sábado, 31 de diciembre de 2011

Cuenta regresiva...


Contar desde 10 a 0 es común para alguien que será operado, es ese conteo el camino a su inconsciencia que le quitará el dolor de la extracción del mal que lo aqueja, en ese espacio se pasa de estar despierto a estar dormido para que algo que está mal sea extraído, para que algo que no funciona bien sea compuesto, para que se resuelva el problema.

Contar desde 10 a 0 es común en las investigaciones de la NASA, justo cuando va a partir la nave hacia una misión, hacia un nuevo descubrimiento, hacia un planeta lejos de la Tierra, lejos, muy lejos; hacia donde están los sueños; las creencias se concretan o se desbaratan, hacia la búsqueda de otra vida, de una nueva vida, de una vida diferente a la humana, ya sea por curiosidad o por aburrimiento, se sigue en la búsqueda.

Contar desde 10 a 0 es común al iniciar una competencia, pequeña o en serio, donde siempre hay una ganador y un perdedor; a los que se enumera y donde el 1 es el primero en llegar o alcanzar la meta de la mejor manera; y el último, si es que llega, se convierte en el que lo logró a pesar de las adversidades.

A veces creo que ando en cuenta regresiva, no camino a la muerte, pero sí en tiempo de espera; en tiempo de oportunidad… cada conteo al llegar a 0 se está convirtiendo en un pequeño logro; pero ambiciono más, quiero más… 

Hoy estamos en cuenta regresiva dejando atrás al 2011: un año lindo para mí, a pesar de algunas peleas, algunos sueños rotos, algunas decepciones, algunas realidades crueles y tristes, algunas ausencias, algunos fracasos... sí se me va un lindo año porque amé mucho y siento que me aman así de tanto, porque tengo amig@s sincer@s: leales, comprensivos, que me han demostrado su cariño y amistad en este año algo difícil para mí... fue lindo porque mis papis fueron mis papis más que nunca y lo serán por siempre y yo será su hija, siempre mimada y querida... fue un hermoso año porque mi esposo estuvo conmigo cerca y lejos, con sus bromas al acostarme y despertarme, con su optimismo y entusiasmo para hacerme sentir no solo amada sino viva... fue hermoso porque Dios me demostró su poder y sé que sin Él nada se puede... fue hermoso porque hubo muchos detalles de gente recordada y querida para mí: mis exalumnos... me siento agradecida por esas manifestaciones de afecto sincero a pesar de los años... fue hermoso porque viví alegrías y tristezas y por ello entendí mejor en qué consiste la vida...

Hoy llegaré a las 12 para decirle adiós a un lindo 2011 y deseando que el 2012 sea un año más lindo aún... lo inicio con esperanzas nuevas, con sueños nuevos, con metas nuevas... sí, porque podrán, algunos, ser los mismos pero con más fe y con más esperanza y con más ganas de que se cumplan... 

Como dice mi amado: El 2012 será mejor... mucho mejor... y sé que con la ayuda de Dios así será.

¡Adiós y gracias, querido 2011! 

¡Bienvenido 2012!

martes, 27 de diciembre de 2011

Y se fue la Navidad...

Ya han pasado tres días desde el 24... porque para mí todo el 24 es Navidad y el recuerdo que tengo del día en sí fue lindo, estuve con la familia de mi esposo y comimos rico y la pasamos bien en compañía de todos ellos, escuchamos música, hubo niños, hubo regalos, hubo una pequeña oración antes de la cena y mi adorado y yo pusimos el niño con el mismo agradecimiento y el mismo deseo.

Sin embargo, ayer mismo me sorprendí haciendo algo que me había prometido no volver hacer al estar aquí, si no me hubieran encendido la mecha, otra habría sido la historia: terminé reviviendo en mi memoria y en mis palabras la última discusión absurda que tuve con una persona cercana a mí: reviví su intolerancia, su incapacidad de buscar un punto medio de solución, su cerrazón para aceptar mis aportes de solución y su forma de hablarme, perdón de GRITARME... porque no hablaba, gritaba...; reviví mi parsimonia, mi incapacidad de reaccionar y no sacarle la m... o por lo menos darle una bofetada para que reacciones, baje su histeria y por lo menos deje de gritar... reviví a la tercera persona que no quería meterse y observaba todo con temor del cómo acabaría ese episodio más de pleito, su incapacidad de poner orden por temor a ser juzgada de tomar partido, su incapacidad de imponer respeto, por lo menos para hablar con el mismo volumen... pensé que comiéndome mi cólera e indignación se acabaría, pero no... me sentí mal, casi enfermé al día siguiente y me duró mucho más que solo ese día... es hasta ayer que sorprendí a mí misma de mi resolución para el año que viene... en realidad son varias pero apuntan al mismo fin...

- No hablaré más de mis conflictos con esa persona, no porque raje de ella, trato de evitarlo, sé que en parte soy culpable de la mala relación, pero el admitirlo para mí ya es un gran paso; lo haré porque no quiero que me duela su pésima actitud hacia mí.

- Me di cuenta al hablar de esos conflictos revivían en mí emociones de manera que alimentaba un lado de mi persona que dejé en el trabajo y que me había propuesto, hace mucho más de dos años, no volver a sentir.

- Me di cuenta que mientras siga hablando de esos conflictos, no pasará pero sé que debo dejar de darle importancia a una persona con la que no guardo ninguna afinidad, dejar de pensar que cambiará o intentar cambiar por tener una mejor relación... ya no... lo mejor: la distancia en todos sus sentidos.

- Me di cuenta que debo quedarme con las cosas buenas que me da la vida, con las personas maravillosas que sin ser cercanas a mí: son mi familia y existe un vínculo de fraternidad, de amor, respeto, tolerancia y cariños sinceros; me debo quedar con lo bueno de esa persona: que en lo momentos difíciles de las personas con las que estamos vinculadas, está; y eso cuenta mucho, al menos para mí; para mis momentos difíciles sé con quienes contar y eso vale mucho para mí y gracias a Dios tengo con quienes contar siempre incondicionalmente.

- Así que para cerrar la primera parte de mis propósitos para el 2012, rescataré las cosas buenas de esa persona y las resaltaré en cada oportunidad que tenga que hablar de mi núcleo más cercano; pero si me encuentro cercana a mencionar cómo me lastimó o sus malas actitudes; callaré... será difícil, pero aprenderé: los milagros de la distancia asociado con la no convivencia producen un olvido esporádico pero sano; y por último, y lo más importante: No me sentiré herida por esa persona a partir del 2012, no me importará si se acuerda de mi cumpleaños o no, o si me trajo algo por Navidad o se acordó de que llegaba y esperar inútilmente un detalle de ella; tampoco los tendré (me dolerá), pero será lo mejor para ambas. Si no das, no esperas... es lo justo...


jueves, 8 de diciembre de 2011

Adviento

Sé que he estado muy sensible y depresiva últimamente, me he negado a perder mi fe en Dios y en la esperanza que guarda mi corazón y el de mi amado. He estado muy pegada a mis papis los últimos dos meses y han sido un soporte invaluable en mi vida, sin ellos no habría sobrevivido a nada hasta el día de hoy. Sin duda su presencia en mi vida es algo que debo agradecer a Dios cada día. Han sabido ser mi guía, mi consuelo y me han mimado en estas últimas semanas como si fuera una niña; tal fue ese estado de "mimosidad" que al despedirme sentí otra vez el dolor de alejarme y los dejé otra vez con ese vacío que hace mucho no les hacía sentir. Siempre nos extrañamos, pero ellos y yo ya habíamos comprendido bien que mi ir y venir debían ser lindos, sin llanto ni dolorcito.. esta vez no se pudo... lloramos y nos dolió separarnos otra vez.

He estado tan deprimida que todos en casa olvidamos o, mejor dicho, pasamos por el alto el adviento: el tiempo de espera de la venido de Jesús al mundo. Creo que nadie en casa hizo click con el asunto, espero que no haya sido por mi culpa, aunque creo que sí... me sentí mal, sin embargo no dejé de leer la biblia ni de orar... pero el adviento implicaba reunirnos en familia, hablar, exponer... y mi corazón aún me dolía (aún me duele) como para exponerme delante de todos, delante de ellos ya me había expuesto a solas... con eso fue suficiente, no estaba lista para más...

Ayer conversaba con mi esposo y le pedí ponernos al día con la celebración de Adviento, dado que acabo de llegar a casa y apenas arreglé mi corona de adviento, menos mal conseguí mis velitas moraditas y la rosadita... lo que una buena bicicleteada puede lograr... hoy, Día de la Inmaculada Concepción, me parece un día hermoso para "ponernos al día" con el Señor, con Jesús, con la Virgen y sobre todo con nuestra fe...

Diosito... tú ya sabes lo que aguarda nuestros corazones.

miércoles, 7 de diciembre de 2011

Sin dudarlo: Nadie mejor que él

No era una opción intentarlo o siquiera pensarlo con nadie más antes de él. Haber pensado en meter la pata antes como una buena opción, ni loca, ahora que estamos pasando por esto, más convencida todavía.

Entre lágrimas y penas, me puse a pensar en si por satisfacer mi deseo más grande, me hubiera atrevido a compartirlo con alguien antes que él. Lo pensé e hice un repaso de  mi vida, y NO, GRACIAS... POBRE NIÑO, POBRE DE MÍ...

Dios me lo puso en mi camino a mis 30 y me uní a él a mis 32, nadie antes de él ni creo exista alguien que me haya demostrado tanto amor como él en toda mi vida, ha soportado de mí: mucho y ha recibido de mí: todo... y siento que tengo mucho más para darle... incluyendo ese milagro que ambos deseamos.

Creo, ya viviendo el dolor de que las cosas se ponen más y más difíciles, que en mí no hay arrepentimiento del por qué no antes y que ahora puede parecer tarde; ahora más que nunca estoy convencida de que lo primero bueno que he hecho por ti, es darte al mejor hombre del mundo como padre... y lo que sea, será: y solo con él todo lo que hagamos por alcanzarte, valdrá la pena.

Dios sabe lo que quieren nuestros corazones.

viernes, 2 de diciembre de 2011

Llorar

Siempre he creído que llorar limpia el alma, se lleva el dolor, como por oleadas, no sé si soy clara... Es como si cada llanto arrasara con lo que me está haciendo daño, como si se llevara en cada carga de a pocos y por pedacitos mi dolor.

He llorado mucho últimamente, a solas y en compañía, renegando, con dolor, con angustia pero sobre todo por miedo y con miedo. No sé si después de tantas veces que he llorado, a solas y con compañía, este llanto sea uno más o tal vez sea el peor de todos, aún no sé si estoy cayendo en la más grande depresión de mi vida o solo es que siento que Dios me dejó a mi suerte, sin su guía, sin su compañía, sin su bendición... Sé que tal vez no soy clara con estas palabras, lo que sé, sin duda algua, es que cada una de ellas brota de mi corazón atormentado, de mi pensamiento ilógico, de mi brújula perdida, de mi abandono espiritual... Me siento sola y lloro por culpa de un dolor profundo, lloro a solas con intensidad y sin consuelo, luego lloro en compañía sin poderme controlar y tratando de retener las lágrimas, queriendo reprimir mi dolor porque, finalmente, es mío... Qué culpa tiene el resto de que me esté pasando esto? Esto es lo que pienso, pero sin querer y a medias o del todo, he compartido mi dolor, he sido escuchada por mis maravillosas amigas, a quienes no busqué pero me encontraron...

He llorado a solas, encerrada y con miedo, con terror por no caer en ese abismo que ya he visitado otras veces y que temo más que nunca, descubrir su verdadera profundidad... Tengo miedo de caer en ese abismo y tardar en salir, como ya he salido antes, temo esto porque este dolor que siento es más fuerte que cualquier otro dolor, este no es un amor que me dejó por otra, este no es el fracaso ante un proyecto en el trabajo, este no es la decepción de quien creía una amiga, este no es la develación de un engaño... Este dolor es distinto, es grande, intenso y demasiado mío...

miércoles, 23 de noviembre de 2011

Ocupada en mi tristeza sin darme cuenta de mi alegría

He estado muy triste, pero lo que más me entristece es su vocecita al otro lado del teléfono apagadita y sin ilusión con una tristeza más grande que la mía, lo cual no creía posible, fue más grande solo porque se trata de él y su notoria penita de haber deseado algo, como dijo, con todo su corazón y no pasó. Cada palabra suya secó una a una mis lágrimas por mi motivo para hacer brotar otras por el suyo.

Me partió el corazón el solo tono de su voz, siempre alegre y optimista, que se tornó tan triste y desilusionada... Me partió el corazón el no darle alegría, sí porque él se merece alegrías, me da tantas a mí a diario que merece que al menos le dé una para él solito...

Estamos tristes, muy tristes, qué haremos después? No sé.

Entiendo que todo es voluntad de Dios, recuerdo que los últimos días decía: Que sea como Tú quieras, Señor, solo te pido que al final dejes en mi corazón al menos una gotita de esperanza... Por ratos la siento, otras pareciera que se va entre mis lágrimas, solo parece que se me va por los ojos, como para que no me quede nada... Más luego de escuchr su triste vocecita al otro lado del teléfono... La esperanza que Dios ha puesto en mi vida, es él (el de la vocecita triste) porque siempre tiene una frase alentadore y optimista; pero al escucharla triste y apagada, casi se me cuela por entre los ojos la gotita que pedí me dejara...

Hoy desperté, con menos agua en los ojos pero con mi gotita en el corazón, no he renegado de mi destino ni de sus designios, no he querido matar mi alegría, mi felicidad porque en mi destino, en mi vida sigue él (el de la vocecita triste) que, salvo ayer, siempre me da alegría y felicidad, y no todos tienen la suerte de despertar y dormir con la alegría en el corazón, como yo, cuando estoy a su lado... Si eso no es tener esperanza, qué es?

jueves, 27 de octubre de 2011

Fe

Dios está en todas partes y se manifiesta de muchas formas, si nos olvidamos de Él en algún momento, Él jamás se olvida de nosotros. Siempre he recurrido a Él en momentos críticos de mi vida, algunas veces me he sentido abandonada por Él, cosa que me sirvió para justificar mis pecaods, pecadillos y pecadotes; otras veces, más ahora, trato de agradecerle más que pedirle, no dejo de pedir (soy humana pedilona de pequeños y grandes milagros en mi vida, uno ocupa mi vida, los pequeños son las añadiduras en realidad)... Pero como decía... Trato de agradecer más... O de por lo menos no solo acordarme de pedir sino también de agradecer... La vida en mis últimos 5 años, la vida que Dios me ha dado, ha sido una lección grande para mí, ha tenido milagros grandes, llenos de amor, como el estar convencida de que tengo la gran bendición de estar casada con el amor de mi vida, en estos tiempos de divorcios y cero compromisos, estar al lado del amor de tu vida es un milagro... Yo lo vivo. La vida que Dios me ha dado me hecho ver cómo mis padres se han fortalecido como pareja y se aman y los pleitos de ayer dejaron de ser para solo verlos andar juntos de la mano y más cómplices que nunca. La vida que Dios me ha dado incluye muy buenas amigas, hoy hermanas, con quienes comparto mis alegrías y mis tristezas... Las adoro y agradezco su amistad y confianza. La vida que me está dando Dios, se está fortaleciendo cada día en su palabra y la oración; en la paciencia, en la fe que le tengo.

viernes, 21 de octubre de 2011

La vida es una hermosa montaña rusa...

Sé que a lo largo de mi blog he tenido post absolutamente dramáticos, dolorosos, intensos; caragados de ansiedad, de temor, de miedo, de pánico; siendo sentires mediáticos y muy fuertes en el momento que se vivieron, siento que fueron emociones aceleradas, sin filtro, ni sentido común... Sé que las emociones se sientes, no se piensan... Pero soy adulta y no debería dejar a mis "malas emociones", a aquellas que me destruyen, fluir, no debería darles rienda suelta. Debo de controlarlas más y como diría mi esposo precioso, no hacer una "una novela" en mi cabeza. Debo esperar a que las cosas se den para dar mi respuesta. Mi mayor problema radica en que siempre he querido estar preparada para lo "malo", para lo inesperado, con el fin de que no me caiga al dolor o al mal momento con todo... Pero está mal, lo sé... Además a mi edad, ya no hay prisas y lo que tenga que ser, será. He estado, bueno, hemos estado tras un propósito, y este no se ha dado, nos vamos a jugar con la naturaleza en contra y por ratos pienso en que por mirar adelante, me olvido de mirar al costado, y que si diera una ojeadita atrás me daría cuenta de cuánto costó llegar a mi ahora. Mi ahora es muy bonito, mi pareja es mi compañero y está siendo poco a poco mi mejor amigo (no es fácil hablarle al esposo de ciertas cosas, pero es maravilloso cuando se logra)... Es mi amante, es mi cómplice... Creo que pocas mujeres, casadas o no, tienen esta suerte de la cual gozo y disfruto día a día... Despertar con una sonrisa o acostarme con una carcajada es una bendición, yo la tengo. Gracias, Dios. Aceptar la vida con sus devenires y milagros es de seres privilegiados, ando trabajando es convertirme en uno de ellos... Soy de las que reniegan de lo que me falta, pero hoy no... Y quise vivirlo intensamente, hoy quiero y agradezco lo bello que tengo en la vida, lo bueno que Dios ha puesto en mi camino, lo maravilloso que es y será compartir con el amor de mi vida lo que viene de camino, porque ya sea con hijos o sin ellos, disfrutamos de nuestra mutua compañia y esto pocos lo tienen... Yo me siento bendecida de que Dios me haya hecho tropezar con el amor de mi vida a través del chat porque cuando vivió al frente de mi casa todavía no era el momento... Es una maravilla lo que Él ha hecho por mí. La vida tienen sus altas y bajas, con pausada marcha o con vertigo arrollador, solo está en nosotros saber que todo pasa, que lo malo no estará por siempre y se irá dejando lecciones aprendidas; que lo bueno tampoco estará por siempre y que hay que disfrutarlo mientras dure. Difícil, muy difícil pero hay que respirar y tomar las cosas como vienen...

viernes, 7 de octubre de 2011

Otra vez alejaditos.

Estamos alejados otra vez solo que no es igual que siempre. Estamos mejor que nunca, más unidos, más felices, más bendecidos. Dios ha sido generoso con nosotros, nos devolvió el amor y en este tiempo la esperanza y la fe. Por todo esto le doy gracias cada día. Su generosidad ha sido inmensa y sin embargo, pido más, un poco más. Te extraño mucho y por eso te tengo presente más presente que nunca, con tu sonrisa y tus bromas, con tus ojos hermosos y tu cara de niño, con tu buen corazón y tu alma maravillosa. Te amo más que antes, más que siempre... Me acurrucas el corazón con tus palabras, con tus mimos. Gracias a Dios, sabemos que estaremos juntos pronto y espero, no con mucha paciencia, a estar a tu lado. Un besote, precioso.

martes, 4 de octubre de 2011

En cese

Es oficial en esta visita a la Lima de mis amores, estoy en cese. Oficialmente no laboro en Lima, me quedé sin chamba, de vacaciones tampoco estoy, siento que solo vacacionan los que tienen trabajo formal, y yo ya no lo tengo. Ayer que recogía el documento que ponía fin a mi trabajo de 11 años, 1 mes y un día (jajajajajajajaja... Así decía, por si acaso) pensaba en que sería sensacional que no tuviera error alguno... Sin embargo ahí estaba, en la fecha de nacimiento: 02/04/1974... Nunca escribirán nada correctamente... Decidí dejarlo, tengo más trámites que hacer en base a ese papel y poco tiempo, así que... Ni modo... Me emociona pensar en los planes que tenemos juntos, en los sueños que nos faltan concretar... En todas esas cosas que deseo hacer y alcanzar... Dios nos acompañara en todo el camino que nos falta juntos, tal como nos ha venido acompañando a este punto... Solo hay que mantener la fe.

jueves, 29 de septiembre de 2011

Por qué tiene que ser difícil?

Esa fue la pregunta de una exalumna mía muy querida puso en facebook y de la nada y en automático respondí: "porque sino fuera así, no valdría la pena". Me salió de la nada o tal vez desde el fondo, no lo sé. Lo que sí sé es que salió y pude comprender tu mensaje, Señor. Que cueste para que valga, que me esfuerce para valorarlo, que lo intente todo para demostrate que realmente lo quiero. Lo entendí, hoy, con solo responderle una simple pregunta. No será fácil, renegaré, me sentiré frustrada y hasta desesperanzada o falta de fe, tal vez hasta reniegue de ti y de tu misión para mí cuando el dolor llegue a lo más doloroso; pero sé que sabes que como humana soy tan imperfecta y torpe, sé que me perdonarás. Sabes que te buscaré siempre al final, en mi penar, en mi agonía dolorosa y te pediré perdón cuando aprenda a vivir con el dolor, cuando comprenda lo que me has deparado. Solo te ruego, tengas piedad de mí, de él; y danos fuerzas para todo lo que venga.

miércoles, 28 de septiembre de 2011

Todo en contra...

Cuando se cree que las peores barreras se han pasado con paciente espera, resulta que aparecen otras más graves, más difíciles y más imposibles. Conversando con otras mujeres en la misma situación, coincidimos en cómo no metimos la pata y al menos tener un hijo ahora. Lo que hace más de 10 años parecía una ofensa a Dios y alimentar la comidilla familiar; ahora parece ser que hubiese resultado la mejor opción para nosotras. Arrepentidas de haber logrado carrera, prestigio, posición económica... Qué irónica puede ser la vida cuando se propone restregarnos en la cara que no tenemos control sobre nada, menos sobre nuestras vidas. Ahora, luego de mis últimos exámenes veo todo más lejos, más imposible y más penoso. Qué posibilidades tengo de que el procedimiento funcione con esos resultados? Ninguna. Me llena de pena, no el gasto económico inútil sino el gasto emocional tan grande que he invertido en todo esto. Todo es tan lamentable. Dios, dame una señal, un camino, una luz... Te suplico me des la oportunidad, no te fallaré y pondré toda mi energí y ganas... Y la vida entera en lograr seres humanos que crean en ti y que amen la naturaleza y respeten la vida humana. Ayúdanos, Señor.

lunes, 26 de septiembre de 2011

Gracias por la señal, mi Señor

Cuando deseas algo como nosotros lo deseamos, necesitamos algo pequeño que al menos nos indique que vamos por buen camino. Eso ha pasado. Desde que inicié mi viaje a Lima, me sentí cuidada por Dios... Pasé cosas muy simpáticas por no decir complicadas pero solo con Él y gracias a Él pude salir airosa y sentirme tranquila. Por lo demás, el viaje y el esfuerzo que hemos venido realizando con mi esposo precioso están dando sus primeros frutos: gratos y dulces. Vemos la luz al final del túnel y eso nos llena de alegría, fe y esperanza... Mucha, mucha fe. La necesitamos pues lo que queda es solo paciencia. Gracias, Dios por tu infinita misericordia.

miércoles, 31 de agosto de 2011

Necesito una señal...

Solo necesito una señal de que todo irá bien para que mis noches dejen de estar en vela, para que no pelee más con él por cojudecillas, para suponer que el tiempo no se nos va.

Solo necesito una señal para seguir adelante con esa loca empresa que más parece una lucha contra la naturaleza o contra Dios más que un deseo al soplar mi velita o al ver pasar una estrella fugaz.

Solo necesito una señal para saber que vamos por buen camino, que estamos avanzando, que tenemos una oportunidad.

Solo necesito una señal para suponer que tenemos una misión, que Dios nos ha mirado solo que ha tardado un poco... hay que entender sus muchas ocupaciones y preocupaciones.

Solo necesito una señal para saber que esta vida que vivo valdrá la pena seguirla viviendo pues habrá un gran propósito, un maravilloso reto, un sueño por alcanzar.

Solo necesito una señal.

lunes, 22 de agosto de 2011

La vida en el otro lado

Recuerdo claramente el día que pisé este país, EE.UU., sufrí lo que muchos conocen como "shock" cultural: oír otro idioma, tener que comunicarte en ese otro idioma (el cual de adolescente adoraba), escuchar otro tipo de música, todo lejos, necesitar del carro para ir a la tienda... Otro mundo, no solo otro país... Me regresé a los 18 días... Fue horrible, quería morir... Sentí que había fracasado... Que todo se había ido a la M... Volví a Perú y me enrolé a mi trabajo, a mis amigos y a las cosas que me eran conocidas pero me faltaba algo: mi amor, mi compañero, mi esposo... En medio de mi locura, supuse (tontamente por cierto) que encontraría el amor en donde me sentía cómoda, con todo lo que me era conocido... Error, ERROR... ERROR DE ERRORES... BIG MISTAKE... Si hasta antes de conocer a mi esposito no había encontrado alguien que valiera la pena,¿Qué me hacía pensar que ahora ello ocurriría? Estaba loca, desquiciada... ESTUPIDIZADA... Sin embargo en ese entonces traté de convencerme de ello.

Al extrañar mucho, mucho, mucho a mi esposo, volví a USA por casi 4 meses y no soporté estar sin trabajar, sin estudiar, con todo lejos y siempre encerrada... Me sentía inútil... Me regresé otra vez a Perú y esta vez por un año... Error... Pasé a concretar la mayor estupidez de mi vida en ese periodo y al mismo tiempo obtuve el mayor aprendizaje y la muestra más clara de que tenía alguien demasiado bueno y valioso en mi vida como para darme el LUJO DE PERDERLO... Comprobé que tenía un imán poderoso para seres estúpidos y egoístas, además de ególatras y sin corazón, que yo era una inmadura que le gustaba sufrir como una estúpida por personas y cosas que no valían la pena, que pensaba que el amor solo implicaba sufrimiento y maltrato, y no la paz y la tranquilidad que ya mi esposo mi daba y ofrecía... Comprobé que Dios me ama, al darme la oportunidad de descubrir eso a tiempo, lo suficiente como para no perder a mi verdadero compañero y amor en la vida... Y todos los días, desde que decimos retomar nuestra relación, nos decimos y demostramos que nos amamos y no hay día que no sienta esa emoción en el cuerpo cuando lo beso y lo miro a los ojos, y no hay día que no lo mime y cuide, y no hay día en que no me sienta segura, tranquila y feliz a su lado.

Tenemos mucho ahora, mucho más que hace cinco años y comprobé algo, algo que alguien trató de negarme (lo curioso es que le haya dado credibilidad en ello a alguien que no sabe lo que es el amor) comprobé que EL AMOR CUANDO ES VERDADERO SIEMPRE PUEDE RENACER, EL AMOR CUANDO ES DE VERDAD, JAMÁS MUERE... Podrá parecer que murió, pero si es de verdad... Renace y mucho más fuerte que antes... ESTO LO VIVÍ Y POR ESO LO SÉ... Eso lo vivo y por eso lo reafirmo día a día como una verdad tangible, real, auténtica... El amor existe y cuando es de verdad, todo lo supera, todo lo soporta, todo lo vence... Vivo, gracias a Dios, el amor con tanta seguridad y certeza que ya dejé mi vida en Lima con la seguridad de que al lado de mi amor todo irá mejor y que adelante, que venga lo que venga, juntos podremos con todo... Ahora vivo en USA a otro ritmo, con otras metas, sonriendo, sin inseguridades, con certezas... Sin angustias, con esperanzas... Sin llanto ni dolor, con sonrisas y alegría... Sin miedo, con fe... Pero sobre todo con mucho amor...

viernes, 19 de agosto de 2011

Quiénes son mis amig@s

No vale con decir a alguien eres mi amig@ o que ese alguien se adjudique a sí mism@ el título de amig@. Tengo la dicha de haber encontrado gente amiga en el camino de mi vida: en los trabajos, en los lugares donde estudié (menos en el ICPNA), en los lugares que he visitado. Lo curioso ha sido que varios se disipan en el camino, otros se pierden y otros dicen "Hasta luego"...

Estoy agradecida a Dios y a la vida de contar con los mejores amigos del mundo que pueden existir, de ellos que sin engreimientos pueden estar en los peores momentos de mi vida sin invitación o tal vez no en los mejores, sin resentimientos; de aquellos que al dejar de vernos o hablarnos por días, meses o años no sea un problema y que al estar nuevamente frente a frente son capaces de conversar como si nos hubiéramos visto ayer... esto es fantástico, al menos para mí, porque cada uno acepta y es consciente que cada quien tiene una vida (con sus altas y bajas) con trabajo, estrés y demás; y que entienden que el tiempo de una no necesariamente coincide con el tiempo del otro para verse o hablar, etc... pues así es la vida.

A Dios agradezco el jamás haberme sentido abandonada por mis amig@s y porque ellos han sabido, de alguna forma, que soy su amiga de verdad. La reciprocidad se da simplemente así: De manera natural y sin exigencias.

Mi mejor amiga de la vida entera: Ericka, en medio de ser profesora de primaria, esposa y madre de una hermosa nena bastante absorbente, se toma la molestia de mandarme mensajes a mi cel en Perú y USA solo para saber cómo estoy y hacerme saber cómo está; entiende cuándo estoy mal y no quiero hablar con nadie y jamás se resiente si no le devuelvo la llamada (entiende que puedo no tener saldo, que es el 99% de las veces o que ando de muy malas como para hablarle); mis amigas Flor y Maribel (esposas, trabajadoras, madres -una de 3 y otra de 2- y encima mis amigas...) se inventan tiempos para verme cada que ando en Lima, procuran que no vaya lejos, no fuman, no toman y entienden mis dietas sin remilgos, sin presiones ni jodas... son capaces de cenar con sus hijos, hacerlos dormir y luego de todo el día agotador llamarme y decirme: "Nos vemos hoy"... sí, no preguntan... es reunión obligatoria de las mosqueteras. Hemos estado en los peores momentos de las tres, hemos llorado, hemos reído, nos conocemos secretos y sin duda nos haremos viejas juntas. Maribel podrá estar en Cajamarca, Flor en Lima y yo en USA pero en medio del trabajo jodido que tienen siempre una nota personal o un mail catártico para compartir, siempre UNA RESPUESTA, siempre... eso sí, nada al aire... siempre UNA RESPUESTA: tiempo máximo de espera 5 días... ¿se entiende? Claro que se entiende... siempre llega la respuesta... eso se sabe de tantos años de amistad.

Edgar, mi mejor viejo amigo que no es lo mismo que decir "mi viejo mejor amigo"; lo conocí en el Museo de Arte de Lima... le conocí amores y desamores, y sin querer queriendo él a mí también... nos vemos a morir y dejamos de vernos,a veces por años (0 llamadas, 0 mails); sin embargo sabemos que podemos contar el uno con el otro, con él 5 minutos en el chat son suficientes para ponernos al día... en persona: implica 3 piscos sours o una jarra de sangría, una cena y hooooooooooooooooooooras de coversación... o... un café, un sandwich y hooooooooooooooooooooras de conversación... siempre es lindo verlo... hablamos de todo: la vida, la música, lo suyo, lo mío... es genial contar con la perspectiva masculina.

Susy, mi melancólica y queridísima amiga, la única que no entendió que a veces en depresión soy de las que busca soledad absoluta... y ahora me las cobra con la misma... solo que yo sí la entiendo. Vive en USA, en el mismo estado donde estoy, a 30 minutos sin tráfico y freeway... pero su horrible  y explotador horario de trabajo nos impide vernos... sin embargo la llamo y pasarán semanas o meses pero me llama... y sabe que la quiero mucho...

Liz, mi linda, alegre y coquetíiiiiiiiiiiiiiiiiiiisima amiga, tiene chambas por doquier ha crecido laboral y económicamente... disfruta de la vida como loca siendo tan recatada: viaja, come y bebe bien... o sea de lo bueno... disfruta la vida como debe hacerlo alguien que trabaja muy duro como ella... felicito ello. Mensajitos por facebook, no mails... no hay tiempos... Llego a Lima: alguno que otro almuerzo y mucha charla....

Lis, otra preciosa persona, la más joven de mis adquisiciones amistosas: profesora de UPC, sacando su título de docente, haciendo una tesis, con novio y amigos miles... sin embargo en su apretadíiiiiiiiiiiiisima agenda se asoma cerca de mi casa (viviendo en San Borja) saliendo de algún sitio cercano y zas... quedemos tal miércoles a eso de las 9:30 pm en un Café de Plaza San Miguel... el día pudo haber sido mierda pero con un buen café, con ella y su buena onda se arregló.

Genoveva, psicóloga, profesora con un bello hijo al que debe dedicarse a tiempo completo... siempre tiene unas líneas en el facebook o a mi hotmail, una llamada y al día...

Janet, mi loca amiga, nuestra amistad empezó de manera poco usual, pero a través de los años se ha fortalecido... siempre un comentario, un mail y llamadas... de hecho es con quien más hablo por fono...

Javier, mi amigo que vive en España, que justo se conecta más conmigo cuando ando en USA... es maravilloso, oportuno, gentil y un gran motivador...

Existen otras amistades queridas con las que he perdido el contacto, pero estas que menciono son las que siento más cuanto estoy lejos como ahora. Mis amistades con poco o ningún contacto real o virtual siguen siendo considerados mis amigos a pesar de la ausencia.

viernes, 22 de julio de 2011

La "cosa" que perdí...

De un tiempo a esta parte siento que he perdido las ganas de escribir o siento que mi acto de escribir se ha reducido a una burda intención de solo perennizar mis pensamientos (sin ton ni son), ya sin la búsqueda de un estilo que en algún escrito recóndito y bien rebuscado debe estar... alguna vez lo sentí... alguna vez me quedó bonito... alguuuuuuuuuuuuuuuuuuuna vez... ya remota y lejana.

Es triste tener que admitir que mis más logrados escritos (según yo) en este mi blog fueron producidos en medio de una terrible crisis existencial, en medio de dos crisis existenciales... para ser precisa: una más crítica que la otra. Una que me obnubiló la mente, el corazón y la existencia por casi año y pico... y la otra que se dio casi en paralelo. Cuando se cruzan los problemas, tu vida se vuelve un caos... lo detesto. Ahora que lo analizo una crisis alimentó a la otra, la otra fue consecuencia de una... eran temas diferentes que terminaron "vinculándose" y acabando con la paz "mundial" de mi ser...

La "cosa" es que, al final, he convertido a mi blog en un "diario" a veces personal: a veces infidente y otras muy íntimo; pero ya nada de frases ingeniosas o de juego de palabras que podrían deslumbrar a algún lector fortuito.... Es imperioso recalcar que mis "epifanías" literarias han sido únicas, fortuitas... casi sin intención pero luego a la lectura he terminado diciendo: "Me quedó bonito"... "me gusta"... y ya... ah eso sí, soy lo suficientemente objetiva como para decir que lo que escribo es por demás prosaico y nada literario a intención, solo busco escribir cosas de mi entorno y vida pero con cierto estilo... jijijiji... que ando encontrando y perdiendo en el camino... jajajajaja

Analizando esto y creo que alguna vez lo he mencionado en otro post, ¡qué mal que el dolor, el fastidio, el desamor, el abandono... y cualquier sentimiento negativo o feo hayan sido el ingrediente principal de los pocos buenos escritos que tengo...! Quiero entrar en la cotidianidad, ya sin "drama queen"  y sí con cierto toque de ingenio y diversión... ¿lo encontraré? o ¿estoy hecha para expresar solo lo dramático y doloroso de mi vida con cierto estilo?



jueves, 21 de julio de 2011

El amor y el sexo

Para las mujeres, no sé si para todas, pero al menos para las que conozco en la actualidad, el amor y el sexo guardan una relación estrecha que implica que sin amor no hay forma de pensar en sexo o de practicarlo. Una que otra para afirmar esto se ha basado en su propia experiencia, es decir, no lo dicen por mera cucufatería barata sino porque realmente han sentido feo, muy feo cuando el sexo sin amor acabó. No quedó nada, solo un inmenso vacío; y para sentir vacío mejor sola sin sexo. Conclusión que pueda sonar nefasta pero que es necesaria si se quiere sobrevivir.

Es sabido que cada quien es dueño de sus actos, tanto de lo que hace como lo que deja de hacer, es por ello que se hace complicado, en varias ocasiones, tomar decisiones. A veces eres demasiado reflexiva, metódica y cuestionadora que te es difícil decidir si lanzarte o no al vacío de una relación basada en la mera atracción sexual. Es en esos momentos en que deseas ser una adolescente "despercudida" de tanta "vaina" de la adultez que aún ahora te sigues preguntando ¿y cómo habría sido?... jajajajaja... ya la pregunta a estas alturas más resulta ser un asunto de burla o vacilón, no va en serio ese cuestionamiento, casi es como preguntarte solo porque no has tenido nada que hacer en el día; no hay en el fondo ningún tipo de arrepentimiento o duda de la decisión tomada. Sin embargo, si te tomaste en serio eso de echarte una "canita al aire" y sentirte una adolescente y probar el sexo sin amor, al menos por una vez; o probar tener amor con alguien que te atrae sexualmente... te la juegas. Para mí modo de pensar, en cierto momentos de la vida, esas "canas" solo sirven como actos para "ganar experiencia", no en la cama precisamente (porque la experiencia puede resultar absolutamente nefasta) sino para ganar experiencia de vida, aprendizaje vivencial.

El aprendizaje de las cosas, que en teoría se saben negativas, es riesgoso porque puedes resultar herida, y esto es algo que nadie calcula para nada. Si te atreviste a tener sexo sin amor, y aprendiste, no se repetirá por nada en el mundo; y si aprendiste, lo disfrutarás como algo más en la vida en la que para nada verás involucrado a tu corazón y te permitirá llevar una vida sana, sobre todo mentalmente; como dirían algunas amigas: "Te comportarás con un hombre" (cosa muy mal vista en el mundo masculino, no sé si es pura mentalidad machista o porque no toleran la competencia en el arte del sexo sin amor). Si, por otro lado te atreviste a tener "algo" con quien te sientes atraída sexualmente; puede ser sumamente jodido pues si ya sientes alguna conexión sentimental o emocional y el otro no, sufrirás sin duda alguna; pero será temporal (afortunadamente). Este tipo de vínculos, llegan a salir a la superficie, a donde de verdad pertenecen, y no serán una marca en la vida de nadie: el sexo (así sea el peor o el mejor del mundo) no marcan a nadie; el amor, sí.

La atracción sexual solo sirve para una cosa: tener sexo; luego de eso te la juegas, difícil es que se llegue lejos con un tipo de relación basada en esa "tensión" existente. Salvo que tengan más cosas en común que el sexo, pero no porque implicaría una sesión sexual previa a cualquier cosa hasta para hablar. Esto es, sino llegan a tener sexo primero que nada: imposible un cambio de ideas o comentarios, ver una película, salir a cenar o pasear, compartir con otras personas. Sin sexo previo ambos serían unos autistas (con perdón del término utilizado) en el mismo espacio, cada quien en su mundo: él jugando en su celular, viendo tele o en la computadora (solo con los electrónicos encuentras conexión porque no preguntan ni conversan); y tú tratando de entablar comunicación con "Marte", aburrida, pensando en que sería lindo si...: saliera, pasearan, hablaran...

No recuerdo bien la pieza (obra teatral, libro o novela) que decía: Que es mejor enamorarse de alguien con quien puedas conversar porque cuando el sexo se acabe (cuando ya no se practique ya sea porque no quieran, estén cansados, enfermos o viejos) eso les quedará: conversar; y, sin duda, esta será la conexión que queda, la más importante y la que vale.

PD No niego que el sexo es rico, por si acaso, pero siempre es mejor hacerlo con quien amas y con quien tengas más que una conexión en la cama porque cada acto que compartan, incluso (obviamente) el sexual, estará cargado del amor que se tienen.







martes, 19 de julio de 2011

Un ejercicio que me hace muy feliz: La natación.

A través de mi facebook he estado posteando mis clases de natación cada que iba, lo que implicó levantarme entre las 5:30 ó 6:00 de la mañana, tomar desayuno y tomar un micro para que me lleve hasta la YMCA.

Cuando empecé lo hice muy temerosa, pues suponía enfrentarme a mi segundo mayor miedo: dejarme estar en el agua. Aquí debo recordar que mi primer mayor miedo era la altura, tal vez lo siga siendo, al igual que el agua; pero con todo y todo me subí el Huayna Picchu, sí, el cerrote que aparece ahí en toooooodas las postales junto a Machu Picchu como si fuera su eterno vigilante y guardaespaldas. Bien, volviendo al asunto de mi segundo mayor miedo: Entré el primer día a la piscina, y mi profesor, Jorge, me enseñó lo de la respiración y lo de mover mis piernas... solo eso en la primera clase y ya... "patalenado llega al otro lado y vuelve"... y lo hice. Jamás olvidaré esa sensación tan maravillosa, que aún me invade cada que entro a la piscina.

Esa sensación es rica, reconfortante, llena de paz, no sé... me hace sentir tan bien, tan feliz... sí, me hace muy feliz. Lo supe o mejor dicho fue más consciente de ella cuando no podía esperar a mi segunda clase, me levantaba más temprano, de ahí iba al gimnasio por una hora y media, bañarme, trabajo y llegaba muerta a la casa. Dormía cual bebé a las 9:00 pm... jajajaja... hasta que recientemente he vuelto un poco a dormir como a las 10 u 11 pm para ya no despertarme tan temprano sino a las 7 u 8 am. Tengo más vitalidad, me siento muy ilusionada, amo mi vida, me quiero más, adoro mi nueva vida en USA, veo el futuro con optimismo, soy más feliz. Esta es mi manera atípica de describir una sensación pero tooooooodo eso es la sensación.

Por otro lado, alejándome un poco de las emociones y sensaciones; debo indicar algo "mágico" que ha ocurrido en mí físicamente, y es que la natación ha mejorado mucho mi salud, no solo porque me ayudó a bajar de peso (además del gimnasio y la dieta sabrosamente completa que tuve), han disminuido mis migrañas CON - SI - DE - RA - BLE - MEN - TE... ¡Increíble! Es curioso que a veces entro a la piscina con flojera y luego me divierto literalmente me siento como "Pez en el agua" y a parte de la sensación (anteriormente descrita), siento como mis neuronitas se estiran, se relajan, se reconfortan... es sensacional, juro que lo siento, es lo máximo.

En aproximadamente tres meses, he aprendido a nadar estilo libre, espaldas y pecho... claro, me falta practicar para perfeccionar cada estilo... ese es el reto ahora, practicar, practicar y practicar... solo que ahora yo sola indico la rutina de mi nadada de 45 minutos.

En la YMCA, conocí a Yubiksa: una mujer fabulosa, emprendedora, alegre, inteligente, buena esposa y dedicada madre, a Tonny: una "femme fatale" que se deleitaba en su feminidad y su sensualidad, nunca grosera ni en exceso, tenía el cuerpo y la cara para serlo;  conocí a otras mujeres  pero no por sus nombres, no socialicé demasiado... jajajajaja... bueno y a mi profesor Jorge que sin su paciencia y dedicación no habría llegado tan lejos. Entre las muchas cosas que hizo mi profesor por hacerme sentir bien, que avanzaba, que lo hacía bien fue regalarnos, a mi grupo y a mí, 15 minutos extras de clase en mi último día y enseñarnos estilo mariposa, y logró lo que quería, dejarme con las ganas de volver a clases: Al iniciar este estilo, me quedé con las ganas porque es el más difícil, requiere mucha coordinación y solo nos enseñó este estilo por 15 minutos... buuuaaaaa...

Como es obvio, nadar le está dando grandes cosas a mi vida, entre ellas una enorme dosis de ENDORFINAS, lo que explica mi sensación de felicidad.



martes, 12 de julio de 2011

Logré bajar 8 kilos...

Decir que no fue sin intención sería una gran mentira; pero fue por bajar mi grasa corporal que vino por añadidura el bajar 8 kilos en 3 meses. Ya lo había intentado hace un año y resultó difícil a pesar de haber hecho la misma dieta (poderosamente resultante) de hace 6 años atrás, misma que me mantuvo delgada por 2 años más adelante.

Mi vida cambió mucho: de soltera a casada; de vivir en Lima - Perú a Los Ángeles - California - EEUU; de estar en mi propio depa, sola a compartir uno alquilado con mi esposo; de trabajar como profesora a ser ama de casa y estudiante (de inglés "again"); de comer comida peruana conocida con tooooooooooodos los ingredientes netamente peruanos y consumir productos lights ricos y apetitosos, a comer comida variada con ingredientes (a veces) desconocidos y con contenidos altamente grasosos. A pesar de que cocinaba la mayor de las veces en la semana, me di cuenta que caí en los gustos de mi esposo que incluyen las carnes y frituras en su mayoría, había desarrollado un gusto por el chocolate y el agua en botella (que contiene un montón de cosas además de solo agua), trataba de controlar mis comidas pero me di cuenta (algo después) de que consumía demasiadas proteínas; y a pesar de los cuidados en las comidas y la rigurosa hora (y media, en la mayoría de ocasiones) de ejercicios que me propinaba, no lograba bajar, al contrario, me sentía más gruesa y mi ropa me quedaba apretaba y eso me molestaba; mucho más incómoda me sentí cuando mis pantorrillas se mostraron gruesas y eso me pareció muy poco atractivo... al menos a mí, que siempre, a pesar de todo me enorgullecía de tener una lindas y torneadas piernas...

Decidí, ya que tuve que volver a Lima, bajar solo mi grasa corporal, misma que no tenía idea de cómo bajar. No quería retirar los carbohidratos de mi alimentación diaria, quitar los dulces y postres no eran un problema, y por lo demás no le huyo a las verduras ni a las frutas para nada. Debo aclarar que toooooooooooodo esto, más que por un objetivo estético o superficial (aunque no lo crean), lo hice por una cuestión de salud por un propósito futuro muy importante y nada oculto en este blog. Afortunadamente, encontré a alguien capaz e inteligente, al que confesé mi propósito y supo ayudarme con su profesionalismo y comprensión: mis nutricionistas (terminaron siendo dos porque una se fue y la otra la reemplazó con la misma eficiencia y carisma).

Por otro lado, siempre he hecho pesas desde hace 6 años y seguirlo practicando no ha sido un problema; encontré nuevamente a mi último entrenador, quien es el mejor sin tanta "pompa" en ese gimnasio, y yo (sin quitarme mérito alguno) soy una alumna disciplinada, aún más ahora, que perseguía algo que para mí era muy importante; sin presionarme demasiado, supervisó mis avances y supo estimularme a seguir.

Además de lo anterior, empecé a practicar natación más por el deseo de aprender que por los beneficios extras que trajo; solo 3 veces por semana; además de ser una práctica saludable me hacía muy feliz practicarlo.

A toooooooooooooooooooooodo lo demás debo agregar que tengo amigas fabulosas con quienes pude salir sin presiones de comer cosas grasosas ni excesos de alcohol y cero nicotina. Lo cual facilitó mucho el alcanzar mis metas.

Algo penoso en este proceso, dejar mi pisco sour y tragos, jijijiji... que si bien nunca los he bebido en exceso me encantan, sin embargo tuve que dejarlos por las calorías que contenían; lo fabuloso de todo, que no tuve que dejar del todo el "coquilleo" sabroso de un buen vino en los labios, pues se me permitía dos a tres copas alguna que otra vez, e introduje y encontré el gusto a algo que hace mucho no bebía: una buena cerveza negra helada; aunque podía consumir hasta un par de cervezas blancas sin problemas...

Esta vez bajé sin tanta privación y casi, sinceramente, no sentí presión, ni que me esforzara demasiado; lo sentí fácil, llevadero, cotidiano, la verdad es que de lo que solía comer no me resultó sacrificado, es más empecé a tomar alguna vez café, comer plátano... puré, camote, choclos y otras cosas que solía privarme. Para otros tal vez sea difícil anular el dulce, pero para mí no, porque no me gustan, no consumo azúcar en lo absoluto salvo mi poco de miel o algarrobina matutina en mis jugos o ensalada de frutas... algo de dulce por las mañanas estimula y da impulso pero no más... en el día prefiero una fruta o solo agua... no me hago problemas. Soy capaz de preparar pasteles o dulces peruanos (mazamorra o arroz con leche) solo para mi esposo sin mucho sacrificio sin tentación o culpa alguna...

En fin, ahora que ando de vuelta en las tierras del "Tío Sam" espero poder mantenerme, por ahora trato y me esfuerzo mucho por mantener mi rutina alimenticia (dentro de lo que se puede) y de ejercicio (incluyendo la natación 3 veces a la semana) espero lograr por lo menos mantener mi peso para el fin y propósito último para lo que se inició este proceso; de ser así, sería genial... veremos qué pasa...




miércoles, 6 de julio de 2011

Reflexiones a mis recién cumplidos 37 años de vida y más de 12 años de maestra

Al regresar a USA el 27 de junio, me llenaba de ilusión el pasar mi "cumple" con mi esposo y estar juntos en nuestro aniversario (5 años menos uno de "break"). Hasta ahora lo del "cumple", se cumplió y salió muy lindo, solo los dos fuimos a bailar y la pasamos muy bien juntos. Mañana es nuestro aniversario y eso corre por mi cuenta, siempre me ha gustado hacerle cosas especiales, regalos y demás... no sé cómo voy a hacer ahora sin la impresora que regaló (lo cual está muy bien) pero que no ha repuesto para la casa... ya lo hará, todo lo que hace salido de su tierno corazón está bien, así que esperaré pacientemente; sin embargo me está "matando" la intención del regalo... ¿qué haré? Ya veré cómo resolver el asunto.

Cuando llegó el 2 de julio, día de mi cumple y siendo sábado, pensé que mi esposito me prepararía el desayuno pero no, lo hice yo; y luego llegaron mis muebles: mi comedor y algunas cosas más que han completado la pinta de hogar de nuestro departamento. Me conmovió ver cómo hemos avanzado en formar nuestro hogar y hacerlo bonito y mágico para nosotros. Hemos elegido juntos cada cosa que hay en nuestra casa, a pesar de la distancia, siempre hemos consultado colores y cosas por poner... me encanta eso de nosotros. Cada día vamos camino a preparar nuestro casa para ese miembro que esperamos con la bendición de Dios llegue pronto... solo debemos ser pacientes.

Hoy 6 de julio, se celebra el Día del Maestro en Perú y yo renuncié hace un mes (7 de junio), cosa curiosa ejecutar al fin la renuncia porque me la pasé de licencia de tres meses a una año entre el 2008 y el 2010. Entre estos años no había sentido mucho eso de trabajar o dejar de trabajar en ello: enseñando. Por motivos de fuerza mayor, este año volví al trabajo pero solo por tres meses: un trimestre académico, es decir, evalué, saqué promedios y todos mis alumnos tuvieron notas en su libreta (entregada el último lunes), las últimas notas que en calidad de maestra y luego de 11 años he colocado. Me sentí rara haciendo los registros, luego de tanto tiempo; me sentí rara renunciando, ahora en serio, dejé de ser una maestra del Perú, dejé de ejercer el apostolado, dejé mi vocación, solo espero que por algún tiempo y no indefinidamente; me sentí rara de entablar una relación cercana y hasta profunda con mis alumnos en solo 3 meses, eso quiere decir que aún tengo el don, lo cual me alegra mucho porque pensé que lo había extraviado en el camino a lo que soy ahora y quiero ser: esposa y madre (algún día), debo aclarar que planeo esto por un periodo, luego quiero regresar a las aulas, lo que aún no sé es si será en Perú o en USA, ya no puedo pronosticar nada de mi vida, solo veré por dónde me llevan los "reglones torcidos de Dios".

Como alumna y como maestra he conocido muchíiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiisima gente maravillosa; he tenido profesores inolvidables con enseñanzas a perpetuidad para mí; he tenido alumnos maravillosos y otros divertidos (por decir su mejor cualidad). Mi vida como maestra en más de 11 años se ha visto colmada de anécdotas, de experiencias, de alegrías, de gratitud ( de ingratitud también); de alumn@s, hoy amig@s; de tanto que he compartido y me han compartido que solo me resta decir que he sido muy feliz, muy feliz de haber elegido esta profesión que me ha llenado de orgullo y satisfacción. Gracias a Dios por haberme permitido descubrir y ejercer mi vocación, sin dudas, desde el principio de mi juventud y de sentirme orgullosa y digna de haber sido una profesora exigente, alegre, renegona, bromista, fiel a mis convicciones y compromisos, dedicada a mi labor y un poco más allá, preocupada no solo porque mis alumnos aprendan lenguaje y literatura, sino porque aprendan a ser "gente" más allá de la sociedad, la familia o los padres por ellos mismos, por un principio de humanidad. Gracias Dios porque ser consecuente ante los alumn@s es tan difícil y solo tú me diste las fuerzas para lograrlo.
 
Hoy no celebré el Día del Maestro, ni lo celebraré, pero sí hay mucho maestro que conozco, que recuerdo, que estimo, que quiero, que amo a mi alrededor a los cuales quiero felicitar y de los cuales he tomado y sigo tomando ejemplos, no solo de índole laboral sino de vida. Felicidades a todos ellos por su entrega y dedicación, porque desde de su lugar van contribuyendo a mejorar un poco más a nuestro país y, por qué no decirlo, al mundo. ¡Feliz día del Maestro a cada uno de ustedes!

¡Feliz día del Maestro a mi papi!: El mejor ejemplo de mi vida entera, al que amo con todo mi corazón y a quién le debo el haber elegido esta profesión tan llena de experiencias y gratificaciones.

viernes, 24 de junio de 2011

Ya no vuelvo más a casa

Jajajajajaja... me niego a escribir algo resentido, sin embargo cada vez que regreso a casa de mis padres y me quedo más de lo debido me convenzo que no debe repetirse; y en la medida de mis posibilidades económicas, emocionales y fortaleza (para evitar ser chantajeada emocionalmente por mis progenitores); buscaré hospicio, mejor dicho eligiré el más conveniente porque me han resultado cuatro potenciales lugares para disfrutar (verdaderamente) de mi estadía. Lo siento por mis papis, se van a ofender, pero saben bien que no es por ellos. Es por mí.

Cuando una sale de casa de sus padres, para vivir sola o con alguien, ya no debe volver, así de sencillo. Así sea porque vives en otro país. ¿Por qué? Porque en nuestra ausencia, se acostumbran a formas y estilos de vida sin ti, que queriendo o no, se ven afectados por nuestra sola presencia, con o sin intención. Es difícil de aceptar, sobre todo para los papis tan amorosos que tengo, esta decisión; pero será por mientras, mientras encontramos con mi amochote un lugarcito para los dos.

Es una decisión controversial pero madura; yo estoy casada y aunque vivo en otro lugar, aquí soy visita y puedo estar donde quiera, donde me sienta cómoda y se respire un aire de paz y tranquilidad. Así que... ya veremos cuando vuelva qué pasa.

domingo, 12 de junio de 2011

¿Negación del racismo y clasismo existente en la sociedad limeña?

Actualmente hay una escandaloso y "sorpresivo" aullido con respecto de los comentarios vertidos en las redes sociales después de la elección del nuevo presidente. Este hipócritamente sorpresivo aullido proviene de gente que siempre ha negado lo que para mí ha sido siempre OBVIO: La existencia del racismo, clasismo y discriminación de la sociedad limeña.

La gente dice: "No le encuentro sentido a series como "Al fondo hay sitio"; eso ya no hay". Claro, y cholean, negrean y "pasteurizan" (llamando así a los cholos menos cholos, a su patético criterio) a todo el mundo. Algo que nunca he admitido es negarme hipócritamente la existencia de ello, a pesar de que tenía un amigo que disque "Estás equivocada, Dally, ya no hay eso en Lima". Decía esto porque argumentaba que "el rey de la papa" tenía a su hijo en una de las mejores universidades de Lima, y yo le decía, será un gran profesional si lo sabe aprovechar; pero será "el hijo del rey de la papa" como tú mismo lo acabas de mencionar. No pues... eso es clasismo y es obvio desde el nickname impuesto... joder...

He estado eliminando a alumnos, exalumnos y hasta parientes del facebook porque se han expresado de manera baja y hostil hacia a los menos favorecidos del país; gente que los han tildado de egoístas por no pensar en que un cambio de modelo de económico traerá consecuencias nefastas. Yo pienso: "¿Se habrán puesto a pensar que los egoístas son ellos por solo ver sus propios intereses (el dichoso modelo económico que les permitirá seguir manteniendo su "estilo de vida")?". Supongo que no, porque consideran egoístas a los otros, a los que piensan diferente y que tienen, por qué no, derecho de ver sus propios intereses también, que son menos mezquinos, pues se preocupan por lo básico: Tener qué comer.

Por otro lado, he notado el tema de los rojos - izquierdistas - "terrucos". Debo señalar que me considero de centro pero que mi visión social no está cegada y no creo que el tener una visión más amplia que mi propia vida me haga ser izquierdista o roja y menos terrorista; lo que sí, algo más humana y consciente que la gente que me rodea.

A mis 36 años (aún) quiero ser más sincera conmigo misma y no ser la tolerante tonta que solo escucha y calla o lee y calla. Quiero expresar mi opinión divergente ante temas tan delicados como estos porque la tolerancia es una vía de doble sentido que implica escuchar y ser escuchados aunque discrepemos. Me niego a ser tolerante en el sentido de que deba escuchar y soportar comentarios racistas, clasistas, machistas y discriminadores. No creo que soportar ello sin refutar argumentativamente sea ser tolerante. Creo que debo decir lo que pienso y defenderlo, no por convencer al otro sino simplemente porque también tengo algo que decir.


martes, 7 de junio de 2011

Renuncié

Cosa curiosa, pensé sentirme liberada y hasta feliz de hacerlo cuando iba camino a dejar mis papeles (que con mucho esfuerzo nocturno y matutino pude agrupar, sellar, redactar, pegar, firmar, etc.); sin embargo, no fue así. Ya no quise ni siquiera volver al cole a informar por escrito y decidí hacerlo por teléfono. Llegué a casa y mi papito, profesor también, me preguntó: "¿Y?, ¿cómo te fue?"; yo: "Me siento rara, diría que hasta triste, sí, eso, me siento triste..." Mi padre: "Claro, te ha costado. Además, es tu vocación"... Yo: "Lo extrañaré. Lo extrañaré mucho." ¡Horror! Me siento triste.

Esto de renunciar es una idea que venía encubándose, formándose y creciendo a partir de octubre del 2009 y que estuve decidida a ejecutar en febrero de 2011; sin embargo, la salud y otras cuestiones hicieron que postergue su concreción hasta hoy... hoy, 7 de junio de 2011, fecha en que me he dado cuenta que irremediablemente soy maestra, que me apasiona enseñar, que formar seres responsables y emprendedores es una lucha que tomo en serio y por la que soy capaz de dedicarle mi vida; fecha en que también me he dado cuenta que no puedo tenerlo todo, no ahora por lo menos, pues es por eso que renuncié porque por ahora otras situaciones de índole personal y familiar me ocupan al 100% y ello me impide, de momento, llevar una vida laboral en paralelo; al menos, el de ser maestra.

Afortunadamente, me queda mi otra chamba, la cual no se contrapone ni se ve obstruida por horarios, alumnos, padres, exámenes y demás... esta otra no requiere de horarios, solo de fecha límite e implica leer (actividad que no me cansa y fascina)... Como se puede notar, trabajo y vocación han encontrado su punto de quiebre; tengo trabajo pero, de momento, no ejerceré la docencia. Dejaré de lado lo que ha sido por muchos años, no solo mi primera fuente de ingresos (nada despreciable, aunque desgastante emocional, física e intelectualmente hablando), sino lo que me ha definido como ser humano hasta hoy.

Camino a casa recordaba cómo el colegio fue abriéndome los ojos al mundo, como el colegio es un pequeño Perú: todo lo bueno, todo lo malo se junta. Lo pésimo: los malos docentes (acosadores, timadores, los que cobran, engañan, etc.), los malos padres (alcahuetes, nada formadores, workaholic, los que creen que lo material es lo único importante, etc.); lo mejor: los alumnos (sus ocurrencias, bromas, penas, problemas, sus malcriadeces - solo buscando llamar la atención-, su mundo complejo...).

Soy maestra, no solo la profesora, no solo la "miss", la "teacher", la "profe", la "señorita" (aunque esté por cumplir 5 años de casada); soy maestra porque no doy solo clases de una asignatura sino porque formo personas y me esfuerzo en lograr esa meta con todo lo que sé, con todo lo que soy. Tal vez, lo haga mal, es lo más seguro; pero le pongo ganas, me entrego a ello y estoy convencida de cuál es mi misión... y nadie podrá decirme lo contrario o negar que es así.

Soy maestra, seré una maestra sin ejercicio en el arte de enseñar por el momento, por un momento; pero regresaré a ello en un tiempo más. Por ahora, me esperaré y prepararé para cuando sea el regreso; porque enseñar es mi vocación y ser maestra, mi vida.

¡Hasta luego, queridos alumnos!

lunes, 2 de mayo de 2011

La bruja antiniños

No sé si todas las mujeres pasan por esa etapa, yo creo que sí, y que es normal, casi natural en las mujeres, alguna vez lo mencioné.

Una verdad en la mujer es que mira al lado y se compara, siempre, si la otra es más o menos bonita; si la otra tiene o no novio; si la otra se casa o no; y si la otra tiene o no bebés. La cuestión es que inevitablemente vemos qué nos falta; y no necesariamente por una insana envidia. Tal vez lo hagamos solo para cuestionarnos ¿qué tenemos?, ¿qué carecemos?, ¿qué queremos?, ¿nos hace falta?, ¿así estamos bien? Solo eso, no todas las mujeres tenemos que tener lo que la sociedad dicta, no todas nacieron para casarse, no todas nacieron para ser madre... así de sencillo. Sin embargo, es muy natural la comparación con nuestros pares y el inminente cuestionamiento.

De mi grupo en general soy la última en todo, me tomé mi tiempo o Dios me encaminó en diferente momento que otras, he logrado cosas personales que otras de mis amigas no y he querido las mismas cosas en diferentes momentos, y Dios me otorgó otras en sus momentos.

El tema de los niños me está tomando más tiempo, ¿será que Dios no me los enviará o que seré una mujer sin hijos? No sé. Lo que sé es que tuve un espacio de 3 años de "Bruja antiniños": No sobrinos, no hijos de las amigas, no quería ni verlos ni tocarlos. No los trataba mal pero los evitaba, prohibí a mis mejores amigas hablar de sus hijos e invitarme a paseos o reuniones donde estarían sus hijos, salvo que sea por Navidad. Sin embargo, siempre les he traído cosas a todos ellos de mis viajes, cosas que escojo y busco minuciosamente, tratando de que democráticamente todos reciban en la misma medida.

Creo que esa etapa está pasando y la he superado por Álison, la hija de mi amiga Éricka; y por Álvaro, el hijo de mi amiga Maribel; ambos bebés me han conquistado, soy su tía Dally, juegan conmigo, me apapachan y son demasiado dulces e irresistibles, son increíbles. Han conquistado a la "Bruja antiniños".

Éricka nunca tuvo un concepto preconcebido con los niños, es mi amiga más antigua y me conoce mejor que nadie, sabe que tengo una natural empatía con los niños. Mis otras amigas han preconcebido un concepto por mi carácter, es como que imaginan que trato mal a mi esposo o que la que "ronca" en casa soy yo porque a él lo ven tranquilito y bien bonito... naaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaada que ver. Solo él sabe cuánto lo amo y mimo. Le debo tanto y todo lo bueno que él me hace sentir solo es devuelto con el mismo cariño y amor.

Es por ello, creo yo, por esto de que el amor ha ocupado su lugar y se ha extendido en todo mi ser que los niños ocupan, nuevamente, el lugar feliz en mi vida. Los miro con otros ojos... jijijii y ellos a mí.

Espero que la "Bruja antiniños" se vaya para siempre y que más niños, sobre todo míos, vengan a mi vida.

miércoles, 27 de abril de 2011

Enamorada por dos días...

¿Es posible esto?, por otro lado, ¿es posible tener o sentir una atracción por años? Ojo, ATRACCIÓN, el amor es otra cosa.

Eso de estar enamorada por dos días, no lo creo posible. Considero que mis dos preguntas encajan bien cuando me refiero a la atracción, el amor es otra cosa.

Entonces, ¿es posible que la atracción dure dos días o años? Sí, pero depende del "feedback", es decir de la respuesta del "contrincante". Si la respuesta es negativa, rochosamente choteante, caballero no más, media vuelta: marchen. Irse a otro lado, migrar, quitarse, desaparecer es lo mejor, lo óptimo, lo más sano. Porque de no hacerse puedes volverte una loca o enferma como es común que llamen a las mujeres que suplican por migajas de "cariño", migajas de "CARIÑO", ¿cariño? Disculpen, ¿esto es posible?, otra pregunta, sí, ¿es posible que alguien que realmente nos quiera nos dé migajas de cariño? Pucha, esta filosofía del desamor es bastante confusa y muy cansada. Sin embargo, existe, y hay mujeres que se conforman o que incluso lo buscan, en fin. Tema de otro post.

Lo cierto es que la atracción cuando el "feedback" es positivo puede duran años, sí, hasta que se consuma y puuuuuuuf, muere; o por decepción de lo "alcanzado" (encamamiento furtivo, choque y fuga o como deseen llamarlo), o porque surge el choteo nada elegante pero sí bastante rochoso de cualquiera de las partes.

Nadie que diga estar enamorado lo está SOLO por dos días, eso no existe; y la atracción muere, tarde o temprano; cuando es solo eso, siempre muere, tarde o temprano: O el pedante mezquino se harta de las súplicas o la tonta despierta de su patética realidad. En ambos casos, hay que dar gracias a Dios de no terminar la vida al lado de ese ser solo por placer y no por amor.

viernes, 22 de abril de 2011

La confesión...

En Semana Santa, procuró estar en casa y reflexionar o simplemente vagar en la comodidad que me ofrece MI CAMA y MI DORMITORIO, claro, además de contar con Internet y cable como que la vagancia se torna algo placentera pero sobre todo seductora, al menos para mí, que eso de los ratos de ocio me los tomo tan o más en serio que mis periodos laborales.

Pero volviendo al punto, en Semana Santa aquí, en la Lima - Perú me puedo dar ese lujo porque aquí es feriado, en USA son días comunes y corrientes. Eso de pertenecer al mundo católico en nuestro país ha retribuido en días religiosos de "sano esparcimiento". Sin embargo y ya dejando de lado la anécdota debo decir que además de mi lado solitario y relajado, cada vez que estoy en Lima busco refugio en Dios y voy a misa los domingos muy temprano y participo de los rituales en la medida que me sienta bien conmigo misma en hacerlo.

Como parte de las celebraciones por Semana Santa, el lunes hubo la misa del perdón gratuito, y como decía yo, colocan bolsas para que la gente deposite su papelito con sendos pecaditos o pecadotes, los cuales son arrojados e incinerados y a la culminación de tal acto se dan por perdonados y tu alma vuelve a ser limpia hasta que a los 5 minutos un imprudente peatón se cruce y le mentes la madre, o tu esposa te pida dinero para los gastos de la casa y le recrimines o saliendo de misa te encuentres con la querida, u otros cosas que ya te hicieron nuevamente salir del redil y ser la oveja negra que tratará de buscar siempre el camino de retorno al pastor amado.

La otra situación y que también forma parte de la misa del perdón es que por ese día hay un montón de curas en los confesionarios quienes a la vez confiesan a cientos de feligreses culposos (como yo) que no ven bien merecido el escribir sus pecaditos y ya... queremos y estamos convencidos que merecemos una buena penitencia por las sivergüenzuras cometidas y por los daños a terceros ocasionados por la locura, ímpetu o desenfreno propio del abandono no solo de la vida espiritual porque en realidad va más allá de eso, es, creo yo, el abandono de sí mismo, de no quererse lo suficiente para negarse a caer en la TENTACIÓN o TENTACIONES. Es muy fácil decir "la carne es débil" y más suponer que el perdón llegará porque Dios es todo amor o porque nadie me vio o nunca me descubrirán.

Lo cierto es que uno puede escapar de todos menos de uno mismo y, claro, de Dios, siempre y cuando asumimos que él está en todas partes y todo lo ve. Uno no puede escapar de la culpa, de la angustia, de saber que ha traicionado o que ha dañado algo bueno o a alguien bueno en su arrebato desmedido y sin meditación. Nada justifica, terminas analizándolo profundamente, nada justifica la traición no solo a otro sino a sí mismo; sí, porque eso terminamos haciendo traicionándonos a nosotros mismos a nuestras creencias, a nuestros valores, a lo que queremos y a lo que verdaderamente importa en nuestras vidas.

Terminé por convencerme de que debía enfrentarme a mí misma ante un cura y lo hice, luego de casi 5 años sin confesarme, fui, esperé, hablé, saqué toooooooooooooooooodo lo que aún me agobiaba, no porque viviera el "pecado" aún, sino porque a pesar de todo lo feo que sé que hice, atravieso un momento de mi vida que no creía merecer y que vivía cada día con alegría y cierta nubosidad culposa que quería eliminar y que ahora logré despejar. Me enfrenté a mí misma y ahora me siento mejor con Dios y conmigo misma y creo que eso es lo mejor que me ha podido pasar hasta ahora.

Agradezco a Dios su infinita bondad y las formas tan maravillosas de hacerme saber que está conmigo cada día.

lunes, 18 de abril de 2011

Al que no se presenta...

Cosa curiosa cuando una amiga me comenta: "Estoy con alguien, me gusta, me atrae, la pasamos bien pero no lo he llevado a la casa, no se los presento a mis padres... es que, honestamente, no me veo con él en el futuro. Además, por él, no he sido capaz de ser totalmente yo y compartir mis cosas, es decir, no lo tomo en cuenta ni le consulto nada."

Comentario: "No es pues. ¿Por qué te preocupas? Una experimenta algún cambio de conducta, en primera, inspirada o motivada por el amor, porque funcione y sin presión o reclamo de la otra parte, sino por un deseo personal. Simplemente, si no se experimenta esto, no es él."

Amiga: "Pues no. Además, me llega, me subestima, no me motiva, siento que me cree incapaz de crecer".

Yo, en mi pensamiento: "Cojuda, ¿será por toooooooooooodo eso que crees que no te ves en un futuro con él?" Solo lo pienso, no lo he dicho.

Lo cierto es que las mujeres, en el fondo y no tan en el fondo, saben quién es para sí. Que nos hagamos las idiotas es otra cosa. Lo peligroso está cuando la idiotez extrema te lleva a casarte con el inadecuado o a tener hijos con él.

Las mujeres tenemos una voz interna que al confundirse con la de la mamá se convierte en un obstáculo al cual vencer por ese chip incorporado de negarse a aceptar los consejos de la que nos dio la vida. Esa rebeldía, tonta y vana, que nos arrastra a cometer errores con nuestras propias vidas al punto de estancarnos en relaciones absurdas, sin sentido, con heridas y mucho dolor.

Es verdad, las madres deberían dejarnos escuchar esa voz interna, tal vez si ellas tuviesen más confianza en nuestras decisiones, nuestras vidas no serían un caos y la relación con ellas serían menos conflictiva.

Pero, volviendo al tema, aquel al que no se presenta, es aquel al que no se ama, con el que jamás formaremos un hogar ni será el padre de nuestros hijos (esto incluye extra protección en el "acto" para asegurarse). Sin embargo, y para satisfacción del pensamiento moderno de las mujeres de ahora es válido aplicar: "Disfruta del hombre inadecuado mientras llega el indicado".

viernes, 15 de abril de 2011

Las heridas

Las heridas se clasifican en superficiales y profundas, claro, cuando se tratan de aquellas que te haces o se presentan en tu cuerpo como producto de algún accidente.

Las superficiales requieren aseptil rojo, sulfa y curita protectora. Pasan días y se va.

Las profundas requieren puntos, tiempos más largos de espera, nunca se van porque quedan cicatrices, claro, dirás: Hay cirugía... pero tú sabes que están ahí.

Con las heridas del alma, pasa lo mismo. Cuando herimos a alguien de manera superficial, las heridas sanan, en poco tiempo, con algo de tolerancia, amistad y comprensión; pero cuando hay profundidad de por medio, cuando se hirió, con intención o no, en lo hondo del ser del otro... eso trae consecuencias nefastas: rencor, dolor, llanto, pérdida.

Los amigos, los amores se pierden así, generalmente es por un cúmulo de heridas profundas, graves; las superficiales, pasan.

Me dirás, ¿cúmulos de heridas profundas?, ¿no basta con una? Pues no, no basta con una. Con una sola, el sentimiento amoroso o de amistad desmedida e incondicional juega un papel de vendaje, pero no de la herida, sino de los ojos, de la mente, del corazón; que transforma a la herida profunda en superficial, y la deja pasar, y sin darse cuenta termina pasando varias, claro, esto sin darse cuenta que al final de un tiempo observa su corazón lleno de cicatrices, todas con el nombre de esa persona a la que llamaste tu amiga o amor.

Debemos tener cuidado con herir o con perdonar sin reflexionar a la luz de un pensamiento lógico - racional. Sobre todo si es alguien al que de verdad queremos o llamamos amig@ o amor.

jueves, 7 de abril de 2011

Una oportunidad

Cada persona busca una segunda oportunidad en la vida, ya sea para reivindicarse porque en una primera la fregó y quiere arreglar las cosas o porque no resultaron las cosas como esperaba.

Yo solo pido una oportunidad respecto a algo que no he tenido la chance de vivir, respecto a algo que no he tenido y deseo tener.

He hecho de todo y cuanto he hecho no ha sido suficiente, me frustra, me molesta y, a veces, me acompleja hasta hacerme llorar.

Quiero pensar que Dios tiene un plan para mí y que sus tiempos serán los correctos y que solo en ese instante que Él alcance a verme, se dará cuenta que soy buena para el empleo y decida darme ese precioso trabajo.

Solo pido una oportunidad, una para alcanzar la paz, una para crecer, una que se convertirá en mi misión de vida, una que incrementará mi dicha y que sabré aprovechar.

Solo una oportunidad.

miércoles, 23 de marzo de 2011

Jesuscristo



Gracias. Quiero mantener mi fe.

martes, 22 de marzo de 2011

Gracias Dios

Gracias por apretarme pero no ahorcarme... te agradezco por esta segunda buena noticia esperanzadora.

Gracias porque pasito a pasito salimos del túnel feo y obscuro donde nos sentíamos estar.

Gracias porque la esperanza nos alimenta y nos anima a seguir en este nuestro deseo, que solo alcanzaremos por tu gracia divina.

Solo te ruego que nos la concedas.

Gracias Dios.

domingo, 20 de marzo de 2011

Aunque no te menciones, no te olvido, siempre te tengo presente

Dios, aunque no te mencione, no te olvido, siempre te tengo presente.

A veces no quiero caer en lo que hacen algunas personas de mencionar en demasía y llevar una doble vida cargada de contradicciones.

Prometo sí que en este importante proyecto de vida, te daré el lugar que te mereces y te mencionaré.

"Si se logra, estoy sanísima y Dios lo permite, seré bendecida con dos."

viernes, 18 de marzo de 2011

Por fin algo bueno

Dios aprieta pero no ahorca, bien dice el refrán.

Dios, sé que he renegado mucho últimamente contigo, he evitado blasfemar o maldecir, pero me estuve quejando de mi suerte que hasta el momento se veía obscura. Sé que evité hablar contigo largo y tendido, pero más por miedo de decir tonterías que te molesten que porque quisiera decirlas. Pero, no me negarás que en medio de mi angustia y desesperación, en el fondito, en el fondito, algunas breves palabras de súplica te hacía llegar. ¿Sabes qué? Gracias por escucharlas.

Gracias porque al fin veo una lucecita, pequeña, lejana pero esperanzadora y por ahora eso es suficiente para mí.

Gracias Dios por no ahorcarme, gracias por apretarme.

jueves, 17 de marzo de 2011

Thalía - Equivocada



Porque simplemente me gusta.

miércoles, 16 de marzo de 2011

Giros

Estoy aquí cuando debiera estar allá,
estoy de maestra cuando debiera estar de alumna,
estoy en verano cuando debiera estar en invierno,
estoy en un proceso complicado cuando debiera ser sencillo.

Hemos dado un giro aterrador en lo que debiera ser el momento mejor,
hemos quedado apartados sin siquiera haberlo planificado,
hemos recibido noticias tristes en nuestro momento feliz
y solo nos queda esperar en Dios para que todo nos vuelva a sonreír.

miércoles, 23 de febrero de 2011

Ay la Lima

Me bajé del avión el miércoles y recién, luego de una semana, he podido parar... recién hoy... aunque ando algo depre por cosas muy mías (razón fundamental por la que he decidido parar), quiero pensar que solo tomo aire dentro de mi ajetreada agenda pues desde ese miércoles no he parado con las visitas, salidas, baile, conversaciones, cebiche, jaleas y demás... hoy paro... hasta que llegue mi esposito amoroso.

Me ha hecho mucha falta, he sido muy tonta y ahora estoy más que convencida de lo tonta que he sido, mi esposo no deja de sorprenderme y enamorarme con su forma de ser conmigo, es increíble cuánto amor me puede hacer sentir... ya no veo mi vida sin él, no sé cómo dudé en algún momento... debe ser que en algún momento la calentura de la rabia, la frustración o el miedo pueden más, sobre todo a la distancia. Lo cierto es que al final, si el amor es verdadero, este puede más que cualquier otra calentura.

Ya estará conmigo y espero que esta semana que ha pasado sea la única en la que estemos separados... al menos en este año... Dios quiera que no haya emergencias ni complicaciones que nos obliguen a distanciarnos otra vez.

Mientras disfrutaré de la Lima y sus cosas...

lunes, 14 de febrero de 2011

En el día del amor...

Recuerdo un 14 de febrero de 2005, un día más para mí, tenía pareja (el que ahora es mi esposo); sin embargo, no era un día más para él.

Antes de conocerlo, había tenido otra parejas para las que el Día de San Valentín o tan mentado Día del Amor era un día más, nada especial, además todo está caro y todos los lugares están llenos: Lejos estaba de ser considerado un día especial.

Ese día con el que entonces era mi enamorado, apenas empezábamos, hicimos cosas cotidianas. Lo curioso es que se quedó todo el mes de febrero en Lima y por lo tanto andábamos viendo si encajábamos o no y mirar al futuro, razonable en una pareja de nuestra edad (30 - 40), no éramos niños ni jugábamos a nada, queríamos encontrar al idóneo y esto se solucionaría de alguna manera. Se quedó todo febrero a averiguarlo; pero volviendo al punto, el día en cuestión empezó con mi clase de verano, fui la dicté y él me fue a recoger, como se encontraba mal de salud, habíamos hecho cita con el médico y luego fuimos a la farmacia por la medicina recetada, más tarde recordé que faltaba hacer las compras de la semana para la casa y fuimos a Metro y compramos todo lo que necesitábamos, ya era de noche y veíamos parejas caminar que con flores, que con globos; restaurantes llenos, hostales con entradas algo rococós: llena de globos y cintas rojas dando la bienvenida a las parejitas lícitas e ilícitas al lugar del encuentro amatorio. Nosotros seguíamos de largo, él seguía mi ritmo. Bueno, eso, pensaba yo.

Cuando pasamos por un chifa y quisimos pedir algo para llevar porque me sentía cansada como para cocinar; vimos que el lugar era un "loco calato" y que de ahí no saldríamos hasta en dos horas. Decidimos tomar un taxi y bajar en la pollería cercana a mi casa, por fin, pudimos llevar un medio pollo con todo lo que Dios manda.

Al llegar a casa, noté que en el camino mi enamorado no había dicho ni media palabra y en eso soltó: "¡Qué fría eres!" y yo: "¿Ah?". "Está bien que San Valentín sea un día muy comercial, recién me he dado cuenta de cuánto ha crecido esta fecha en Lima, pero tampoco es para que te vayas al otro extremo, podríamos haber hecho algo simpático como salir a caminar o comer un helado. Entiendo el porqué no celebres un día así, a mí tampoco me parece pero me "vacila" y si se puede hacer alguito porque no, ¿qué dices?"

Yo sonreí y le dije para ir a bañarnos, que él vaya primero mientras yo guardaba las cosas, entonces aproveché y preparé algo especial.

Lo curioso es que no precisamente por lo especial que hice fue por lo recordamos nuestro primer San Valentín sino por esa conversación al respecto; sin embargo cada año tratamos de hacerlo diferente porque la fecha nos vacila, así de sencillo, pero al final siempre termina la velada con: "¿Te acuerdas de nuestro primer Día de San Valentín?" Yo sonrío.

Desde que estamos juntos, juntos, juntos... todos los días son únicos, él me hace reír toooooooodas las noches con alguna ocurrencia o anécdota, hacemos deporte juntos, tenemos noches de películas con vinito y quesito; tenemos invitaciones a cenar, a almorzar o a desayunar; vamos a bailar o simplemente a tomar un trago y caminar... sabemos disfrutar el uno del otro sin que haya un día en el calendario que nos lo recuerde porque siempre recordamos que cada día estando al lado del otro es especial.

sábado, 12 de febrero de 2011

Antes del 14 de febrero

Yo no creo en el Día de San Valentín pero a mi esposo le vacila, solo le vacila... no es un loco aficionado y obsesivo con el día, solo le vacila: que sea día de la amistad y del amor.

El amor que nosotros nos profesamos en la actualidad ha cobrado mucha fuerza en los últimos dos años, nos hemos enamorado con más amor, con más entrega, con más sinceridad, con más madurez.

Lo celebramos con pequeños detalles día a día, semana a semana con un desayuno especial, con películas acompañadas con un buen vino y quesito, con un rico almuerzo o cena (con velas o sin ellas), con una salida a almorzar de imprevisto, con una salida a cenar, con ir a bailar algún sábado, con un mail, con un viajecito (corto o largo), con una llamada, con un mensajito, con algunos mimos, muchas caricias y millones de besos.

Lo celebramos fortaleciendo nuestro presente y construyendo nuestro futuro, con los mismos sueños, metas y deseos; y con toda nuestra confianza en Dios.

Para nosotros, todos los días son especiales porque estamos juntos, todos son los días del amor.

lunes, 7 de febrero de 2011

¿Optimista, yo?

Siempre hay que ponerse en todas las situaciones posibles a fin de que la que resulte presentarse, no nos tome por sorpresa.

Soy de la que siempre se pone en la peor de las situaciones, como para no sufrir mucho o que no duela demasiado, claro lo que nunca he calculado o previsto es la dimensión del posible sufrimiento o dolor, y al fin y al cabo duele y mucho, a veces mucho más de lo que se creía posible. Mi consuelo en dicha situación es sencilla, sabías que pasaría, ahora solo súfrelo, llóralo y pasará, como todo lo que pasa... se va, se va, a veces para quedarse como un recuerdo vago e inocuo u otras se desaparece o esfuma, claro, eso toma tiempo, pero sucede.

Cuando me pongo positiva, eso sí me da miedo, cuando creo que hay un 95% de probabilidades, cuando calculo que no hay pierde, pero igual pierdo... ahí sí, me jodí. El positivismo no me ha redituado mucho, mejor dicho, nada... ni siquiera para decir poco, jamás he obtenido beneficio alguno de él; por eso siempre mi postura de ponerme en la peor de las situaciones, de estar con un negativismo que hasta el momento me ha permitido sobrevivir sin sobre saltos, sí con dolor (por si acaso), pues eso no lo puedo calcular o evitar por más esfuerzo pitonisos que haga.

Ando en una pequeña encrucijada, bueno, la verdad, no tan pequeña. Esta me obliga a tener el ánimo en alto, el galón lleno de esperanza e inyectarme positivismo forte directo a la vena; me da miedo, y caigo en el cuestionamiento típico de mi yo. Problematizar las situaciones fuera de mi mano son mi especialidad, había dejado de serlo, había tomado tanta práctica en mi negativismo; que al tener que irme al otro polo, vuelvo a mis orígenes problematizadores pero en un grado desconocido y altamente complicado. Cuestionarme en negativo, se había vuelto más sencillo, he demostrado que soy capaz de decir mis defectos sin tapujos ni prejuicio alguno, de caerme en la calle porque a veces se me olvida cómo caminar con tacos y levantarme, así medio Lima me esté mirando; de decirle en mi trabajo a cada quien de hasta lo que se va a morir y seguir adelante con mi día a día; de invitar a mi boda a solo 2 personas de toda la "people" con la que he trabajado por más de 6 años, y saludar y seguir como si nada (así me estén mirando con su cara de resentimiento, ridículo francamente); de dejar pasar situaciones pasadas que en su momento fueron duras y difíciles, para dar paso a nuevas experiencias y momentos sin ningún tipo de remordimiento o reclamo... y lo hice más movida por mi negativismo y convicción que por ser un alma noble que quiere estar en paz. Me cuestioné cada caso en momento y en cada uno me puse en la peor de las situaciones, vi que las superaba y adelante...

Ahora, entro a una etapa desconocida, no tengo ni una "p" idea de cómo empezar: esperanza, paciencia, y si no resulta, más esperanza y más paciencia... eso es lo negativo, mi siempre y resuelta manera de pensar que en los hechos siempre ha traído como consecuencia: depresión, angustia, desconsuelo, enojo, frustración, casi blasfemia... y dado que me desagradan todos los sentimientos que ese negativismo me acarrea, hay que virar el timón, hacia la playa del optimismo donde el sol de lo que todo se puede, ilumina; donde la arena infinita de esperanza es incontable; donde el mar de la paciencia, te deja en cada ola su baño de creencia. ¿Y ahora qué?, mejor ahí no más. Cuando acabe de suceder el hecho, veremos si mi balanza si inclina al positivismo y lo sigue alimentando.

viernes, 4 de febrero de 2011

Michael Buble - Save the Last Dance For Me



Por un fin de semana más al lado de mi amoroso... Gracias por demostrarme día a día que nadie me ama como tú.

miércoles, 2 de febrero de 2011

En estos días...

Los últimos acontecimientos me han estremecido un poco, me han hecho sentir insegura por momentos, temerosa en otros y bastante deprimida. Sé que no necesito psiquiatra o psicólogo alguno, solo necesito una dosis alta de optimismo intravenoso.

Tengo habilidades, tengo amigos y gente que me quiere y desea lo mejor, tengo un compañero de vida que ha estado y está a mi lado en las buenas, las malas y las peores; tengo unos papitos que me aman y me prodigan su amor con pequeños y grandes detalles en la cercanía o en la lejanía; tengo mucho sueños, tengo metas, tengo esperanza; y tengo a Dios. ¿Qué más necesito? Solo una cosita más, una, chiquita y bonita... ¿será? Supongo que sí, algún día.

En estos días, me apliqué la dosis de optimismo necesaria y ando planeando y pensando y buscando y mirando... y esperando...

lunes, 31 de enero de 2011

Las mujeres... ¿de hoy?

