A la distancia

A la distancia, las cosas grandes se ven pequeñas y no solo es una cosa de percepción, y no solo ocurre con las cosas tangibles, sucede con todo: iras, recuerdos, cariños, verdades, mentiras.

A la distancia, todo se ve pequeño y se ve inofensivo, como que ya no provoca dolor. Eso es bueno, creo yo.

A la distancia, los recuerdos se pierden en el horizonte del olvido y los sentimientos se reducen a una dimensión sana y más llevadera.

A la distancia, lo que causa dolor deja de causarlo; y lo que causa alegría, también. Aunque parezca mal, la distancia ayuda mucho a alejarse de las situaciones, personas y reacciones que causaban daño, dolor y llanto. La vida se hace más dulce, menos desesperante y triste.

A la distancia y con tu compañía, todo es mejor, mucho mejor.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Quiero que seas siempre mi amigo, mi compañero, mi amante, mi esposo, mi todo.

Parodia literaria de la vida... (una aclaración, solo por si acaso)

Ally Mcbeal y Larry Paul