viernes, 6 de marzo de 2009

Hoy pensaba en mi vida...

... y me decía a mí misma si todo lo que estoy haciendo ahora vale la pena... no lo sé. He pasado a perder la certeza de mis acciones, y las decisiones y no el tiempo resuelven situaciones.

Lo que me queda es planificar, aunque suene cuadriculado o rígido, pero planificar el tiempo de no planificar; pensar en no pensar; y solo hacer y hacer... sin dejar de seguir haciéndolo.

Debemos actuar guiados por la razón y el corazón, ser sensatos y apasionados... convencernos de que la vida sigue: que hay situaciones que pueden mejorar, personas que debemos "extirpar" de nuestras vidas, y quedarnos con aquellas que valen la pena y enriquecen nuestras vidas... hay que buscar arreglar, reparar, mejorar por nosotros mismos.

Veamos cómo me va en el proceso.

1 comentario:

Raulín Raulón... dijo...

Creo que mejor es tratar de planear la conducta y reacción de uno. Los hechos no acabarán de sucederse, y a veces esa marcha es incontenible.