viernes, 8 de enero de 2010

Recién acabó el año escolar en mi cole...

Hoy 8 de enero fue la clausura del año escolar en mi colegio y algunos alumnos averiguaban sus notas, decirle a dos alumnos que repetieron que se quiere, a pesar de la ociosidad, da cólera; a mí me dio cólera. No puedo decir pena porque se lo merecen; ni alegría porque los quiero. Me dio cólera.

Me dio cólera que sean incapaces de tomar en cuenta las recomendaciones de alguien que les exige, de alguien que ha procurado su bien todos estos años que ha sido su maestra.

Qué cólera da ver que en nada se van los consejos y recomendaciones, que se alucinan saberlo todo o que lo solucionan todo con plata (pagando a los profes para que los pasen), qué cólera da que no valoren su tiempo, que no valoren el esfuerzo que deben ponerle a las cosas, que no valoren que en la vida hay cosas que toman tiempo y requieren dedicación, qué cólera da que no entiendan que labrarse un futuro requiere de "Sangre,sudor y lágrimas".

A mí no me da pena sino cólera el ver que año con año llegan niños cada vez más ociosos y con madres tal cual de alcahuetas. Me da cólera que sean incaaces de ver que la disciplina a temnprana edad es importante, que no vean que cuando quieran imponerse, será demasiado tarde; que no vean que este es el momento de apoyarse en los maestros exigentes, disciplinados y estrictos, no en aquellos que leen el periódico en horade clase o coimean las notas; qué cólera da que lejos de denunciar a este tipo de "profesores", los apoyen y fomenten su mala práctica.

Si la educación peruana está mal, en buena parte es gracias, también, a estos padres de familia de nuevo milenio que alcahuetan a sus hijos en su indisciplina y mala actitud, llevadas por un mal amor de madres que al final les pasará la factura con un hijo sin futuro, problemático, tal vez delicuente o drogadicto.

No hay comentarios: