Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2010

Nueva rutina

Levantarse a las 6:00 am para preparar desayuno y almuerzo puede ser tan o más estresante que prepararse solo para irse a trabajar. Hay mujeres que invierten un valioso tiempo de dos horas para prepararse en irse a trabajar, esto es, se levantan para bañarse por un lapso de hora y cuarto y luego que maquillarse y luego que vestirse y pum, salir... en realidad invierten de dos a tres horas en ese trajín; sin embargo habemos aquellas que consideran que eso de tomar desayuno en el trabajo no está bien o no es factible por el tipo de trabajo, como en mi caso, que soy maestra y entro a dictar y llevar una taza de café al aula no sería bien visto mientras mastico un pan con cualquier cosa... no pues, no es así. Yo soy de las que se levantan a las 6:00, antes me levantaba a las 5:30 am, y preparaba un jugo (de lo que fuera) y un par de tostadas de pan integral; mientras hacía mi almuerzo algo sencillo como un guiso o un pollito o pescado a la plancha con ensalada, una fruta y chicha o agua d

Cuando el amor se somete a pruebas

Imagen
Cuando el amor llegó a mi vida, no me la creí. He pasado por varias ilusiones y simulaciones, situaciones amorosas o contextos muy parecidos al amor pero que en nada, en nada se parecen al amor real, al que ahora vivo, al que ahora siento. El amor para nada tiene que ver con el "ser felices por siempre", es decir se es feliz en la medida que se vencen obstáculos o problemas que son propios de la vida en pareja, el ser felices por siempre no implica que despiertas y te acuestas con una sonrisa impresa en el rostro todos los días, pero eso sí, puedo asegurar que la gran mayoría de ellos, solo así vale la pena la travesía llamada amor con aquel llamado el amor de tu vida. A mis 35 años he metido la pata, bien metida, y aún así, llena de errores, de metidas de pata, de complicaciones e inseguridades, él, mi buen llamado amor ha estado conmigo: callado, distante, cercano, ausente y aún así siempre presente. Hubo veces que pensaba que ya no estaba sin embargo siempre me estuvo e

La odisea de sacar mi brevete

Imagen
Esta semana fue de locos, todo por la necedad mía de querer sacar mi brevete, no sé si saque el internacional. El caso es que, dado que estaba pagando clases de manejo con un excelenete profesor, sacar mi brevete se constituía en algo así como sacar mi diploma... ¿me dejo entender? El día domingo decidí dejar de marcar los exámenes de un librito que mi profe me dio y leí todito el manual de conducir que a mi hermana le habían dado cuando estudio en la academia de manejo que la mayoría de chicos clasemedieros puede pagar. Terminé quedándome hasta las casi 4:40 de la madrugada. El día lunes me levanté a las 7:00 am dispuesta a dar mi examen médico y de reglas el mismo día. Mi hermana me vio salir y me preguntó que a dónde iba, le dije y según ella podía darlo en el Hospital de Policía yo, monse, le creí y ella me acercó a la Av. Brasil y tomé mi combi, llegué y me dijeron que ya no lo toman ahí, así que ni modo, volví a mi plan inicia: ir a Servimedic que está al costadito del Tour