martes, 22 de marzo de 2011

Gracias Dios

Gracias por apretarme pero no ahorcarme... te agradezco por esta segunda buena noticia esperanzadora.

Gracias porque pasito a pasito salimos del túnel feo y obscuro donde nos sentíamos estar.

Gracias porque la esperanza nos alimenta y nos anima a seguir en este nuestro deseo, que solo alcanzaremos por tu gracia divina.

Solo te ruego que nos la concedas.

Gracias Dios.

No hay comentarios: