lunes, 28 de diciembre de 2009

El telefonito es... una necesidad


Recordando a la tía Yola y acorde con el lío del sábado para el domingo de carecer de celular por pruebas relacionadas con la posibilidad de mantener tu número al pasarte de empresa... recordaba mis antiguos números celulares...

Cuando me robaron el primero, estaba en la combi y fue al toque apenas y me di cuenta... me compré otro al día siguiente. Aquel primer celular me duró 4 meses y el reemplazo con nuevo número me duró 4 años... qué loco de 4 meses a 4 años.

El tercer celular era bien chiquitito y me duró 3 años y pudo ser más si no se me hubiera caído al río cuando yo me caí al río... jijijiji... se ahogó el pobre durante el viaje de promo con mis chicos de 5to F... y estuve sin cel por un mes, luego me compré un Nokia lindo precioso, con cámara, mp3, radio... todito lo que jamás tuve en un cel... jijijij... me duró menos de un año... se me quedó o me lo robaron en el bus interprovincial de mi último viaje de trabajo en agosto, quedé sin celular 3 maravillosos meses... y ahora de estar en Claro me pasé a Movistar... no lo creí posible... pero lo hice y básicamente por cuestiones laborales... la chamba ante todo. Me he prometido comprarme un Claro por cuestiones familiares, pero antes de convertirme en una huachafa más de dos celulares, prefiero comprarme el celular de dos chips... así que compraré un chip con nuevo número, definitivamente.

Lo chévere de nuevo celular es que lo tienen pocos amigos y básicamente es laboral, así que pocas llamadas, pocos mensajes, vida más saludable.

Remontándome a cómo acabaron mis celulares debo señalar que solo llegué a anular mi primer número, o sea, llamé a Claro, en ese entonces TIM, y pedí anular el número; el segundo no lo anulé, simplemente murió, compré el nuevo y ya... el ahogado tampoco lo anulé, y el último tampoco lo anulé... supongo que los nuevos usuarios de mis celulares se habrán preocupado por hacer los cambios.

Cuando compre mi cel o chip Claro, lo pediré con nuevo número y obvio me reservaré el derecho de admisión como en mi Movistar.

Ojalá ese asunto del 1 de enero no joda la comunicación nuevamente... ay celular bendito cuán necesario te has vuelto... como dijo Yola: "El telefoniiiito eeess una necesidaaad...".

lunes, 21 de diciembre de 2009

Discusiones respecto a la Navidad

Es momento de sacar a la luz las discusiones que se vienen dando a mi alrededor con este tema. Debo aclarar de antemano que para mí la Navidad es hermosa, linda, preciosa, alegre y feliz; y que mi amiga de estreno del 2009, Kathy, la comparte como yo y se alegra como yo y la disfruta como yo.

Sin embargo, existen algunas personas, y son varias, que sienten que la Navidad las ponen melancólicas y tristes, y que en sí ha perdido significado por el alto grado comercial que presenta y se incremente año con año; pues a estas alturas pareciera imposible concebir una Navidad sin presentes, pavo ni panetón. No niego que haya este lado oscuro y poco navideño del asunto; pero trato de verlo por el otro lado, si bien es cierto comemos pavo y panetón, en mi caso son cosas que hacemos en Navidad, no hay otra fecha en el año para ello y lo hacemos con la familia de mi tía, lo cual lo hace más lindo porque somos más alrededor de una mesa, para el tiempo que nos vemos en el año y que compartimos una cena o almuerzo en casa, es una ocasión especial que nos permite reunirnos y eso es lindo para mí; también hay regalos pero es una oportunidad de hacer una listita de personas importantes para mí y de darle algo lindo, no caro pero sí significativo. Pienso que un poco los que hacemos esto que a muchos otros no les gusta piensan como yo.

Vale la pena señalar que de un tiempo a esta parte, cada Navidad rezo en silencio a mi niñito mientras lo coloco a las 12 en su pesebre y pido por mi familia, por mis amigos más emproblematizados y por mí; y hay Navidad como esta en la que le agradeceré mucho, mucho, mucho.

Cada quien puede tener su siginificado de Navidad pero de ninguna forma quiero pensar o creer que la Navidad sea sinónimo de tristeza pues para quienes creen que Dios o algo bueno y superior existe, la Navidad es felicidad y sobre todo esperanza.

sábado, 12 de diciembre de 2009

¿El Perú es su gente?

Cuando pienso en el Perú, como suelo reflexionar en ocasiones en medio de mi "choledad", me encanta pensar en sus paisajes, en sus costumbres, en sus bailes, en su comida, pero cuando llego a la gente se detiene el buen concepto creado.

He llegado a la conclusión que el Perú tiene mucho que ofrecer y un instinto creador y progresista por parte de algunos miembros de su población, pero también existe (en mayor escala) un grupo de peruanos altamente egoísta, mediocre, retrasado, envidioso, sin espíritu para trabajar en grupo (motivo por el que tampoco nos va bien en el fútbol) y carente en lo absoluto de la llamada mística de trabajo.

Para el grupo mayoritario descrito, alguien que trabaja y se esmera, lo hace con el firme propósito de hacer notar la debilidad e ineficacia de la mayoría (mediocre y floja) o simplemente persigue algún interés (económico o cargo ejecutivo), como ellos anidan en el alma ese tipo de propósitos piensan que NO existen seres que quieran aportar desinteresadamente a su trabajo y país.

Me he decepcionado muchísimo de ver siempre presente el interés mezquino de la gente porque impere la comrrupción (mal conocido) a que se imponga el orden (bien por conocer); y esto termina por arrastrar a los pocos que desean mejoras y cambios a una letanía donde se sienten minoría y terminan decepcionados de luchar contra la corriente imperante y solo se acomodan para no ser derribados por el oleaje maligno lleno de propósitos bajos y sin ningún asidero legal o moral.

La vida me acaba por decepcionar de la gente con la que he trabajado por 10 años y en mí no queda ni la voluntad ni las ganas de seguir, no quiero acabar por ser una más que ve a diario la corrupción y a la mala gente; y que esto se vuelva normal ante mis ojos y me convierta en un mero espectador de las sinvergüensuras de gente cuya cara, no menos que sus acciones, me causen repulsión; he decidido romper con eso, buscar un lugar donde mi espíritu se encuentre en paz, donde mi alma encuentre tranquilidad y pueda resolver sola los asuntos conmigo misma y con los míos. Mi prioridad soy yo y mi paz interior, no hay más.

martes, 8 de diciembre de 2009

Leí sobre la enfermedad

Hoy me puse a leer sobre la enfermedad, mi enfermedad, una que tuve hace algún tiempo y que me duró más de un año (más de lo que pensé pero fue por darle malos tratamientos, o tratamientos equivocados o por simplemente confiarme en la pronta recuperación), y pensaba: "De algo sirvió padecerla"; primero porque lo que leo me gusta muchísimo como escritura, como potencial escritura, me gusto porque mi lado poético se vuelca un poco en ese dolor torpe y absurdo descrito en esas entradas; segundo porque la experiencia, la mala experiencia te sirve y muchísimo porque aprendes a valorar las cosas y las personas que realmente valen la pena.

Todo es útil en esta vida, hasta los malos ratos; las experiencias amargas y la gente mediocre o mala con la que te puedas cruzar; las lágrimas, los golpes, los insultos, los malos y los peores momentos.

Mientras leía cada palabra, volvía sobre mi propia vida, sobre cada vivencia mala apareada con algo bueno o dulce; y me di cuenta que, afortunadamente, ya no pesaba igual y todo adquiría su valor real; todo aquello valía poco en ese entonces (y no me daba cuenta) y en cada día transcurrido siento que empezó a valer menos y menos y que acabó por desaparecer.

Mientras leía, volvía sobre mis pasos andados, sobre las malas decisiones, sobre los abandonos, sobre las cosas agrias y me reía por no llorar lo que estuve a punto de perder y que tontamente arriesgué; me reía por no llorar la inmerecida suerte que me acompaña de seguir con vida y no haber desfallecido en mi intento de armarme y descubrir en mí lo humana y débil que soy, y que en medio de toda mi imperfección, aún existe el perdón, la oportunidad y la esperanza.

Mientras leía, veía mi vida en mi aquí y ahora, todo el camino recorrido para llegar a esta paz, a esta inmerecida tranquilidad, a este amor tan mío y que comparto con quien me ha dado un amor sin medida, sin razones y por montones.

Mientras leía, vi transcurrir mi vida en un hasta hoy bastante zigzagueante y necesario... vi cómo estoy, qué tengo, qué perdí y lo mucho que gané.

Ahora sí me curé, me sané y quiero seguir así: caminando libre, con una sonrisa en los labios y con la certeza de que soy inmune a esa maligna enfermedad.

Es bueno leer y ver hacia atrás para ver cuánto camino he avanzado, en este punto noté que me he deshecho de mucho peso inútil (algunos llevaban una vida conmigo: mis culpas) y miro hacia adelante con nuevos propósitos y metas, con nueva actitud y con mucha esperanza y tranquilidad.

domingo, 6 de diciembre de 2009

Dos años sin Zoilita

No han sido fáciles estos dos años sin ti... cuando te recuerdo te escucho, cosa curiosa no te veo... "Las mujeres son como la perdiz, las mujeres son como la periz, alzan sus polleras, limpian su nariz, alzan sus polleras limpian su nariz"... y yo que pensaba, cuando niña, que solo me la cantabas a mí y resulta que las ochocientas mujeres salidas de su tronco crecieron alimentadas por aquella protagonista de la canción y sientiéndose cada una dueña de esa canción en sus momentos contigo.

Ningún homenaje o palabra serán suficientes para expresar la gratitud de tener a mi mami conmigo y saber que de ti y gracias a ti es una mujer íntegra y noble a la que jamás llegaré a igual por más que me esfuerce.

Gracias Zolita por mi niñez, mi tradición y mis buenos recuerdos, gracias por ser un buen motivo para seguirnos viendo y compartir nuestras vidas en medio de nuestras agitadas agendas. Gracias por vigilar nuestras vidas e interceder por nosotras allá arriba. Gracias.

sábado, 5 de diciembre de 2009

Cuando uno expresa dolor

Cuando uno expresa el dolor de sentirse solo, abandonado, triste, golpeado, fracasado, perdido, decepcionado, "choteado", humillado; resulta una fuente de inspiración inacabada de frases dolidas y extraídas desde las entrañas mismas del sufrimiento para convertirse en formas que muestran angustia y tristeza en la que todos los lectores se sienten identificados y hasta felicitan a aquel que expresa su dolor con más dolor, mismo que llega a sentirse a través de cada palabra que el lector lee.

Es curioso cómo el morbo nos lleva a explorar y explorar las palabras de ese ser que fue capaz de escribirlas; y que cuando se convierte en un ser feliz, ya lo dicho pierde valor o interés.

La gente lectora de escritos (incluyendo los blogs) tristes, melancólicos o sufridos se regodea y siente el dolor ajeno o se identifica con él más que cuando lee algo de corte más positivo y alegre. ¿Se han dado cuenta de esto?

Es más fácil problematizar las dificultades o dar palabras de aliento al aparentemente escritor "golpeado" que compartir o leer algo que tenga un corte de felicidad que también se desea compartir.

Cuando uno expresa el dolor, debe , este, ser entendido como una fase o etapa; algo que tiene que pasar, no permanecer en uno como un lastre o una insignia que identifique al escritor o bloger... después de todo es un humano más que como todos no vive en permanente desgracia y que, por tanto, puede pasar a otra más feliz, aunque sea breve que también desea expesar y no reprimir.

Considero que un blog personal, permite a quien lo escribe compartir toda clase de vivencia: alegres o tristes; permite que el escritor sea lo más honesto consigo mismo y luego con su casual lector o seguido fan conquistado.

Para mí, escribir es una necesidad constante y que debo admitir he reprimido un poco, por lo espaciado de mis post doy cuenta de ello, porque ando en etapa pacífica, de paz interior, de amor y de esperanza que deseo se prolongue lo más posible que sea... deseo ser auténtica y real, humana finalmente... deseo seguir escribiendo sin deberme nada... ni una sola palabra.

viernes, 4 de diciembre de 2009

Con honestidad y franqueza: No veo cuando se termine el año.

No veo cuando se termine el año porque estoy cansada, harta, fastidiada con casi todo: mis alumnos y sus cosas inacabadas y sus miles de pretextos para ello, mis alumnos y su letanía, abulia y pereza; mis olvidos de gastos por no apuntar y tener tantas cosas que hacer importantes que sí apunto; los engreimientos de todo el mundo sin tomar en cuenta el tiempo de los demás (entre los que me incluyo como "demás" no como "engreído"); de convivir en el trabajo con gente a la que no soporto por ser egoísta, aprovechada, ociosa, calumniadora y falsa; de ver mi vida pasar y estar aquí sin poder, de momento, hacer muchos cambios porque mi media naranja y yo andamos en lados opuestos del continente; de extrañarlo más que antes y no poder abrazarlo; por último, de esperar a que el 2010 empiece y ver que demora tanto.

Sí, ando ansiosa, ando creyente de que las cosas el año que vienen serán mejor, serán como las deseé antes cuando dije sí en el altar; ando esperando armar mi vida y dejar que mi tranquilidad bien ganada siga fluyendo. Quiero iniciar otros planes donde no haya esa gente que se regodea en su míseras vivencias y envidias crueles; quiero alejarme de aquello que me indigna y me llena de rabia y dolor; quiero estar en la dulce espera de algo cada vez mejor, ansiado y que dará color a nuestras vidas.

Debo admitir que lo que me sirve de paliativo son mis buenos amigos; aquellos que en su agitada agenda siempre tienen un ratito para mí, aunque sea una hora para solo almorzar y ponernos al día o con un email desde el otro lado del "charco" con nuestras diferencias horarias y vidas desarticuladas. Cuando hay amistad verdadera, siempre hay voluntad para todo: para conversar, para almorzar, para jugar, para llorar, para reír, para solucionar, para perdonar, para escuchar, para disculparse, para seguir en el camino hasta el final.

Deseo terminar el año porque quiero que empiece uno nuevo pero con mis viejos amigos, que ahora sé, siempre estarán para mí en donde quiera que esté; quiero empezar un nuevo año y con mi familia y sus cosas que la hacen particularmente preciosa; quiero empezar un año nuevo y con él empezar mi nueva familia.

miércoles, 2 de diciembre de 2009

El adviento


Cuando se habla del adviento, estamos hablando del tiempo de espera de por Jesús: por su nacimiento cada año, por su segunda venida. No es mi pretención dar una charla católica aquí y ahora, pienso reflexionar, como siempre de mí y mi vida.

He hecho en este blog continuas referencias a Dios, no he negado mi tendencia católica, pero hay algo que me he dado cuenta ayer mientras hablaba con Kathy saliendo del gimnasio: Yo soy una creyente "al revés", cuando ando en mis peores, me alejo de Dios; cuando estoy feliz lo busco para agradecerle.

Antes, hace varios años, cuando mi vida se complicaba, le rogaba me diera una luz para salir de la desesperación en la que me encontraba; luego opté por dejar de ir a misa, de rezar y suspendía mis ritos, como si esperara que pase la marea por sí sola, dejé de hablarle y a veces sentía que dejaba de creer.

