viernes, 28 de agosto de 2009

Adiós melancolía

Sí, adiós melancolía.

Si bien es cierto que cuando se siente desmoralizada, desengañada, desamorada, desganada, y todos los des que se le vengan a la mente que impliquen tristeza y sentimientos negativos son fuente inagotable de inspiración; quiero darle un giro a mi blog, no siempre el dolor va a ser la fuente de mis mejores escritos, algunos de los que tengo aquí son fruto de mi memoria que no quiero olvidar, anécdotas y otros chismes de amigas o amigos que escribo en primera persona... no quiero y siempre me he negado hacer de mi blog un relato autobiográfico, sin embargo he de admitir que por ahí unos 4 de los temas que propongo son muy, muy, muy míos, absolutamente íntimos y personales al 100%; pero repito no todo es así.

Este post sí es muy personal y muy íntimo, me soprendo a mi misma, estar frente a mi teclado, oyendo (sin querer) la canción "Sueños" de Diego Torres y esbozando una sonrisa en mi rostro que me hace decir (con cierto miedo y con el riesgo de que algo lo eche a perder) que me siento muy bien, hasta feliz... siento rico... se asoman en algo una lágrimas pero sin duda son de felicidad... siento que hay esperanza, que puedo proponerme nuevas metas, que hay muchas cosas para mí, que aún puedo soñar... que Dios me está dando una nueva oportunidad... que abrazo a la vida con nuevas perspectivas y que aunque el año pasado pareciera que fue inútil sumado a los cinco primeros meses de este... que se gastó mucho dinero, que se perdió mucho tiempo; existe el otro lado... aquel que me hizo conocer a gente maravillosa que a su vez me hizo conocer más gente maravillosa... personas humildes, inteligentes, sanas, divertidas, que me han enseñado a vivir cosas lindas de forma sencilla y momentos cotidianos como un juego, un almuerzo o una caminata, que me enseñaron a valorar los pequeños detalles como una cajita de madera (donde guardo mis más lindos recuerdos), un libro (de maestra a maestra para valorar nuestra vocación), y una linda cholita fucsia de llavero (para no olvidar mis raíces)... Gracias amiga... gracias a ti también sé que la salsa es para bailarla rica, con alegría: acompañada o sola, solo por el placer de hacer lo que me da la gana, lo me gusta...

Ese tiempo que se fue, sirvió solo para definir: emociones, personas, mi vida... y confío que esta sonrisa que tengo ahorita dibujada en mi cara perdure y Dios siga ayudándome a no caerme, a atreverme a vivir más intensamente...

2 comentarios:

Daniel- dijo...

Si pues... ahora que lo mencionas, se supone todos podríamos arrivar a ese puerto en algún momento.... me llevas la delantera.

Y ojalá ese cierto miedo y el riesgo a hecharlo a perder (yo también lo siento) no frene tu optimismo... desde que te sigo, parece que los has trabajado como debías... Congratulations!

Y definitivamente (menos mal) de amor nadie se muere.

Te seguiré el rastro...

Daniel

webero dijo...

un post alegre, q expresa tu bienestar =),,,

vuelvelo a leer si un dia te sientes triste,,,

feliz blogday =),,,

saludos,,,