Hace poco tuve acceso a conversaciones y comentarios publicados en facebook de gente relacionada a mí, que de alguna manera choca con mi manera de pensar y con cosas en las que creo. Debo admitir que no me considero para nada una feminista acérrima, pero sí alguien con cierta experiencia que ha vivido más de una vida gracias a mi trabajo como maestra.

Fui a la universidad a estudiar la carrera de mis sueños y me he desempeñado como maestra por más de 11 años, he disfrutado conscientemente de mi soltería y de los frutos de mi trabajo en cosas como ir al cine (más de dos veces a la semana), salir a comer, ir al karaoke, viajar, viajar... y demás cosas propias de la juventud y de la soltería. Cuando tuve enamorado, salía y disfrutaba de las cosas propias de las parejas sin ningún tipo de remilgo o angustia económica, pues mi dinero (bien ganado) podía cubrir ello; y nunca salí con vividores, lo que nos permitía compartir gastos que es lo lógico. Alcancé, además, el sueño del depa propio y de las cuentas que este sueño traía consigo. Viví sanamente, laborando 12 horas al día (porque quería y podía), yendo al gimnasio dos horas diarias y estando con mis padres los domingos.

Siempre pensé que al casarme muchas cosas cambiarían, y ojo no me considero una mujer del siglo XVIII ni una futurista, solo, que creo y estoy convencida que los tiempos han cambiado y en ello han contribuido mucho mi generación, pues las mujeres de mis tiempos se casan bordeando o pasando los 30 sin temor, trabajan durísimo, tienen o no hijos; y, por último, si quieren: No se casan; y, por ello, no son mojigatas, ni se les pasa el tren o son viejas arrugadas y tristes. Es más puedo asegurar que las de mi generación están dando la hora.

Lamentablemente, he venido observando una oleada, algo fétida y que está arruinando nuestros logros: Las veinteañeras desesperadas por casarse y ser las amas de casa perfectas, que consideran que al tener un hijo se debe dejar de trabajar porque de lo contrario los hijos pueden presentar traumas futuros e irreversibles.

Soy hija de una mujer que toda la vida ha trabajado, mi madre: Edith, es una mujer fuerte que aun a sus 63 años sigue trabajando, como lo leen: MI MADRE SIGUE TRABAJANDO. Y yo, una mujer de 36 años, me considero una persona sin trauma alguno y muy querida por mi madre; que aunque no haya ido a mis actuaciones de primaria ni a mis entregas de diplomas en la secundaria, es feliz y está agradecida por todo el sacrificio que ella hizo por hacer de mí una mujer de provecho, trabajadora y humana.

Omito a mi padre en este artículo porque mi tema son las mujeres.

En fin, volviendo al tema, me congratula saber que las mujeres de mi generación, no han seguido las reglas establecidas por la sociedad, cada una ha seguido su ruta a la felicidad y gozan de lo que la vida les ha dado, asumen su vida feliz con lo que tienen sin mirar al costado ni ver el reloj del tiempo como algo que marca los pasos que debieran dar.

Yo soy una mujer que trabaja, he virado mi vocación a la corrección de escritos, estudia mucho y se ocupa de su casa, sí, pero en su justa medida, sin reclamos ni exigencias; pues mi esposo, ser inteligente y de sus tiempos, colabora con las cosas del hogar, como debe ser en este siglo XXI y por el hecho de que ambos compartimos gastos y deberes propios de nuestra vida en común.

Cada uno sabe qué le toca hacer en la casa, y sin necesidad de exigirse hay la colaboración que se requiere cuando se desea vivir en orden y armonía.

Claro, me dirán algunas: "Ahora, porque andas de Luna de Miel"; y, "sorry", voy por 5to. año de casada, ya murió esa frasecita dicha en forma cachosa, pero sin burla ni ironías, podría afirmar que lo mío es una eterna Luna de Miel, como debiera ser un matrimonio, ¿no? Cuando se está en pareja, la vida cambia en la medida que se procura la mutua adaptación, pero en esencia somos los mismos y conservamos lo que somos como una contribución a lo que llamamos "nuestra vida juntos".

Claro, me dirán otras: "Ahora, porque no tienes hijos"; disculpen, pero considero que para tener hijos no hay nada mejor que una pareja sólida, que se conozca bien y que esté consciente de que un hijo significará un nuevo giro al que se procurarán adaptar. Los hijos deben ser la cereza del helado, no la goma o cola que junte a dos personas, porque un helado sin cereza también se puede comer y disfrutar, se le puede poner otro aditivo, tal vez un rico chocolate derretido encima... no lo sé.

Los hijos son una bendición, un cambio en la vida pero para mejor, no deben ser la causa de truncar nada y menos la vida personal de una mujer que se siente satisfecha con lo que ha logrado. A los hijos se les debe dar calidad de tiempo, explicarles las circunstancias de la vida, entienden, no son tontos. Los hijos crecen bien, si los padres, saben ser buenos esposos (si son pareja que cría); pero si es es sola o solo con un hijo por el mundo, los hijos crecen bien, si se sabe satisfecha con su vida (no como loco o loca buscando pareja nueva o reemplazo) sino siendo una profesional, enfocándose en su nueva realidad, y siendo responsable con la vida que ahora comparte con ese ser que, aunque no ha pedido venir al mundo, comparte sus vida ahora.

Las mujeres lo quieren todo, lo tienen todo, ¿implica sacrificio? sí, pero eso es parte de lo que cada una desee para sí. Las mujeres han ampliado sus opciones, no necesariamente tiene que casarse y tener hijos para sentirse completas. Ahora pueden quedarse solteras o casarse y no tener hijos, si lo desean.

Nada está escrito o reglamentado, elijan a su gusto, qué desean para sí y vayan tras ello, sin presiones ni exigencias, solo por placer; y disfruten de todo lo que tienen ahora, hoy es un buen momento para hacerlo.

PD. SOLO PARA ACLARAR EL TÉRMINO PLACER UTILIZADO EN ESTE POST Y SEGÚN LA RAE:

placer2.

1. m. Goce, disfrute espiritual.

2. m. Satisfacción, sensación agradable producida por la realización o suscepción de algo que gusta o complace.

3. m. Voluntad, consentimiento, beneplácito.


1. loc. adv. Con todo gusto, a toda satisfacción, sin impedimento ni embarazo alguno.

viernes, 28 de enero de 2011

Las mujeres y sus dramas...

Cuando se es mujer se tienen más papeles que cumplir, más responsabilidades y por ende más estrés.

Las mujeres, aun la más relajada o recorrida, siempre tiene varias aristas en su vida que cubrir, que desea hacer a la perfección o que quiere perfeccionar.

Las mujeres en esencia no son conformistas y siempre lo quieren todo, aunque haya veces que no sepa lidiar con ciertas cosas por su novedad o por desconocimiento. Lo quiere todo y quiere dominarlo todo.

Sí, hemos de admitir, tarde o temprano, que tenemos un espíritu dominante, pero en el sentido de que nuestro espíritu organizativo desea hacer las cosas a nuestra manera porque consideramos que siempre es la mejor; y esto se explica por una sencillísima razón: tenemos la capacidad de anticiparnos, somos medio "brujas".

No sé si es nuestro llamado sexto sentido, pero lo cierto es que nos anticipamos, los hombres solo solucionan al rato pero no se proyectan. Será tal vez nuestro espíritu de supervivencia el que nos haya hecho prevenir daños posteriores.

Sin embargo, a pesar de nuestra capacidad de supervivencia, el uso vivo de nuestro sexto sentido, nuestra extraordinaria capacidad de organización; no podemos evitar ser vulnerables a emociones o sentimientos como la impotencia, el fracaso, la decepción, la envidia, la traición... son emociones que ponen en relieve nuestra vulnerabilidad y mueve nuestro bien equilibrado mundo.

A pesar de ser solo emociones, que parecen pequeñas cosas insignificantes y, que debieran ser, sin importancia por tratarse de emociones bajas, nos afectan más de lo que deseamos y eso tiene una explicación sencilla también: Nos esforzamos en crear un mundo perfecto y no queremos que nada lo afecte, queremos que todo sea amor y paz y que nada manche lo bueno que tenemos, ni la más insignificante de las emociones y he ahí jode... jijijiji.

Una amiga comentaba conmigo las cosas de su hogar, su vida familiar, las cosas que hacía dentro y fuera de casa, con los hijos y el esposo, con los suegros y sus padres; el trabajo y los viajes de trabajo, los compañeros y las "compañeras"... hacía todo lo posible por sentirse bien y equilibrada en la vida pero no lo lograba y tenía más que ver con su alrededor que con ella misma, ¿qué hizo para resolver todo?: Renunció, encontró que los compañeros, más las "compañeras" de trabajo no ayudaban mucho y le saboteaban los proyectos, se quitó porque primero está su salud mental. Ahora, abrió su propia consultoría, trabajo para ella y está más feliz que nunca.

Hay veces que debemos cortar algunas situaciones que nos incomodan de raíz, analizando que es exactamente lo que nos hace daño y arrancarlo con todo. Al principio quedará un hueco, pero luego vemos que lo podemos llenar con cosas mejores. Es cosa de decidirse.

miércoles, 19 de enero de 2011

Los reencuentros...

Los reencuentros para mí nunca han sido emocionantes, ni expectantes, ni esperados y mucho menos deseados. Desde que salí del colegio y de la universidad no he tenido reencuentros de ninguno de los dos. Sé que del cole hubo varios durante estos ya casi 20 años que egresamos, cuando supe, no quise asistir y ahora ando lejos como para organizarlos o asistir. De la universidad, no ha habido una convocatoria masiva, siempre los mismos amigos de la universidad y que se convirtieron en los mejores amigos, compadres y tíos de los hijos de cada quien son los que se siguen frecuentando... y eso no cuenta como reencuentro. Yo, por ejemplo, siempre me escribo, hablo y me veo con Flor y Maribel, mis mejores amigas de la universidad y de toda la vida.

En estos últimos meses y en todos los casos gracias al Facebook he sido observadora de convocatorias a reencuentros en cantidades alucinantes. Si algo hay que agradecer a este medio, es eso, la facilidad de conectarte con seres que creías olvidados y que recuerdas con cierta nostalgia, una dosis de cariño o con mucho aprecio. El Facebook ha unido a muchos dentro de una misma ciudad o país con otros que se encuentras fuera. Desde la comodidad de tu casa retomas vínculos, que en su momento fueron importantes, y que por la gracia divina de la red social se fortalecen nuevamente.

Varias de mis actuales amigas se han reencontrado con su grupo de compañeras del colegio, salieron a comer, a recordar los "viejos" tiempo y se han prometido mantener la comunicación, y así mismo es, participan y comentan de la vida de la otra con entusiasmo y "cercanía", que aunque virtual, es mucho más de lo que tuvieron antes con la sola existencia del teléfono.

Bienvenidos los reencuentros, ando promoviendo uno de la universidad, ese grupo alegre y bullicioso de cachimbos del año 93 de la Facultad de Educación de mi querida Universidad San Marcos. Deseo que se reunan aun sin mí porque éramos un grupo fabuloso, creo que un 97% estábamos bien metidos en nuestra vocación y deseo de servicio, y veo que muchos han ido más allá del apostolado y se encuentran moviendo el mundo, innovando y luchando contra la vieja corriente educativa que aún deja sentir su mediocridad y fracaso. Confío se concrete y se vean en sus ahora 14 años de egresado.

domingo, 16 de enero de 2011

Un propósito del año oculto

En mi lista de propósitos está el viajar por lo menos 2 veces al año fuera de donde estoy, y ya voy una. Nos fuimos a San Francisco con mi esposo. Lo que este viaje significaba más que hacer turismo era ver a dos mis queridas amigas a quienes extrañaba horrores: Ivette y Erika quienes junto a Erich y Felisa nos hicieron EL VIAJE del año.

El propósito era verlas, se las debía y me las debía. Había pasado mucho de no verlas desde la última vez y ya era hora del reencuentro. Fue genial, fabuloso, extraordinario.

Este viaje tuvo de todo: paseos, risas, recuerdos, risas, fotos, risas, trago, risas, comida riquísima (que debo admitir no creí posible pero sí), risas... y sobre todo excelente compañía y más risas.

Marlow y yo la pasamos genial, hacía muchísimo que nos hacía falta un cambio de aire tan rico y sabrosón como el que nos dimos, fue precioso...

Primer propósito oculto del año cumplido: visitarlas pero agregaré otro que no será oculto: Irlas a ver antes de que acabe el 2011. ¡Qué Dios me ayude a cumplirlo!

Gracias por todo.