domingo, 21 de junio de 2009

Un año de mi blog

Este blog se inició hace exactamente un año, en medio de conflictos existenciales, sentimientos encontrados, confusiones emocionales que resultaron vanas y absurdas, un matrimonio deshecho, ilusiones rotas, malas decisiones tomadas, cólera, frustración, decepción, desamor, abandono, mentira... balance de un año: Futuro incierto.

Hace un año empezó esta catarsis tan mía, repleta de emociones, anécdotas, historias, mezcla de verdad y mentira, que han servido para explorar mis sentimientos y pensamientos más profundos y que varios de ellos han resultados banales, y que desde mi entendimiento y acercamiento inicial ya se sabían así.

En este año transcurrido me he dado cuenta cuan necia puedo llegar a ser, al dar oportunidad no merecida a gente que no vale la pena; me he dado cuenta cuan ilusa puedo ser al confiar en que la gente puede cambiar, me he dado cuenta cuan idiota me he vuelto al no tomar buenas decisiones, me he dado cuenta cuan inestable me he vuelto a ser incapaz de decidir mi futuro ahora y venirlo postergando desde hace más de un año.

También me he dado cuenta que la DEAP que soy ahora dista mucho de la que fue: de la profesora entregada a su trabajo, de su dedicación al estudio, de la que ama incondicionalmente, de la que disfruta la compañía de sus amig@s, la que tenía sus cosas establecidas y claras, de la soñadora... de esta persona que fui, solo queda el recuerdo... no sé si quiera recuperarla; la vida, el destino, mis malas decisiones han producido en mí un cambio, creo yo, irreversible; no sé si quiera volver a ser quien soy, tampoco me gusta como soy ahora, pero esta que soy sobrevive, es menos emocional y más racional, siente el cariño sincero de personas maravillosas que han estado en su vida muchos años y que siguen acompañándola; y sabe que Dios siempre estará ahí en los momentos de desesperación y angustia.

Solo hay algo en que la que soy ahora no ha cambiado y tal vez nunca cambiará: Siempre estará dispuesta a perdonar y a olvidar, nunca guardará rencores y conservará para sí todas las buenas cosas que la vida le ha dado...





Ahora que lo pienso bien, solo quisiera volver a tener algo...Quisiera volver a sonreír.

2 comentarios:

Daniel- dijo...

Que lo sucedido no cambie nunca lo que soñaste ser o lo que fuiste. Solo que ahora serás mas cauta con lo que eres o serás. Que esa incondicionalidad de amar no quede sujeta a lo que solo diga la razón, no le quites esa oportunidad al corazón y a la emoción.

El mayor reto no es dejar de ser la que fuiste, si no seguir siendo la misma a pesar de lo sucedido. Tú misma lo has dicho, no quieres ser quien eres ahora.

No sobrevivas, Vive.

Raulín Raulón... dijo...

No hay como un introspección, y no existe una tan fuerte luego de leerse uno mismo.

Y sí, de hecho eres la misma persona, pero más segura de quien eres, con menos por perder y más por ganar.