Cuando mi vida se compuso, volví a él, un poco forzado al inicio por las circunstancias que me rodearon y luego con mucho gusto; luego otra vez la confusión, mis dudas y miedos aparecieron y otras vez me alejé.

Ahora, a iniciativa de mi hermana hemos decidido prepraranos, realizar el adviento y estoy recordando mis ritos católicos, de alguna forma y queriendo he sido una practicante más allá de la misa, así que de alguna manera he sido la encomendada para llevar a cabo la ceremonia y ayer que la empezamos (algo tardía por cierto), me sentí muy bien, sentí que está conmigo, que a pesar de tooooooooodo no me ha abandonado, y eso me reconforta y acrecienta mi estado de paz y tranquilidad.

viernes, 27 de noviembre de 2009

A lo lejos...

Hoy estuve matándome en el gym y aunque tengo unos kilitos de más, no me siento mal porque es producto de un proceso hormonal natural, ya tengo 35 años, así de simple... las mujeres vamos mutando... jijijiji... además no se me ve mal en lo absoluto, mi opinión es la que cuenta para mí cuando de mí se trata y bueno la de mi esposo también... y si ni para él ni para mí hay problema pues simplemente no hay.

Hoy que estaba haciendo ejercicios, miré hacia atrás, hacia un año atrás y me preguntaba ¿qué hizo que mi vida se desviara en ese instante?, ¿qué chip se me quemó para hacer tremenda tontería?... no sé si llorar o reír ante el análisis de las circunstancias, una serie de hechos sin sentido y por demás absurdo... la locura...

Hoy llegaba a la conclusión de que la vida tiene sus altas y bajas (no es que no lo supiera), sino que teniendo una vida bastante equilibrada y sin muchos sobresaltos, como que sentí un cataclismo creado por mi propia inexperiencia, dudas y temores; tampoco afirmo que todas se resolvieron, sería soberbio y falso sentenciar ello; sin embargo puedo sí decir que manejo mejor las circunstancias que vivo, que planifico cosas posibles y que ahora pienso en dos, para dos... mi esposo y yo...

Hay parejas a las que les toma tiempos acentarse, ese fue nuestro caso; decidimos hacer borrón y cuenta nueva; aceptar nuestra humanidad con las debilidades que ello implica y asumir un real compromiso basado ya no en una utópica idea romántica sino en una base más real y de aprendizaje de nosotros mismos, el amor existe, se recuperó y ahora que lo tenemos de vuelta nada ni nadie nos hará soltarlo... no quiero hacerlo, me hace muy bien su compañía, su presencia, su respeto, su amor... es tan fácil amarlo, solo se deja y yo quiero dárselo.

Hace un año grande fue mi pena, grande fue mi susto, grande fue mi duda, grande fue mi miedo, grande fue mi incapacidad... ahora siento otro tipo de temor, ese que nos hace esforzarnos más, tengo miedo de que no sepa que cada día me hace feliz y lo mucho que lo amo.

domingo, 22 de noviembre de 2009

Dos semanas de vuelta...

Retornar no siempre significa volver a lo mismo...se vuelve al mismo lugar pero ya no con la misma gente o con la misma gente pero no de la misma manera... siempre algo cambia o hace la diferencia. Lo único que me decepciona es ver que la mentalidad de la mayoría (99%) de la gente con la que trabajo no cambia.

Afortunadamente, en mi vida real conozco gente que es muy valiosa y le gusta marcar la diferencia, y eso desde ya crea otras o provoca otras diferencias... afortudamente, en mi trabajo existe gente que lo hace desde su aula (1%), me precio de encontrarme aún en ese 1%, pero sé que se me están extinguiendo las ganas, el ímpetu, la fuerza y, en buena parte, "culparé a la vaca" (vaca = alumnos)... debo admitir que en este retorno mío, no encuentro la motivación de concientizarlos, de hacerlos meditar, de pensar que pueden cambiar... ya no quiero arar en el desierto, pierdo energías, ganas y vida que no me sobran y que necesito demasiado en estos instantes... siento que cada aliento mío lo necesito para seguir viva, para encontrar mi camino, para alcanzar mis sueños y, si Dios me ayuda, alcanzar la felicidad...

Existen varios motivos que quitan fuerza, que quitan ganas, que matan sueños, que te expulsan del positivismo y te hunden en la resignación de simplemente aceptar que hay gente que no cambia y que lamentablemente siempre serán así.

Por otro lado, el que gusto disfrutar, es el de mis amistades: enterarme de que ganan premios, que ganan becas, que ganan cursos, que aprenden más, que se desarrollan, que esperan hijos, que se van a casar... que me comprometen a estar ahí, en esas metas logradas me llenan de felicidad... me alegra compartir con ellos mis momentos felices y que sentimos alegría por lo que nos sucede... eso se siente rico, se siente sano, eso construye... construye sueños, amplia metas, crea nuevos caminos, crea esperanza y te impulsa a ser feliz... siempre en la medida justa... sin tanta alharaca, sin tanta pompa falsa, sin la doblez de lo dicho y no actuado... la felicidad como un calorcito rico en el corazón, que cobija y acompaña... ¿rico, no?

domingo, 8 de noviembre de 2009

Sé que no es insomnio...

Sé que no lo es... ¿cómo? porque he estado durmiendo como oso en invierno cada que he podido estos cuatro últimos días, entre migrañas y festival folklórico, entre cansacio y acoplamiento... tengo sueño y duermo... ¿será que me hace falta endorfina, que necesito ir al gimnasio?, no sé... solo siento que estoy en otro mundo, al que no pertenezco o al que dejé de pertenecer; pero no me siento triste, tampoco alegre... siento tranquilidad porque de seguir este estado tal cual, sería muy útil para lo que vendrá...

Esta noche, siento cansancio no es de trabajar pero sí, tal vez lo sea, de vivir... siento que no me motiva mi mundo antiguo, el de antes, que quiero explorar otro, con nuevos retos y otras vivencias, otro más tranquilo y muy incierto.

Quizás esa ansia mía de lo establecido y predeterminado, de lo seguro y conocido, de lo que es y se sabe no cambiará me ha cansado y apenas me doy cuenta; tal vez la gente a cierta edad (35) puede cambiar el rumbo que creyó claro y sin baches... tal vez la gente a mi edad aún tiene aventuras por vivir y ese temor tan mío a perder el dominio de lo que vendrá dejó de ser tal para abrir paso a cosas que alarguen mis plazos, que alarguen mi vida, que derroten mis temores y me haga ganar la lotería porque me atreva a comprar el boleto ganador.

Sé que no es insomnio sino, tal vez, un sueño que está por empezar.

martes, 3 de noviembre de 2009

Retorno a la rutina... ¿yeee?

Cosa curiosa, el volver a mi vida como estaba antes de romper con ella de forma abrupta hace tres meses con exactitud me crea un cierto temor. Hay cosas a las que definitivamente no quiero volver: a la soledad dolorosa y extraña, a las noches sin dormir, a toparme con mensajes desagradables sin sentido ni motivos, a toparme con gente miserable e envidiosa, a esas cosas feas y malas que hacen que sobrevivas y no que vivas con plenitud... pero hay otras a las que sí volvería con gusto a mi ruedita de salsa, a mi salidas de karaoke, a mis conevrsaciones con los alumnos, con las amigas, a mis noches de pisco sour, sangría o buen vino en compañía de algún buen amigo o amiga... a mis tardes de novela con mi mami, a mis conversaciones con papá, matarme en la clase de Duilio... hacer spinning...

Todo tiene su lado amable y su lado desagradable... pero no se puede elegir con cual quedarse, se aceptan los dos, el paquete es completo... la carne viene con hueso... así es la vida, sin la parte fea no se valoraría el lado rico... tal vez el lado rico se convertería en algo rutinario que perdería su gracia y hasta podría llegar a ser aburrido... en cambio con los matices feos, adquiere un enorme valor...

Volver a la rutina, aunque suene feo la palabra rutina, me motiva solo por el lado amable... de ahí mi cuestionado yee... no sé si esté lista para volver porque dónde me hallo me siento muy cómoda, bastante tranquila, bastante en paz... quiero mantenerme así aun de vuelta... solo espero lograrlo.

lunes, 26 de octubre de 2009

Adiós Lisset...

Cuando la muerte es incomprensible y debo comprender que simplemente es así.

Te recuerdo, no hace mucho, apurada con tus copias, siempre regia, siempre tú caminando por el patio con tu mandilito de maestra primariosa dedicada y entregada; con nuestras conversaciones "al paso" que de al paso solo tenían la rapidez del tiempo no así en la profundidad de los temas. Cosa curiosa, conversar en poco tiempo nuestras vidas en puntos de quiebre, cosas importantes, cosas relevantes... andabas a la moda y siempre maquillada, muy guapa tú; pero jamás los trapos fueron nuestro tema... siempre te ponías "lo primero que veías en el closet"... jajajaja... todo te quedaba bien, todo te quedaba perfecto...

Recuerdo que estabas orgullosa de tus tres hijos, de tener un hogar grande, unos niños que aunque les hacia falta su mamita por los horarios cruzados, tenían a la mejor mamá y eso lo veíamos todos, pero creo solo faltó que lo vieras tú... no sé; recuerdo que yo te jodía diciendo tus hijos además de haberte dado felicidad te dieron cuerpo: uno te dio poto; otro, tetas y el último te afinó... ¡qué bronca!... ¡qué regia que estás maldita!, ¿qué nos dejas a las solteras? (cuando era soltera), ¿qué nos dejas a las casadas sin hijos?... no era justo... te jodía siempre por eso, siempre... hablaba mi envidia sana... jajajaja... ay las mujeres.

Eras la mejor maestra que un colegio estatal, como el nuestro, pudiera tener... ¿quién era la preferida para enseñar primer grado?... Lisset... la mejor... los papis hinchas averiguaban y ¿qué tal la profesora Lisset que le va a enseñar a mi hijit@?... Es la mejor... ¡qué suerte! Apóyenla... pero parece que tampoco viste esto.

Estudiabas tu maestría... asu mujer... ¡cánsate pues!... pero parece que decidiste detener todo de un tirón.

La muerte cuando llega avisada por una enfermedad es tomada en tiempo de espera, simplemente estamos aguardando el momento en que llegue como un remanso de paz que necesita el moribundo y que llama en silencio con un grito desesperado a llevarse el dolor, la pena y el sufrimiento.

La muerte cuando llega por un accidente nos toma por sorpresa, tenemos que asumir el dolor, estudiar las circunstancias, analizar las causas, entablar la culpabilidad de los partícipes y que la justicia siga el curso de los hechos.

La muerte en manos de otra persona por asalto o terrorismo, afecta a todos, a una sociedad, a un país... se convierta en una estadística contra lo que deseamos hacer algo pero mientras el Congreso decida sobre el aborto, el conflicto con Chile u otros asuntos; el ciudadano muerto solo es un número en la cuenta que refuerza la petición de muerte contra aquellos que deciden acabar con la vida de otros sin permiso de nadie amparados en los Derechos Humanos que terminan siendo usados y manipulados por ellos, que no respetan los Derechos Humanos de ningún otro humano. ¿Qué?, ¿solo los ladrones, violadores, nacotraficantes y terroristas son humanos?, ¿por qué ellos son los únicos que los reclaman cuando se les va a juzgar?, ¿quiénes son ellos para acabar o decidir terminar con la vida de otros humanos? Solo seguimos esperando a no ser la próxima estadística, que los "humanos elegidos" no nos encuentren y no nos convirtamos en su próxima víctima.

La muerte decidida por voluntad propia es, para mí, la más incomprensible de todas; no sé si es un acto cobarde o valiente; siempre me encuentro en la dicotomía, en la duda, en la disyuntiva... tratar de meterse en la mente de quien la desea, la piensa o la ejecuta es tan difícil porque terminamos con argumentos solo de su exterior, de lo que nos mostró, de lo que vimos, de lo que creímos, de lo que quisimos ver... jamás llegamos a entender la razón, el motivo, la causa que lo movió a ello. Todo termina quedándose en el ejecutor y víctima.

Cuando decimos "nadie es indispensable, todos son reemplazables"; yo no lo creo así; es fácil decirlo en el trabajo cuando hay algún profesor ocioso y faltón o hasta cuando tropezamos con un mal amor; pero finalmente no... si lo vemos en una dimensión más amplia, más grande, más universal... si pensamos que todos venimos a cumplir una misión, si pensamos en que alguien toca nuestras vidas, aunque sea por unos minutos, y a partir ese contacto tomamos decisiones... es decir, algo pasa a razón de otro ser... esa persona ya fue importante, se hizo indispensable para que ello ocurra.

Cuando alguien muere, nos damos cuenta de cuán importante era en nuestras vidas y que no nos dimos cuenta porque vivimos en forma egoísta, porque nos dejamos llevar por la corriente de nuestra rutina diaria, porque perdemos la perspectiva de lo que hay a nuestro alrededor...

Cuando muere una amiga, sientes que una hermana se ha ido, que una parte de ti ya no estará, y que aunque es una pieza del rompecabezas de tu vida, en realidad cuando acabes de armarlo, siempre verás ese espacio vacío... esa pieza que se perdió, que se fue sin despedirse y que jamás tendrá reemplazo...

Cuando te fuiste Lisset, me tomó por sopresa todo, todo, todo... pero te recordaré como la madre abnegada y preocupada; como la excelente maestra que fuiste, que siempre buscaba mejorar y perfeccionarse; como el ser humano con sentimientos nobles y como la mujer luchadora que siempre quise imitar.

Adiós Lisset, adiós amiga y donde quiera que estés encuentres la paz que te mereces.

viernes, 23 de octubre de 2009

Por los que se fueron o los que ya no están

Este es mi pequeño pero significativo tributo a la gente ausente de mi vida, hoy viernes, amanecí con flojera pero hice como todos los días lo que debía hacer y camino a casa encontré cosas pasadas: una foto, un mensaje, un mail... cosa curiosa... mi "laptop" se rayó; y sirvió para ver que hubo cosas, si hubo, cosas que me remitían a personas que me hicieron daño o que simplemente me entristecían.

La vida es cíclica, alguien me lo dijo alguna vez, y es verdad, hay días donde sale el sol y brilla hasta para ti, otros en los que las nubes cubren todo el cielo y solo llanto deja caer y otros en los que el solo brilla para el resto y sobre ti hay una inmensa nube lluviosa como el personaje "Mala suerte" de Los picapiedras... ¿lo recuerdan?

Llevo un tiempo de sentirme bien, de sentir paz, una verdadera paz, de sentir amor, de sentir que hay cosas que puedo cambiar y que pueden cambiar para ser mejores porque como están no están funcionando ya sea en mí o en la vida que llevo en estos momentos.

Hoy al venir a casa miraba cosas, lugares y recordé momentos y vi fotos, mensajes, mails... porque no me van a negar que esas cosas aparecen en nuestras mentes como imágenes en chiquito todas revueltas y al mismo tiempo, atropellándose unas a otras... jajajaja... lo cierto es que además de que aparecen en mi mente como un llamado inesperado vienen a mí eventos, personas y demás; y con todo ello medito... eso sí, no soy de las que recuerdan y ya, pasan a otra cosa, analizo qué fue, qué pasó y cuán bueno o malo resultó la pérdida (llámase así a las personas que ya no están por desaparición voluntaria, alejamiento propiciado por mí o porque el destino hizo lo suyo).

El resultado que arrojó toda aquella maraña de recuerdos fue que hay personas con las que no cuento ahora y es muy bueno ello para mí; hay personas que dejaron otras personas en mi vida que son muy buenas para mí; y, finalmente, que hay personas que extraño porque dejaron algo muy profundo en mí: un aprendizaje o un grato recuerdo. No vale la pena conservar en la vida de uno, gente que no sirve, que te altera los nervios, que estropea tu día feliz, que te contagia su amargura, que no soporta o es incapaz de compartir tu felicidad; no es bueno tener a tu lado a gente que solo ve defectos nunca una virtud que se siente superior y por ello humilla a otros; y, por otro lado, debemos enteder que hay gente que solo está de paso en nuestras vidas para salvarnos de un problema, para escucharnos, para ayudarnos, para presentarnos a otras personas más maravillosas aun... y a esas solo hay que dejarlas ir porque cumplieron su misión.

La vida es cíclica estoy en mi tiempo de sol, en el que siento que brilla para todos, incluso para mí... se siente el calorcito, se ve todo tan claro y se puede hasta soportar alguna tempestad venidera.

jueves, 8 de octubre de 2009

The ugly truth... de las mujeres (4)

Esta es una entrada especial... el caso de la envidiosa... la amiga envidiosa.

¿Existe entre AMIGAS tal cosa?, es decir, ¿es posible que una amiga envidie a otra?... ojo que seguimos con el tema mujeril... y la especie femenina presente demasiados tipos, con lo que adelanto que me quedaré corta con los post que he hecho hasta ahora...

La envidia entre mujeres se manifiesta de dos forma la insana, aquella que surge de lo más bajo de las emociones femeninas, nacida de lo ruín, que puede desencadenar el maltrado verbal (muy fino) y el físico (de callejonera) hacia aquella, objeto de la envidia. La otra envidia es la llamada "envidia sana", esta es de lo más simpática, se manifiesta de manera honesta y directa, se dice: "Ay, te envidio; en forma sana claro".

La envidia es un sentimiento que surge en todas las mujeres de manera natural, casi como respirar, en cualquiera de sus dos versiones; mismas que tienen, a su vez, matices.

La envidia puede ser, en la mayoría de las ocasiones, producto del "tú tienes y yo quiero pero no puedo", "tú tienes y porque tú lo tienes yo lo quiero", "tú lo tienes y ¿por qué yo no?"... y otras más.

Las mujeres pasamos de enviadiar en otras mujeres un par de zapatos, un vestido, el cuerpo, el todo o las partes (el culo, tetas, cintura, piernas, dedos, uñas..etc.), el enamorado, el novio, el esposo, la casa, el hijo, el número de hijos, "n" cosas más... vamos de pequeñas cosas a grandes cosas... no sé si es solo cuestión de edad, pero la envidia está en nosotras desde pequeñas... que si tu muñeca, que si mi bici...

De mayores, la vida va jugando la partida... perdemos el control de las cosas que no podemos ni tenemos por qué tenerlas... un hijo, dos o ninguno... un buen o mal compañero... pero ya sea lo que hemos elegido, ojo elegido, debemos estar conscientes de la medida del dominio o conocimiento que tenemos sobre ellas, a fin de buscar la medida de manejarlo sin sentir la frustración de que no funicona o se decidió mal. La vida cambia, no podemos quedarnos con las mismas amigas de la infancia... pocas como yo tiene una amiga que conoce y conserva desde la secundaria... pero todo lo demás ha sido cambiante, las relaciones de pareja, los amigos... tengo suerte de ver o hablar con algunos de toda la vida en forma regular pero ya dejó de ser con la cotidianidad de los tiempos en que empezamos la amistad, sus vidas y la de una misma cambia en base a las decisiones que para bien o mal tomamos... hay gente que se va y gente que se queda (incluyo aquí a los que esporádicamente veo o hablo pero que sé que seremos amigas por simpre)... nadie está estático, la vida cambia, la envidia surge porque a veces tuvimos la oportunidad de decidir y no decidimos o lo hicimos mal, y esto se debe asumir; surge porque empezó a aburrirte tu propia vida y esa fue tu decisión (lo que vives hoy, lo decidiste ayer), pero igual envidias la vida de la otra persona que sonríe ahora que tú lamentablemente no sonríes...

Aceptar los cambios, aceptar las decisiones para que la envidia no tenga matices de agresión, de violencia ni de pleito... solo que sea "sana"...

jueves, 24 de septiembre de 2009

The ugly truth... de las mujeres (3)

Sigo con las mujeres...

Existen otro tipo de mujeres, no sé si son las peores o las mejores, son las "EGOÍSTAS", aquellas que solo hablan de ellas, las cosas solo les pasan a ellas y el único importante son ellas, aun cuando brindan su ayuda (de cualquier índole a otra) es para decir YO LO HICE. Este tipo de mujeres resultan soportables solo por el filtro de la amistad, cuando la contaparte (otra mujer) entiende que es así y nada se puede hacer; pero hasta la más santa tira la toalla por temporadas o hace una renuncia total al cargo de soportarla.

Este tipo de mujeres son aquellas que dan consejos pero jamás podrá recibir ni uno de los demás y menos una crítica porque osar hacerlo es casi una mentada de madre a su ego y autosuficiencia.

Pregunta: ¿todas las mujeres caemos en esto por etapas o no?

Respuesta: Sí, pues tenemos periodos de incomprensión donde la única forma de sobrevivir es siendo asi, quitándose los escrúpulos y procurando salvar su propia alma y cuerpo.

Pregunta: ¿hay mujeres que nacen así y mueren así?
Respuesta: Sí, hay algunas mujeres que nacen y mueren así, tal vez un poco de este grupo no se dé cuenta de que son así hasta que otra persona (que debe ser necesariamente un hombre) se lo haga notar y a ver si cambia; las que son así concientemente siente que son perfectas o cuasiperfectas (sí, pero esto solo lo dicen por darse su cuota de humanidad ante los demás, acto egoísta también de ser parte del mundo y que la valoren por ser de la plebe como el que está hablando con ella en esos momentos), pero finalmente todo lo que hacen, no lo hacen por los demás, es por sentirse recompensada en un agradecimiento, en una muestra de afecto o en la alabanza ganada por su buena acción, sí es verdad, todos hacemos esto, oK, pero no vivimos de ello; ellas sí, lo hacen todos los días, a toda hora por obtener ese "beneficio" que las hace sentir superiores, y tal vez, también, porque les resulta muy conveniente.

Este tipo de mujeres jamás reconocen que se han equivocado, jamás piden una disculpa, jamás aceptan un daño hecho...jamás, jamás.

Cuidado con ser así porque tarde o temprano la "mierda" explota en la cara.

martes, 22 de septiembre de 2009

The ugly truth... de las mujeres (2)

Continúo con el tema amplio de las mujeres y sus forma de ser.

En este post hablaré de las mujeres descerebradas, de aquellas que carecen de personalidad, que no tienen capacidad de decisión, de aquellas que son presa fácil de otras mujeres (peores) cuya características: van desde manipuladoras hasta arpías... toda la línea entre un punto a otro debe estar lleno de los adjetivos más bajos y ruines por cierto.

Lo cierto es que a este tipo de mujeres las llamo descerebradas porque no tienen cabeza, dejan que otras les diga qué ponerse, qué amigos tener, de qué amigos deshacerse, a quiénes invitar a sus reuniones, qué novio tener, cómo comportase con él... en fin... la malvada y manipuladora se vuelve el titiritero de la débil y estúpida.

¿En algún momento la débil se dacuenta? Puede que sí, si evoluciona a nivel superior, aquel en el que descubre que puede pensar, que puede decidir y que nadie tiene que decirle qué hacer y menos alguien sin escrúpulos como la manipuladora; hay otras, muchas otras mujeres queparecen que nunca van a salir de las garras de las malvadas y se escapan solo cuando cuando las malvadas se ocupan de su vida (porque estas son además egoístas), cuando las manipuladoras empiezan a tener su propia vida y la encuentran entretenida o cuando se van a otro espacio geográfico, ahí la débil se siente más débil y más descerebrada pero es solo el estado pasajero que se presenta como preámbulo a una independencia cerebral importante.

Cabe señalar que existen en menor grado aún pero existen, aquellas que viven a cadena perpetua lo antes descrito: Pasando de una mujer manipuladora a otra... y estas sufren la constante de sentirse vacías, presionadas, tristes, insatisfechas, solas, sin libertad.

¿Eres descerebrada o manipuladora? Ojo, estamos hablando del lado perverso de la mujer y todas lo tenemos en alguna etapa de nuestra vida.

miércoles, 16 de septiembre de 2009

The ugly truth... de las mujeres(1)

Las mujeres tenemos defectos descomunales, terribles y hasta insoportables, la que diga que no que tire la primera piedra. Es verdad que los hombres no son soportan, los cansamos y nos pierden la paciencia; pero también es verdad que si ellos hicieran lo mismo nosotras tendríamos la capacidad de dejarlo pasar o perdonarlo. Esta es una horrible verdad.

No sé si la afrimación antes expuesta tenga una causa psicológica o social, dado que si a un hombre se le soporta sus malcriadeces, su falta de tino, su forma brusca de hablar o tratar o incluso que ofenda o afecte emocional e incluso físicamente se le deja pasar todo ello debido a una carencia emocional dejada por el padre y en otras debido a una formación machista acérrima... NINGUNA MUJER SE SALVA DE ESTA AFIRMACIÓN...mentira la que diga "yo no, si él me insulta, me voy"... "yo jamás estaría en una relación abierta (y claro que sí, y quien la abre es él, la otra lo sigue en un loco enamoramiento - lo cual le sirve de excusa-)... "Bueno, sí estoy en una relación sin compromisos" (y se muere por ese idiota que la involucró: Aquí, cito a un personaje que leí la semana pasada, cualquier parecido del título de su post con el nombre de mi blog es pura coincidencia)... "Jamás permitiría que un idiota me mande a la mierda" (y ahí está la cojuda detrás del infeliz, a la espera de su llamada, sufriendo porque ya sale con otra), así la haya golpeado, siempre espera que cambien, ohhh sí, porque él puede... y lo que es peor... lo hará por mí... porque no encontrará en este mundo a nadien más linda, amorosa (y yo agregaría, cojuda) que tú...

En fin, todo este preámbulo es para llegar a la realidad terrible cruel e insoportable que las mujeres (y permítanme que en este momento explore mi lado masculino) no se soportan entre ellas, les es más fácil trabajar y convivir con hombres que con las de su mismo género.

Para las mujeres les es mucho más fácil y perdonable soportar que su esposo, pareja, amante o mejor amigo la mande literalmente a la mierda que a su madre, hermana o mejor amiga (aquí no incluyo casos de lesbianas - que sinceramente me parecen las más difíciles de llevar en el mundo amoroso).

Las mujeres pueden ser desleales entre ellas, rajar a las espaldas de las otras... pero difícil es encontrar mujer alguna que sea capaz de hablar de frente cara a cara y decir con total franqueza y honestidad qué le jode de la otra, no se toma la molestia de aclarar nada prefiere quedarse con su burbuja de lo que cree pasó y autoproclamarse dueña de la razón... sin embargo, con un hombre no hace falta enfrentar nada, ninguna verdad... así no la crea, solo la deja pasar...

Las mujeres son en verdad muy manipuladoras, con agumentos o sin ellos, solo es cuestión de saber manejar a su favor los hechos; las mujeres pueden fingir, mentir y engañar sin reparo alguno y siempre habrá una buena justificación y más cuando se trata de hacerlo contra otra mujer.

Vivir en un mundo de mujeres es estar a la defensiva porque es de ese lado de donde proviene el mal entendido, el comentario negativo, raje, el porqué de las miradas raras en el trabajo, el porqué ya no te llaman o buscan para las reuniones de grupo.

Las mujeres no soportan la verdad dicha por otra mujer, y si no es verdad, tampoco permiten el confrontamiento de ideas... ser dueñas de la verdad, les obnubila la mente...

Cuando se es mujer, se debe luchar con ese "instinto mujeril" (así lo llamo yo en honor a unas buenas amigas) que es parte de nuestra naturaleza, para ser mejores personas, mejores seres humanos y evolucionar a un tipo de mujer que la sociedad y los tiempos reclaman.

miércoles, 9 de septiembre de 2009

Hace tres años atrás

Hace tres años me casé. Lo recuerdo y siempre lo recordaré porque hasta ahora es la única vez que lo he hecho, y menciono mi matrimonio religioso (me casé por civil el 7 de julio).

El matrimonio religioso es el que se marca, del cual se guarda el recuerdo por muchas cosas previas: los preparativos, la iglesia, el vestido, la recepción, las invitaciones, las fotos, las flores y demás... ah sí porque mi boda fue muy apoteósica, se podría decir que me casé "como jamás lo imaginé"... lo curioso es que en ambos sentidos se podría tomar la frase: por un lado bueno porque me case a lo grande, de una manera que no creí posible, en el lugar que alguna vez imaginé, en una linda iglesia, con un lindísimo vestido, con un carrito antiguo... fue hermosa en verdad... y por el otro lado, el malo, porque hubo un problemilla, que a pesar del término "illa" jodió el día más importante de mi vida... estuve de mal humor, algo frustrada y bastante salida de mis cabales... no disfruté mi fiesta ni la ceremonia... andaba en otro lado...

Lo curioso de lo acontecido, de aquel acontecimiento que empañó mi día feliz es que en la actualidad lo vea más claramente y realmente se haya consumido al término "illa" y haya dejado de ser un problema porque recién a estas alturas tengo la información, el conocimiento completo que me permite reírme del asunto y al mismo tiempo darme de golpes en la cabeza por bruta...

El asunto en cuestió, la respuesta hallada luego de tres años es haber aprendido a conocer al hombre con el que me casé, lo curioso es que aprendí a conocerlo separada de él, sí, así mismo como lo digo: Conocí al hombre con el que me casé estando separada de él y, a su vez, él me conoce más ahora. Esto ha sido posible gracias a que hemos atravesado las crisis, sí, todas juntas: la amorosa, la de la convivencia, la económica, la geográfica, la social... todas... y no las soportamos, no fuimos capaces de sobrevivir a ellas y decidimos separarnos apenas comenzado nuestro matrimonio. No sé si estuvo bien o mal, pero cada uno empezó a hacer su vida sin el otro y de ese modo empezamos a evaluar nuestras vidas (a solas y en compañía - a pesar de lo breve de nuestra convivencia-), nuestras ocupaciones, nuestras metas y sobre todo nuestros problemas, las diferencias que existieron y que aún existen, los errores cometidos en aquellos momentos y que aún cometemos. No todo es malo, creo que vale la pena rescatar el nivel de cariño, respeto y amistad que existe entre nosotros a pesar de toooooooooodo lo que hemos pasado, juntos y por separado. Él es un hombre inteligente, trabajador, guapo, muy tierno y sumamente amoroso; yo soy inteligente (en ocasiones bruta llevada por mis emociones mal direccionadas, no medito, no evalúo y la jodo), trabajadora, atractiva(según encuesta de amigos, ex y demás), no muy tierna (aunque alguien afirmó por ahí que resulto asfixiante...jajajaja) y solo amorosa... tiendo a mimar y consentir, cosa que no creo mala si sale del corazón hacia la persona que quieres... de los dos él es el soñador, yo la práctica; él desea, aspira, vuela (en el buen sentido de la palabra); yo piso tierra, evalúo, veo la realidad...

