domingo, 31 de mayo de 2009

Ojos que no ven...

¿Cierto no?

Cuando alguie no ve o frecuenta a aquella persona especial poco a poco la relación se deteriora, se daña, se pierde, muere... pasa con el amor, pero no con la amistad; pasa con las personas indeseables, pero no con las queridas; es paradójico lo que se llega a olvidar: lo que se ama y lo que se odia...

El tiempo ayuda mucho a dejar de sentir lo hermoso y que duele o lo terrible y que duele, la paradoja continúa... no deja de ser cierto que el tiempo se convierte en un aliado y si es con distancia puede curar mejor las heridas del amor o del desamor y al final resulta gratificante, sanador, salvador.

Bendito seas tiempo... sigue corriendo... sigue pasando... sigue sanando...

2 comentarios:

luis dijo...

la última línea me ha gustado harto, muy bonita escritura.

Daniel- dijo...

Tiempo… bendito tiempo. Al igual que tú, también siento que me sana, pero también siento que me roba los buenos recuerdos hasta el olvido y me deja vacío y frio… Ojalá se llevara sólo el odio, pero no. Supongo es el costo de sanarse… entonces en un momento de locura y ansiedad no quisiera sanarme... Pero no puedo más. Debo curarme.