viernes, 3 de diciembre de 2010

En mi día libre...

Hoy he estado casi todo el día sola, en mi casa, en el college, en el gym... me preparé el almuerzo para mí sola, tomé un baño largo y estuve viendo tele. Más vaga ¿imposible? Pues no tanto, era mi rutina de soltera de los viernes... salvo que no incluía college.

Recordé lo que fue vivir sola por tres años, esa sensación de independencia y que tenía dominio de mis pocas esferas: mis estudios, mis dos trabajos, mis cuentas, mi departamento... viviendo por mí y para mí. Esto es solo una cara de la luna. ¿Y la oculta?

Pues bien, el otro lado es que no tenía con quien hablar de mis logros, ni a quien abrazar por las noches, no había con quien compartir una taza de café, a quien saludar por las mañanas.

Uno va construyendo o destruyendo las esferas de su vida. Algunas solo eligen manejar un par y deciden que no tendrán pareja o no tendrán hijos o no ejerceran su carrera... otras quieren todo y se arriesgan a más. Es cierto que el que mucho abarca, poco aprieta pero ni modo... el cuerpo, la vida o el destino te pasan la factura y te dan un sentido de la ubicuidad necesario para reaccionar y decidir el rumbo o nuevo rumbo de tu vida.

Creo que es válido sentir algo de nostalgia de lo que se dejó o abandonó pero al ver el presente, este que toca tu mañana y tu noche cada día, se dispersa y se pierde como un recuerdo más para quedarnos con el hoy elegido y se valora lo que se tiene como algo único que hay que cuidar.

No hay comentarios: