lunes, 29 de septiembre de 2008

¿De qué sirve amarnos ahora?

¿De qué sirve amarnos ahora?

Antes tenía sentido las esperas en el aeropuerto, la refri llena de las cosas que te gustan, faltar al trabajo, prepararte el desayuno, consentirte con algún rico antojo en el almuerzo o en la cena; que esperaras a la salida de mis trabajos, que me acopañes en mi quehacer diario; ir al cine, viajar, y las muchas fotos, las demasiadas fotos...

Antes tenía sentido cuando llamabas diariamente, amanecer pegada al fono, ver al amanecer hablando contigo de todo y de nada, reir, conocerte...

Antes tenía sentido chatear contigo, verte através de la cámara web, que me cantes al dormir y al despertarme con la última y la primera llamada del día.

Construimos sueños, ilusiones, un mundo donde seríamos felices...

¿De qué sirve amarnos ahora?

Cuando los sueños se han roto, las esperanzas se disiparon y ya no existe nuestro mundo, sino el tuyo y el mío por separado donde cada quien es como es...

¿De qué sirve tanto amor ahora?

Cuando debo guardar TODOS NUESTROS RECUERDOS en una caja, sino alcanzaban ni en mi departamento entero (que aunque no exista ya como mío, se llevó consigo nuestros sueños, tus saltos de niño, nuestras primeras noches de amor, tu voz diciendo mi nombre, la queja de los vecinos de nuestros muchos ruidos)...

¿A dónde meteré tantas fotos?, ¿a dónde debo irme para olvidarte?, ¿qué le diré a la hija que soñé contigo?, ¿qué le diré a las arrugas que no verás?, ¿qué le digo a mi media cama vacía', ¿solo que no estás?, ¿qué no estarás?, ¿qué hago?

¿De qué sirve tanto amor ahora? Si ya no estás, si ya no estarás.

No hay comentarios: