viernes, 18 de junio de 2010

El hombre que ha marcado mi vida

Si hay un hombre que ha marcado mi vida hasta el momento, ese es mi papá. Es raro decirlo en buena manera porque la mayoría debe estar alucinando que es un ser maltratador, que me ha pegado o que me abandonó o cosas feas por el estilo; sin embargo y muy por el contrario es maravillosamente todo lo opuesto. Mi papi ha marcado cada etapa de mi vida y de las mejores maneras, ha hecho cosas por mí que jamás podré olvidar y que siempre llevaré conmigo. Su marca es de amor, de cariño, de comprensión y hasta de complice.

Cuando pienso en cómo mi padre marcó mi infancia, lo primero que viene a mi mente son mis primeras letras y números, las cuales fueron plasmadas en pequeños tableritos de madera: cortados y pulidos y por él, uno a uno; y escritos con su puño y letra. Otra cosa que recuerdo son mis rompecabezas, nadie en todo el barrio tenía rompezabezas como los míos (con doble cara, con imágenes de almanaque); recuerdo que se compró una máquina especial para cortar de diferentes formas las piezas. Me hizo varios, lástima que no conserve ninguno. Otro regalito más, fue mi caja para guardar mis juguetitos, era azul con bordes rojos e interior amarillo. Si alguien me dice que estas cosas no marcan a nadie, está loco.

Mi papi cuidó mucho de mí en mi adolescencia, fue un padre recto y nada contemplativo conmigo: esta fue una etapa algo negativa de nuestras vidas. Su típica frase: "Dile a tu mamá" y luego a mi mamá:"Si le pasa algo, será tu culpa"; marcaron también mi vida porque hizo que tuviera una adolescencia y juventud algo reprimida... sin embargo mi frase favorita siempre ha sido: "Ahí va mi caballito", para él cada cosa que emprendo, cada reto, estudios, carrera, departamento... cada cosa que me proponga; es una carrera, una carrera que debo ganar. Al final: "Ese es mi caballito" indica el logro de lo propuesto.

Para mi padre siempre es importante las cosas que llegue a alcanzar o lograr; él es mi principal motor, mi empuje y mi guía en el camino.

Desde comprar mi departamente hasta tener mi licuadora (la mejor del mercado); son cosas que me ha acompañado a hacer. No hay pequeña cosa para él si se trata de ayudarme. Hasta mis cucharones, ollas, equipo de sonido, mi primer tele, pintura para mi departamento, el departamento y más cosas... me acompañó a escoger y comprar. Me sorprendo de ver cuán acompañada he estado por él en todo lo que va de mi vida y no puedo evitar llorar de la emoción de tener tanta suerte porque aún sigue ayudándome con mis cosas: correteando de un lado a otro mis papeles y pasándome la voz de nuevos cursos y capacitaciones a seguir, alentándome a mejorar mi vida y a ser mejor persona, esposa y profesional.

En estos últimos años he pasado a ser "La policía" pues según mi mami y mi hermana soy la única a la que hace caso cuando hay que reparar las cosas, cuando hay que comprar algo que se necesita, cuando tiene que ir al doctor y no quiere, cuando nadie puede convencerlo, soy yo quien dice la última palabra... eso me agrada, me gusta poder ser yo quien lo convenza de hacer cosas, pues de alguna manera él ha sido quien me ha convencido a mí de muchas buenas decisiones en mi vida.

Por ahora solo me duele que estemos algo lejitos, más que por geografía por un tema de estado civil, me casé y ahora tengo otro compañero en el camino con el que decido cosas, ya no para mí sola, sino para los dos; pero me lo encontré igualito, igualito... hasta en sus defectos... sé que suena algo gracioso, pero es así: Mi esposo tiene los mismos defectos y virtudes... afortunadamente. Los amo a los dos(sorry papito, ya a estas alturas sé que debes haber aprendido a compartir mi cariño y sé que lo entiendes: Para los dos hay mucho amor).

Lo único que lamento (a veces) es el no haber podido cumplir la promesa de no irme, (sé que entiendes el porqué); la transición de ser su nenita a ser una mujer casada ha sido la más difícil de mi vida, me costó mucho (tú lo sabes). Lo lindo de no estar en casa ahora es que sé que cada que vuelvo nos abrazamos rico, rico y lloramos por la felicidad de estar juntos otra vez.

Ahora, con todo lo que he narrado, ¿cabe alguna duda de que este hombre ha marcado mi vida o no?

POSDATA:
Te quiero mucho papito, solo espero me alcance la vida para agradecerte todas las cosas lindas que has hecho por mí.

Feliz día del papacito porque andas bien churro aún. Un besote para ti y abrazo bien apachurrito.


No hay comentarios: