sábado, 23 de agosto de 2008

Me molestó mucho de ti

Cuando estuve lejos, me molestó mucho de ti que la distancia haya corroborado cosas, cosas no muy buenas, cosas que pensé innecesarias, cosas que hubiera preferido no corroborar. Sí, aveces somos egoístas y esperamos que se acuerden de nosotros, al menos en nuestro cumpleaños.

Cuando es nuestro cumpleaños, llegan las visitas esperadas y las no esperadas también las llamadas de aquellos que no pudieron asistir pero se acordaron de ti; y eso lo hace especial, te hace especial por lo menos en un día del año.

Entre todo ese tu poco gentío están aquellos que SIEMPRE ESPERAS Y QUE NUNCA FALLAN, o al menos que esperas nunca te fallen; pero cuando fallan si que molesta, así no sea tu "pata" del alma, así sea la hermana con la que no te llevas muy bien, esperas que lo haga porque siempre lo ha hecho, solo porque te creó el hábito, la costumbre, te malcrió y punto. Lo esperas y si no lo tienes: te decepcionas, te apenas, lloras... no se acordó aquella persona que nunca fallaba y te cuestionas ¿se acordaba porque estabas siempre cerca o ahora que estás lejos ya no importas?

Parece egoísta pero simplemente está el hecho de que solo por un día en el año uno puede hacer feliz a otro solo por decir "Feliz cumpleaños".

No hay comentarios: