domingo, 24 de agosto de 2008

Tacacho con cecina y juane

¡Qué rico! A mí me gusta, no, a mí me encanta. Hoy salimos en acto declarado como "Salida familiar obligatoria" decretada por mi mami, quería ir a pasear y mi hermana se aprestó a ser el chofer, así si juego, luego de haber andado siempre en carro, se te queda la mala o muy buena costumbre de la comodidad y rapidez en que un auto particular puede hacer el recorrido.

Fuimos a conocer el nuevo trabajo de mi hermana, todo era para que aprenda su ruta de ida y vuelta, ¡vaya que siguen arreglando las avenidas y todo es un caos! Luego de tanto silencio todo ello provoca un breve impacto en mi vida.

Tal vez haber salido de Lima por 4 meses, no pareciera mucho tiempo, pero en verdad lo es; poco a poco voy descubriendo el efecto de haber estado fuera del seno familiar, una de las cuales son la reuniones en las que toman en cuenta mi opinión y siempre tengo algo que decir que cuenta, ¿por qué? porque conozco dónde estoy, con quienes trato y qué debo hacer.

A veces quisiera que el tiempo y la distancia no sean medidos o que exista una puerta de esas que te llevan en segundos de una dimensión a otra, de un tiempo a otro; que no haya aviones, que estemos en cada momento de nuestro día en donde queremos estar. De momento solo lo imaginaré y trataré en lo posible de dejar de pensar así para no seguir sufriendo una decepción tras otra, asumir las cosas para bien o para mal tal cual son, acepatar lo vivido tal cual, que todo forme parte de mis recuerdos y tratar de ser feliz con lo que decidí quedarme.

Por hoy tuve algo que extrañaba y quería probar otra vez: mi tacacho con cecina y juane; y esto nadie me lo va a quitar.

No hay comentarios: