sábado, 21 de agosto de 2010

La gente que perdí en el camino...

Cuando menciono perdí, el término es muy amplio. No me refiero a perder solo porque ya no hubo ni hay contacto, me refiero también a aquellas con las que por diferencia de opinión o malos entendidos no me quieren hablar o yo no deseo hablar... es amplio el significado que podría resumirlo en que estuvieron y ahora, por diversas circunstancias, no están.

Hace poco me mencionaron a dos personas y ando buscando a una, cosa curiosa, tuve nostalgia. La mención de la otra de ellas, no me hizo la menor yaya, ahí supe que estén pendiente de mí o de mi vida, yo ya no, evito enredos innecesarios. A la que busco es una amiga de la secundaria, mi única amiga de esa época, que incluso llegamos a coincidir en el día de nuestras bodas y estuvimos muy cerca durante ese año de planificación. Sé que tiene una nena y me dio por querer visitarla, ahora que ando de paso, pero no hay forma, al menos hasta ahora, he llamado y a los dos fonos que he tenido en agenda. Esta semana insistiré.

Al verme en estas acciones de búsqueda y resucitación, me percaté de que cuando quiero a alguien y le guardo un recuerdo bonito, tengo este tipo de dedicación. A nosotras no nos separó una pelea boba y sin sentido, nos separó, de manera natural, las circusntancias de la vida, nos casamos, ella se embarazó rápido y yo me iba a radicar a otro país, perdimos contacto, dejó de trabajar, así que nada de correo, dedicadísima a su hija y no me extrañaría que ya tenga dos o se vaya por el tercero. Solo sé que quiero saber de ella antes de irme, ¿será posible? Quiero ponerme al día, contarle todo lo que he pasado en estos 4 años que llevamos de no saber de la otra y en fin... las oleadas de la vida siempre nos ha devuelto la ternura de nuestra inocente amistad, ella ayudó en buena parte y ahora me toca a mí.

No hay comentarios: