viernes, 24 de octubre de 2008

Hola sueño

¿A costa de qué se recupera el sueño?
A costa de tranquilizar el alma y la mente.

¿A costa de qué se tranquiliza el alma y la mente?
Pensando en una misma, en lo que es capaz de hacer, en lo que es capaz de soportar, en asumir las derrotas, en asumir los fracasos, en asumir la soledad total sin miedos.

¿Cómo se asume todo eso?
Solo rogando a Dios por perdón, porque la otra persona sea feliz aun sin nosotros, solo porque se lo merece.

¿Y esperamos ser felices también?
No, no deberíamos, hicimos daño, no nos merecemos ser felices; debemos procurarnos tranquilidad y esto ya es mucho más de lo que merecemos.

Ya dormir es demasiada bendición... solo queda aprovecharla mientras dure.

Buenas noches.