domingo, 20 de julio de 2008

La familia

¿Qué es la familia?, ¿solo papá y mamá?, ¿y los tíos, tías, primos, primas?, ¿los abuelos?... qué difícil es pensar o siquiera desear un bebé que no tenga lo que yo tuve: abuelos, tíos, tías, primos, primas, reuniones familiares, danzas de la selva, tacacho y cecina, jajajaja... pero es verdad... eso ha sido familia para mí, fui muy feliz de niña rodeada de gente que bailaba, que comía y disfrutaba el estar unida, ver al futuro esposo de una de nosotras en esa reunión era vaticinio de boda segura, nadie llevaría al cumple de la abuelita Zoila si fuera "ave de paso" en nuestras vidas, un bebé nuevo era motivo de engreimiento, pobre de brazo en brazo iba, llorando, sudando, mimado, pero sufriendo de tanto amor... sí, el amor de mi familión puede ser afixiante... pero sincero...

Es rico recordar mis viajes en julio a Huánuco, ver a mi abuelita Jesús, su enorme chacra, caminar por el cafetal, subir al árbol de limones y comerme tres, subirme al níspero, a cuanto árbol había, ¡qué suerte nunca vi una arañota ni una muca fea, ni ningún elemento que perturbe mis escapadas a ese verde y mágico lugar, no había luz, no había internet, no había teléfono, pero era genial... comer en familia bajo la luz de una lámpara de kerosene, despertar con la luz irradiante del sol, tomar café, ah porque eso sí, tomaba café pasado, no muy cargado pero un riquísimo café, el mejor del mundo ni Starbucks tiene uno siquiera parecido... comía un rico queso hecho en casa, con pan serrano, leche de vaca, rica, rica, muy rica...

Es verdad uno crece, hay cosas de mi infancia que no me gustaría recordar; pero estos bellos recuerdos, estos que más quisiera se repitieran, cuál negación de haber crecido, cuál necesidad de evadir la vida y sus contrastes brutales y temibles... uno crece pero siempre quiere volver a los pequeños momentos en los que fue feliz y sentía segura, en los que las pequeñas cosas creaban un mundo mágico, la familia, la que Dios nos da y la que elegimos al tener amigos; la familia qué importante es cuando se es niño, cuando se siente uno solo, no hay mejor refugio, que bueno tenerlos cerca para llorar, para abrazar, para apachurrar, para reír, para construir recuerdos, recuerdos felices, recuerdos que unen, recuerdos que fortalecen lazos...

Quiero una familia así, tal vez falta mucho, tal vez nunca la tenga, tal vez solo hace falta decidir bien y sin temores.

Aquí la canción emblemática de los tonos por el cumpleaños de mi querida abuelita Zoila...te extraño mucho abue...


Y aquí otra canción de Juaneco y su combo, se llama "El brujo" y es mi favorita, esta me hacía saltar del asiento y salir a bailar.

No hay comentarios: