miércoles, 27 de agosto de 2008

Sex and the city

Antes de ayer encontré esta película, que me moría por ver, en una web de internet. La vi y me quedó un profundo e inesperado ¿ah?

Primero debo explicar por qué quería verla o por qué me moría por verla, quería hacerlo porque al fin Carrie nos demostraría como una mujer sobre sus 40 enfrenta la vida y el amor. Pero, qué fue lo que vi, algo que me decepcionó, pensé que como era una mujer de este siglo respondería a sus tiempos, después de todo la serie se basa en mostrarnos mujeres de estos tiempos, mujeres de verdad.

Me sentí engañada, estafada, con la serie que seguí lo más que pude, me hubiera quedado con el final de la serie y no con el de esta película; nos siguen vendiendo el cuento de que para ser feliz debemos casarnos, aunque esto es sutil, porque lo del matri partió más que por el amor, por el tema de la casa (en esto se pareció a una amiga que adoro, de hecho fue por el mismo motivo); luego está que se casó con Mr. Big, ese imbécil que se casó dos veces, con mujeres que creyó serían mejores que Carrie, que por educación, que por alcurnia, y otras cojudeces que hacían de mi estimada protagonista una cucaracha en su mundo de brillo.

Qué demostró esto, y lanzo una teoría, como una cana al aire, que todas las mujeres tenemos como fin supremo y último el matrimonio, y que además solo existe el tipo de mujer que acepta a un hombre infiel, mentiroso, falso; no existe una mujer capaz de superar a ese tipo de "infelices" y hallar a alguien que realmente la valore en su exacta dimensión; es decir: Existe solo el tipo de mujer sufrida, que pedona todo, y sacrifica todo en nombre del amor; y existe solo el tipo de hombre sin vergüenza, infiel y mentiroso que finalmente será feliz con la que más lo aguante y perdone.

Mi heroína fue Samantha, y me fastidia el hecho que la protagonista no dio el ejemplo, esta mujer amaba a su "mocoso" a su manera, con sus cosas, pero su diálogo fue de la PM: "Te amo pero me amo más a mí". ¿Cuántas mujeres se atreven a decir eso?, corrijo, ¿cuántas nos atrevemos a decir eso? Es que nos han criado para amar más allá de nosotras mismas, es más sin importar el nosotras, está en nuestros genes, ojalá se nos ocurra hacer una cambio en el ADN, para que las sucesoras sean capaces de amarse más a sí mismas, sí, más, porque solo así nuestro amor será más sincero, y no resignado y absurdamente sufrido.

1 comentario:

leylaamigos35 dijo...

Totalmente de acuerdo. Ahora en el 2011 soñamos con una boda real, pero que el hombre que escojamos,"si amigas porque escogemos",sea un caballero "real"y no lo que imaginamos.