viernes, 27 de noviembre de 2009

A lo lejos...

Hoy estuve matándome en el gym y aunque tengo unos kilitos de más, no me siento mal porque es producto de un proceso hormonal natural, ya tengo 35 años, así de simple... las mujeres vamos mutando... jijijiji... además no se me ve mal en lo absoluto, mi opinión es la que cuenta para mí cuando de mí se trata y bueno la de mi esposo también... y si ni para él ni para mí hay problema pues simplemente no hay.

Hoy que estaba haciendo ejercicios, miré hacia atrás, hacia un año atrás y me preguntaba ¿qué hizo que mi vida se desviara en ese instante?, ¿qué chip se me quemó para hacer tremenda tontería?... no sé si llorar o reír ante el análisis de las circunstancias, una serie de hechos sin sentido y por demás absurdo... la locura...

Hoy llegaba a la conclusión de que la vida tiene sus altas y bajas (no es que no lo supiera), sino que teniendo una vida bastante equilibrada y sin muchos sobresaltos, como que sentí un cataclismo creado por mi propia inexperiencia, dudas y temores; tampoco afirmo que todas se resolvieron, sería soberbio y falso sentenciar ello; sin embargo puedo sí decir que manejo mejor las circunstancias que vivo, que planifico cosas posibles y que ahora pienso en dos, para dos... mi esposo y yo...

Hay parejas a las que les toma tiempos acentarse, ese fue nuestro caso; decidimos hacer borrón y cuenta nueva; aceptar nuestra humanidad con las debilidades que ello implica y asumir un real compromiso basado ya no en una utópica idea romántica sino en una base más real y de aprendizaje de nosotros mismos, el amor existe, se recuperó y ahora que lo tenemos de vuelta nada ni nadie nos hará soltarlo... no quiero hacerlo, me hace muy bien su compañía, su presencia, su respeto, su amor... es tan fácil amarlo, solo se deja y yo quiero dárselo.

Hace un año grande fue mi pena, grande fue mi susto, grande fue mi duda, grande fue mi miedo, grande fue mi incapacidad... ahora siento otro tipo de temor, ese que nos hace esforzarnos más, tengo miedo de que no sepa que cada día me hace feliz y lo mucho que lo amo.

3 comentarios:

Kathy dijo...

Lindo, lindo, post... Y espero que Marlow (se escribe así, cierto?) sepa valorarlo...
Recuerda que cuando llegue y lo conozca tendré que hacerle mi ya típico y archiconocido test, pero no os preocupéis, que soy tan linda como el SIN o la CIA... jejejeje.
Me alegra verte feliz y sonreír harto; pero como te he dicho, me da penita porque te vas... te vas, te vas, te vas... (con musiquilla del grupo 5)
Pero sé feliz y no sueltes a tu Mark Darcy.
Se te quiere como mierda, lo sabes, no?
Abrazo y nos vemos (o quizá ya nos vimos) en la clase de Ivon.

Adolfo Payés dijo...

Es la vida la que nos da el ritmo con los años.. lo que somos.. cada día..

Un placer leerte siempre..

Un abrazo
Saludos fraternos..

Que disfrutes de tu fin de semana...

Dally dijo...

Gracias Adolfo, estoy en esa etapa que se ha dado en mí como una suave brisa en la que me dejo llevar.

Kathy, agradezco tus palabras. Y se siente rico que te quieran como mierda...jajajaja. Seremos el par de abuelitas que toman té juntas, ya sabes.