martes, 20 de enero de 2009

Me curé...

Al fin... se acabó la enfermedad, afortunadamente ese dolorcito en el pecho era solo orgullo, no más... a estas alturas de mi vida se acabó y tengo la certeza que no volverá jamás...no me afecta ver su presencia, oír su voz, que no me hable, que sepa que exista y que me ignora... es genial saber que mi vida se está encausando, que vuelve al lecho donde corrían sus aguas... confío que la vida transcurra y siga acomodándome en mis días de acuerdo a su devenir... sin prisas, sin penas, sin alegrías tal vez, pero sí con mayor tranquilidad...

Ahora que ya tiempito ha pasado, se podría pensar que fue rápido el olvido; sin embargo ya llevaba enferma más de un año... entre idas y venidas, entre huídas y estancamientos, entre roces, acercamientos y alejamientos,entre atrevimientos y pudores, entre fingir, aparentar y simular... entre ser y parecer... nada existió jamás... fue todo gaseoso, etéreo, falso... nunca real, afortunamente... solo fue una enfermedad, algo que pasa, algo que solo está de paso, casi me mata debo admitirlo; pero resistí, fui fuerte, gracias a Dios.

Ya me curé...

No hay comentarios: