miércoles, 2 de diciembre de 2009

El adviento


Cuando se habla del adviento, estamos hablando del tiempo de espera de por Jesús: por su nacimiento cada año, por su segunda venida. No es mi pretención dar una charla católica aquí y ahora, pienso reflexionar, como siempre de mí y mi vida.

He hecho en este blog continuas referencias a Dios, no he negado mi tendencia católica, pero hay algo que me he dado cuenta ayer mientras hablaba con Kathy saliendo del gimnasio: Yo soy una creyente "al revés", cuando ando en mis peores, me alejo de Dios; cuando estoy feliz lo busco para agradecerle.

Antes, hace varios años, cuando mi vida se complicaba, le rogaba me diera una luz para salir de la desesperación en la que me encontraba; luego opté por dejar de ir a misa, de rezar y suspendía mis ritos, como si esperara que pase la marea por sí sola, dejé de hablarle y a veces sentía que dejaba de creer.

Cuando mi vida se compuso, volví a él, un poco forzado al inicio por las circunstancias que me rodearon y luego con mucho gusto; luego otra vez la confusión, mis dudas y miedos aparecieron y otras vez me alejé.

Ahora, a iniciativa de mi hermana hemos decidido prepraranos, realizar el adviento y estoy recordando mis ritos católicos, de alguna forma y queriendo he sido una practicante más allá de la misa, así que de alguna manera he sido la encomendada para llevar a cabo la ceremonia y ayer que la empezamos (algo tardía por cierto), me sentí muy bien, sentí que está conmigo, que a pesar de tooooooooodo no me ha abandonado, y eso me reconforta y acrecienta mi estado de paz y tranquilidad.

No hay comentarios: