miércoles, 23 de febrero de 2011

Ay la Lima

Me bajé del avión el miércoles y recién, luego de una semana, he podido parar... recién hoy... aunque ando algo depre por cosas muy mías (razón fundamental por la que he decidido parar), quiero pensar que solo tomo aire dentro de mi ajetreada agenda pues desde ese miércoles no he parado con las visitas, salidas, baile, conversaciones, cebiche, jaleas y demás... hoy paro... hasta que llegue mi esposito amoroso.

Me ha hecho mucha falta, he sido muy tonta y ahora estoy más que convencida de lo tonta que he sido, mi esposo no deja de sorprenderme y enamorarme con su forma de ser conmigo, es increíble cuánto amor me puede hacer sentir... ya no veo mi vida sin él, no sé cómo dudé en algún momento... debe ser que en algún momento la calentura de la rabia, la frustración o el miedo pueden más, sobre todo a la distancia. Lo cierto es que al final, si el amor es verdadero, este puede más que cualquier otra calentura.

Ya estará conmigo y espero que esta semana que ha pasado sea la única en la que estemos separados... al menos en este año... Dios quiera que no haya emergencias ni complicaciones que nos obliguen a distanciarnos otra vez.

Mientras disfrutaré de la Lima y sus cosas...

3 comentarios:

Luis Chávez Lara dijo...

Qué suerte la suya Dally.

Adolfo Payés dijo...

Ante la majestuosa pulcritud de tu presencia

Confieso que soy el cielo
El sol,
Las nubes amamantando el tiempo

Confieso que las estrellas
Las dibuje con mis sueños
Iluminando el firmamento de mis sentimientos

Que tus cabellos
Los acaricie palpitando mis deseos,
Y que tu cuerpo
Lo transite coloreando mis pasiones
Elocuentes del que ama

Confieso que no soy nada
Ni nadie en este mundo
Ante la majestuosa pulcritud de tu presencia
Mujer,
No soy el que confisca tus besos
Ni el que marchita tu alma
En añicos de penas,
Soy,
El que respeta tu nombre
Pintado
En el firmamento beso del te quiero

Confieso
Que soy
El que emancipa la palabra
Convirtiéndola en caricia mutilada de ternura,
Mujer
Eres
Luz
Embarazo creador de lo eterno
De lo infinito
Mezclado con el esperma
Quietud erótica de mi cuerpo
Ante la belleza emblemática de tu movimiento
Vida

Adolfo Payés.


Con todo mi respeto y admiración ara la Mujer en estas fechas y el mes de Marzo..


Un abrazo
Saludos fraternos...

Javier Albines O. dijo...

Ahora se trasluce tu felicidad, Dally. Me alegro por ti