Hemos estado separados de cuerpo, no de alma por eso la comunicación ha seguido, aunque no muy frecuente como cuando éramos pareja, todavía se hace necesario saber que el otro está bien para quitarnos un poco la culpa que cada quien carga; no nos divorciamos porque no lo creemos necesario y a veces hasta pensamos quién sabe que pueda suceder... así que ¿quién sabe qué pasará entre nosotros?

sábado, 5 de septiembre de 2009

La mejor manera de vencer una tentación es cayendo en ella (3)

Aprovechando el comentario de Yared: Ahora sí lo entiendo, es algo así como "que explote la bomba de una vez, si de todas maneras va a explotar", pensé (en el post anterior) que tenía que ver con el de que a veces seduce lo que es prohibido, por lo mismo que es una tentación y cuando deja de ser tentación simplemente ya no es nada pierde atractivo.


Quiero hacer una aclaración y extensión del tema.

Sí, me refería a lo prohibido, a aquello que no debe ser, a aquello que fuera de la ley... y que una trata de evitar precisamente porque es prohibido, porque está al margen de la conducta habitual o de tu moral o religión... porque sabes y eres consciente que no debe ser... y que luchas y luchas y luchas porque no avance, porque no se complique, porque nada suceda... y el asunto sigue, sigue, sigue "picando", creándote dudas, jodiéndote... y avanza hasta tu cara al punto de que lo único que queda es dejarte llevar, dejar que suceda, ceder solo para que acabe, para que se resuelva la duda, para que termine el tormento, la agonía, el deseo inconcluso, parav responder la pregunta, resolver el problema, para que no quede el "... y si...". Solo eso.

Creo que a veces es bueno darle respuestas a ciertas dudas, concluir algunas situaciones pues hay algunas que las requieren para seguir nuestro camino, para avanzar en la vida porque esas situaciones, esas tentaciones llegan a comportarse como obstáculos que te impiden ver qué hay al frente de tí, que te impiden avanzar... por lo que ante la situación de rodearlos, de evitarlos solo queda enfrentarlos ya no bajp nuestras reglas sino bajo las suyas a fin de que termine, de que no joda más.

Tan, tan... y así se acabó... así terminó... y ya no hay más, se comprobó lo ya sabido, se vieron las cosas y las personas sin máscaras, se descubre la asquerosa realidad, se ven las personas y cosas que valen la pena, se olvida más rápido, se muere un poquito, por solo un ratito pues se invirtió una dosis de ilusión y tal vez algo de cariño aunque dentro se sabía que era pérdida de tiempo, de energía, de cariño... pero no hay dudas, se compueba la hipótesis y la tesis irrefutable de que "hay cosas y personas que jamás cambiarán", que "hay personas que pueden ser peores de como las conoces", que "el que caca nace, caca muere"... y otras más que ustedes mis amables lectores pueden haber descubierto por sí mismos...

Aquí lo importante es arribar a conclusiones, a respuestas, a tesis que se concreten en aprendizajes útiles... aquí lo importante es resolver y aprender, aquí lo importante es buscar y encontrar medios para seguir, para sobrevivir... a costa de lo que sea, malo o bueno, resolver, que acabe y poder avanzar...

jueves, 3 de septiembre de 2009

La mejor manera de vencer una tentación es cayendo en ella (2)

Ayer tuve la necesidad de empezar a explicar esta frase, tal vez esté todo dicho y al leer hoy el post me di cuenta de que solo me fijaba en las consecuencias y pasé muy superficialmente el hecho que justifica los medios.

La mejor manera de vencer una tentación es cayendo en ella, la repito y la ratifico. Considero que para llegar a ello, definitivamente se deben haber agotado todos los recursos de evasión o evitamiento; pero anto lo eminente solo queda ceder sin reparo y total entrega, pues sin remedio alguno solo queda disfrutarlo... aventarse, seguirla, pegarte bien duro... y si después de eso, queda el arrepentimiento piña y si queda satisfacción, genial... y si no queda nada, mejor... pues habrá sido solo una ilusión, un capricho absurdo... tal vez innecesario, tal vez muy necesario de satisfacer en el momento para sacar de uno aquello que jodía y no dejaba seguir.

Creo que cualquier medio que te permita salir del "atoro", del detenimiento en el que te encontrabas; vale, sirve, es útil... por eso de no importa el medio si lo que interesa es acabar con el tormento... se vuelvo una machiavélica cuando la estructura de las cosas se desbalancean y necesitan urgente un acomodo.

Hay veces que la vida exige de nosotros tomar decisiones drásticas y al encontrarnos en esa situación que nos pone al borde sin más elección, solo se permite, solo se deja... no vale pensar en después, ni en daños, solo es sobrevivir, ver qué pasa, qué tanto evitamos, ya no interesa ni uno misma, si sale dañada, si se pierde, si te pierdes... solo es salir, escapar... tal vez suene a darse por vencida, yo lo justifico como lo último, la medida extrema, la que está al final de las opciones luego de haber probado con todas las demás... ya cuando no hay más nada que hacer... cuando cedes a la tentación, cuando caes a ella, no es porque te dejes vencer... es solo que no hay más... y luego, al final de todo, cuando evalúas qué queda del hecho consumado, ahí, recién en ese instante, ves qué queda, quién venció... quién ganó... pero al fin acabó y ya eso es un pequeño triunfo...

miércoles, 2 de septiembre de 2009

La mejor forma de vencer una tentación es cayendo en ella (1)

Es cierto, no lo creí posible.

Siempre pensé que era de aquellas personas que planifican todo y organizan y eran prácticas en todos los sentidos (a pesar de las complicaciones); que simplemente si encontraba que había algo prohibido, sucio o malo; lo evitaba, lo dejaba pasar, no pensaba en ello y ya.

En el camino de mi vida, fui desvaratando esa definición que tenía de mí misma; viví experiencias al margen de lo que yo misma pensaba de mí, de lo que creía correcto, incluso de lo que sabía prohibido.

Hubo cosas que permití por circunstancias que no pude controlar: un beso a la fuerza por ejemplo... y otras que busqué, aun en contra de mi "Pepe grillo"... no puedo decir no quise, no lo desee... en esos momentos, sí quise, sí deseé... las circunstancias no fueron de las mejores, el momento no fue el apropiado, la persona fue la más inadecuada... pero las situaciones se dieron ¿y?, aún sigo viva.

Más allá de las culpas, más allá de la conciencia, más allá de alguna persona, más allá de todo; pienso en las consecuencias de todo lo hecho, nada pasa gratis, nada se hace sin consecuencias, en algún momento vendrán las mías, mientras, para mi bien o mal, aprovecho el tiempo a mil, con lo que vivo ahora, con lo que tengo ahora, con quienes estoy ahora, con quien comparto mi vida en estos momentos... tal vez confío en que algo me salve... en que algo evite que aquello malo que pueda arruinar esta paz, este momento de tranquilidad llegue y acabe con mis posibiliades, con mis oportunidades...

