Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2010

La única ventana abierta

La única ventana a mi vida real o imaginaria es mi blog. Aquí sigo compartiendo y mezclando lo mío, lo de otra y lo de aquella. Lo cierto y lo falso se mezclan, lo vivido, lo imaginado o lo deseado también. Lo que me cuentan (sin la infidencia de decir de dónde viene con nombe y apellido, respetando como se debe la PRIVACIDAD QUE OTORGA LA AMISTAD - tema de un post) de manera literal o trabajada... lo que salga. Escribir, aunque no sea lo mejor que haga, saca de mí lo mejor que tengo. Mi peor momento o el mejor, mi odio más grande o mi más grande amor... espero siempre saque lo mejor de mí, la efervescencia de la emoción que vivo con toda la intensidad en la "cresta de la ola". Nada como escribir para sentirse aliviada. Un buen amigo mío, K, me ha dicho: ¿Por qué si has "privatizado" todas tus redes sociales y correo, no haces lo mismo con tus blogs? Mi respuesta fue sencilla e inmediata: "No quiero". No quiero privatizar mi blog porque a través de es

Claro que medité esta madrugada también...

Y sí que lo hice. Me sorprendí a mí misma todo el días buscando, mirando y comprando cosas para mi casa; no sé me parece muy loco esto, porque al final miraba mi salita como en una foto: tal cual la quería armar con los que tengo guardado y lo que acabo de comprar. En la noche, siento una enorme necesidad de conversar con mi esposo, a pesar de que andamos lejos (para variar entre nosotros, a veces pareciera el estilo de vida que nos hemos impuesto como pareja joven y moderna), surge en mí la necesidad de hablar con él, de alguna manera sentirme a su lado. Ansío estarlo. Pero de momento surge en mí la necesidad de estar ahora mismo en casa de mis padres, estar con mi mami, ayudarla con la comida para mi papá. Sí ya sé que debo seguir con mi vida y eso haré, igual me iré. Solo espero no sentir tanta nostalgia.

Noches a solas

Me he tomado un descanso de todo: de la familia, del trabajo(hace rato), de mi esposo, de mis amistades para estar a solas, solas, solas. Decidí irme a Cuzco y aquí estoy, no sé por qué pero es y será por siempre mi lugar favorito y eso que está haciendo frío. Hoy llegué y mi madre adorada junto con mi adorado esposo estuvieron pendientes de mí, no me molestó porque los extrañaba mucho. Estoy a punto de volver a mi casa con mi esposo y me soprendo a mí misma comprando y planeando cosas que quiero en mi casita, le consulto a mi esposo vía skype (ah porque estaré en Cuzco pero de mi lap no me desconecto) y aprueba todo lo que quiero comprar, siento que lo exploto, pero por ahora es así. En fin, estoy con muchas cosas en mi cabeza para mi casita y ni yo me la creo cuando salgo de mí a analizarlo, quiero volver, quiero estar a su lado y compartir mis días así. Sin embargo, porque los "peros" siempre están; no puedo evitar notar lo mucho que me he unido a mi madre (siempre