domingo, 5 de abril de 2009

El amor no se va de la noche a la mañana

"El amor no se va de la noche a la mañana" frase que una muy buena amiga dijo en dos oportunidades y que a su vez le fue dicha por otra amiga que ahora reside en Italia.

Cuando me casé, quise con convicción estar unida de por vida (como dice el cura durante la ceremonia) a él; sin embargo todo se derrumbó por una serie de situaciones que directa o indirectamente a lo largo de este blog se pueden interpretar... nadie sabe de nadie, cada ser humano es un mundo.

Cada persona tiene sus métodos para solucionar dudas, cuestionamientos y problemas... lo que sí, debo admitir me jode y mucho, es el tener que llegar a situaciones extremas de comprobación. Tener que llegar muy lejos para corroborar que lo que está mal y es dañino, es malo y dañino; me hace ver y darme cuenta que no he madurado y lo mucho que necesito crecer y dejar de vincular emociones que lejos de ayudar impide la realización y el avance de las cosas verdaderamente importantes.

Solo algunas verdades necesitan corroboraciones tan claras y únicas, a costa tal vez de situaciones difíciles de superar pero sin duda indispensables... tooooooooodo, solo para poder decir: Ya sé, ya lo logré, ya se acabó.

Es oficial, con la corroboración de los hechos se acabó; quité la nube y puedo ver qué es real y qué fantasía; puedo ver qué es posible y qué no; puedo ver qué quiero y qué no; y, por otro lado, a la vez y como consecuencia: puedo ver el amor que permaneció oculto y latente. Ya no hay dudas y no hay marcha atrás. Todo fue superado.

1 comentario:

Raulín Raulón... dijo...

No, pero a veces nosotros mismos somos culpables de hacerlo permanecer, de no querer avanzar, de preferir fracaso conocido...

En verdad, es fácil arrancar el amor de raíz. Lo insoportable son todas las ramitas de tiempo y recuerdos que también hay que erradicar.