lunes, 8 de diciembre de 2008

Una llamada... y ¿el celular?

Eran las 2 y 30 y recibí una llamada... contesté pensando que era mi mamá, después de todo ando sin celular, todos los que me llaman frecuentemente lo saben.

A mi madre, tan amorosa ella, dado que el fin de semana estaría con mi padre decidió darme su cel y coloqué mi chip a fin de poder comunicarnos (les es más fácil asumir que tengo mi numero que ponerse a pensar que podría usar el de mi madre; todos estamos de acuerdo que si mantenía el de mi mami habrían estado llamando a mi número y no al de ella: así de simple).

Pero volviendo al tema, eran las 2 y 30 y contesté asumiendo que era mi mami, estaba somnolienta, cansada del viaje y alucinando que seguía en el maravilloso Iquitos, y contesté pero nadie respondió... ¿quién llamó? No sé. Me colgaron, colgué y seguí durmiendo.

Hoy, al despertar y darme cuenta que me encontraba en MI cama, en MI casa; debo señalar que me despertó la alarma del cel (motivo agregado porque acepté el préstamo del celular), me acordé de la llamada y vi que era una llamada con número RETENIDO, asu... ¿qué fue? esa no me la hacen desde hace mil años, asu... es casi prehistórico siquiera recordar cuando fue la última vez que algo así sucedió, y supe quién fue en ese momento... y no me equivoqué... pero ahora no tengo la más mínima idea... me preocupa en cierta medida y bueno es momento de evaluar cada punto probablemente preocupante...

1° Pudo ser algo urgente de mis padres, pero de haber sido así no me hubieran colgado y habrían insistido.

2° Pudo ser un alumno o alumna mía con algún problema serio, pero luego recordé que todos saben que mi cel murió en el río (claro que algunos sabían que el fin de semana tendría el de mi mami), pero eran jóvenes de mi total confianza y que generalmente no presentan problemas serios en casa. Por otro lado, sabían que estaría de viaje, y que por último el correo es un excelente y efectivo medio.

3° Pudo ser alguien que necesitara hablar conmigo en esos momento, un buen amigo o amiga, pero que no se atrevió, tal vez, por el tono de mi voz: cansada... esta es la única posibilidad... esto me hizo reflexionar de que debo por lo menos ir averiguando la compra de un nuevo celular... yo soy de las amigas que siempre está para los amigos y amigas... y ese solo pensamiento me jodió un poco.

Es cierto que estas semanas sin celular han sido buenas, relajantes, sanas... pero debo volver a tener uno... así que eso haré hoy: averiguar costos y ofertas y de ahí veremos, esta o a más tardar la otra semana debo tener un celular nuevo, con nuevo número y que inicie una nueva vida conmigo.

Tal vez, sin querer, he estado postergando lo de la compra de un celular por eso de empezar una nueva vida, cada viaje que he venido realizando me ha llenado de fuerza, de iniciativas, pero al mismo tiempo están mis miedos, y esos pensamientos de: Mi vida no iba a ser así, ¿cómo es que cambió tanto?... y cada cosa que hago y que no estaban en mi plan de mi vida, son como un paso a algo desconocido... y ahora me aventuro, exploro, me estoy aventando a la vida, pero no dejo de asombrarme por las cosas que veo, que vivo, que hago... porque ya no son pensadas, ya no están en ningún plan, solo me asombra el contraste, aún notorio para mí, de la novedad, de lo jamás pensado, del contraste con la vida que en algún momento planifiqué o pensé sería... esto ocurre cuando tengo un momento de detenimiento y en el que inevitablemente pienso...por ahora solo puedo decir que cada cosa ha sido hermosa, y el no haber sido planificadas, las han hecho aún más apreciadas... estoy viviendo, estoy aprendiendo, estoy conociendo... incluso de me estoy conociendo... y el celular ¿qué tiene que ver? Para ustedes quizas nada; para mí, mucho... es un contrato por un tiempo mayor a un año, es asumir que me vuelvo a establecer, que no hay vuelta de página en los aspectos de mi vida, es un filtro: hay quiene seguirán en mis contactos, a quienes ya no, hay quienes que desaparecerán de mi vida... un celular nuevo es un símbolo importante en estos tiempos, no es solo un teléfono...

No hay comentarios: