo agradecerle porque marcó mi vida, me dio otra visión sobre la educación y nunca la olvidaré. Ahora ya estoy por teminar la carrera de educación, porque un dìa ud me enseñó. :)
Fabiola Peña.

Fabiola Peña dijo...

Hola miss Dally, seguro ya no se acuerda de mí. Ud me enseñó en el año 2002 en primero de secundaria (dora mayer). La estoy buscando en internet para saber que fue de ud. y sobretodo agradecerle porque marcó mi vida, me dio otra visión sobre la educación y nunca la olvidaré. Ahora ya estoy por teminar la carrera de educación, porque un dìa ud me enseñó. :)
Fabiola Peña.