Gracias Dios

Gracias por apretarme pero no ahorcarme... te agradezco por esta segunda buena noticia esperanzadora.

Gracias porque pasito a pasito salimos del túnel feo y obscuro donde nos sentíamos estar.

Gracias porque la esperanza nos alimenta y nos anima a seguir en este nuestro deseo, que solo alcanzaremos por tu gracia divina.

Solo te ruego que nos la concedas.

Gracias Dios.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Quiero que seas siempre mi amigo, mi compañero, mi amante, mi esposo, mi todo.

Parodia literaria de la vida... (una aclaración, solo por si acaso)

Ally Mcbeal y Larry Paul