Escuché alguna vez (y no por el comercial de D´onofrio) que a veces la mejor forma de vencer una tentación es cayendo en ella, y no importa qué pase luego (al menos eso piensas en ese momento) pero luego aterrizas y miras a tu alrededor y te das cuenta que sí importan las personas que están a tu alrededor, que importas tú, que importa Dios... y surge un miedito que escondes en el rincón más profundo de tu corazón solo para poder seguir viviendo y sonriendo y tratando de ser feliz hasta que llegue aquello que tal vez arruine y acabe con todo...

Pareciera que soy una pesimista, no lo creo, sin embargo temo a Dios como cualquier ser humano creyente, no en un Dios castigador pero sí en un Dios justiciero, y si se hace algo malo, eso malo se paga... no puedes ir por el mundo armando y desarmando vidas como si solo tú importaras... no entiendo ¿cómo hay gente que puede hacer daño y no sentir nada por eso? Pues yo sí siento; y tal vez cuando no había posibilidades de encontrarme con aquellos a los que hice daño en su ausencia, sentía que la distancia y el tiempo soplarían la tierra de lo derrumbado; sin embargo, conforme me acerco más y más aquellos, y tengo espacios para meditar, descubro que existen esos mieditos, esos temores y más cuando hay días en lo que me siento feliz... es paradójico pero real, muy real...

viernes, 28 de agosto de 2009

Adiós melancolía

Sí, adiós melancolía.

Si bien es cierto que cuando se siente desmoralizada, desengañada, desamorada, desganada, y todos los des que se le vengan a la mente que impliquen tristeza y sentimientos negativos son fuente inagotable de inspiración; quiero darle un giro a mi blog, no siempre el dolor va a ser la fuente de mis mejores escritos, algunos de los que tengo aquí son fruto de mi memoria que no quiero olvidar, anécdotas y otros chismes de amigas o amigos que escribo en primera persona... no quiero y siempre me he negado hacer de mi blog un relato autobiográfico, sin embargo he de admitir que por ahí unos 4 de los temas que propongo son muy, muy, muy míos, absolutamente íntimos y personales al 100%; pero repito no todo es así.

Este post sí es muy personal y muy íntimo, me soprendo a mi misma, estar frente a mi teclado, oyendo (sin querer) la canción "Sueños" de Diego Torres y esbozando una sonrisa en mi rostro que me hace decir (con cierto miedo y con el riesgo de que algo lo eche a perder) que me siento muy bien, hasta feliz... siento rico... se asoman en algo una lágrimas pero sin duda son de felicidad... siento que hay esperanza, que puedo proponerme nuevas metas, que hay muchas cosas para mí, que aún puedo soñar... que Dios me está dando una nueva oportunidad... que abrazo a la vida con nuevas perspectivas y que aunque el año pasado pareciera que fue inútil sumado a los cinco primeros meses de este... que se gastó mucho dinero, que se perdió mucho tiempo; existe el otro lado... aquel que me hizo conocer a gente maravillosa que a su vez me hizo conocer más gente maravillosa... personas humildes, inteligentes, sanas, divertidas, que me han enseñado a vivir cosas lindas de forma sencilla y momentos cotidianos como un juego, un almuerzo o una caminata, que me enseñaron a valorar los pequeños detalles como una cajita de madera (donde guardo mis más lindos recuerdos), un libro (de maestra a maestra para valorar nuestra vocación), y una linda cholita fucsia de llavero (para no olvidar mis raíces)... Gracias amiga... gracias a ti también sé que la salsa es para bailarla rica, con alegría: acompañada o sola, solo por el placer de hacer lo que me da la gana, lo me gusta...

Ese tiempo que se fue, sirvió solo para definir: emociones, personas, mi vida... y confío que esta sonrisa que tengo ahorita dibujada en mi cara perdure y Dios siga ayudándome a no caerme, a atreverme a vivir más intensamente...

jueves, 27 de agosto de 2009

De amor no se muere

Y menos cuando descubres que jamás fue amor. Hubo veces en que realmente sentí que moría, otras en las que realmente pensé no sobreviviría, que todo estaba contra mí y que sin él (aquel que arruinó mi vida en el 2000 cuyas iniciales son OTU) no podría seguir viviendo, no tendría una sonrisa en mi rostro y que solo haría un río de lágrimas a lo largo del recorrido de mi vida.

Cuando terminó conmigo, que debo admitir no fue la primera vez que alguien lo hacía, de hecho era la segunda vez, pero sin duda fue la primera realmente significativa, fue aquella que no crees posible, primero porque fue impredecible, no es de los casos que dices "Lo vi venir", aquello fue un atropello, fue un disparo a quemarropa y por la espalda, será por ello que desencadenó cosas en mí que jamás creí posibles, fui entonces la mujer más débil de mi historia, no quería comer y si lo hacía no digería nada, bajé 10 kilos de un tirón y en un mes, no podía dormir (se contituye en el antecedente de mi insomnio), no podía trabajar, me tomé medio año sabático, solo trabajé en un solo colegio y a duras penas me levantaba cada día para ir a trabajar, demoré un año para resuperar mi salud y casi dos para olvidarme de él. Sí, lo admito, fue demasiado dolor junto, demasiada ilusión puesta, demasiados sueños en juego, mi vida entregada a alguien que jamás había valido la pena.



Aquella vez sentí que moría, nunca pensé que podría llorar tanto, no hubo día que no lo recordara, no había día en que deseaba que me buscara, tuve que hacer un esfuerzo más allá de lo imposible para no llamarlo, él lo hizo un par de veces (no sé por qué mierda los hombres hacen esto: te piden que no los llames y ellos te llaman, qué, por qué no lo decimos, asumen que ellos pueden hacerlo, habrá que decirles: "No jodas tampoco"), una para disculparse y la otra para recriminarme y de ahí pasó casi dos años para que nos volvieramos a comunicar y ahí el dolor resucitó, la pena renació, las noches de insomnio volvieron, el llanto y la desesperación se adueñaron de mí para prolongar mi casi muerte. ¿Dije que me había recuperado luego de dos años?... y acabo de decir que luego de que nos comunicáramos, dos años después, resucitó mi dolor... no me contradigo, porque el dolor que sentí si bien profundo, fue breve... descubrí que había crecido, que jamás me volvería a sentir así; que si él no había sido para mí, era porque había alguien más; que de amor no se muere... sí, porque debo admitir que lo amé y mucho.

Lo dejé cuando quiso irse, no lo retuve, no lo busqué... él sí a mí, pero creo fue por esa enfermedad masculina (que solo la padecen los machos, patanes y maltratamujeres) de dar la última estocada... ¿cuándo acabó? Acabó cuando yo le puse fin a mi llanto, cuando enterré mis recuerdos, cuando me dediqué al trabajo y al estudio (cosa que siempre me ha resultado como sedante y desmemoria, gracias a Dios), cuando dejé de responder sus llamadas (si quería limpiar sus culpas, que use papel higiénico; jamás le perdonaré el haber sido tan cobarde y mentiroso y si quiere o no vivir con eso, asunto de él), cuando cambié de rumbo mi vida y decidí encaminarme a concretar mis sueños y metas planteadas a solas, así hice una maestría, compré un depa y me volví a enamorar sin culpas, más preparada... sin más penas, ni tortuosos finales, ni dolorosos y prolongados sufrimientos inútiles; he llorado sí, pero por aquello que ha valido la pena perder, por aquel hombre que fue humano, digno y sensible y que por cosas del destino tuve o tuvo que decirme adiós; pero por un patán, matón, miserable e infeliz no... esas son penitas breves pero no por él sino por una, que no aprende... y solo te queda lamentar el tropezón con la misma piedra inútil... se aprende a llorar la torpeza y luego se sigue... pues se aprende...

De amor no se muere y menos si no es amor... a esto último se deja ir sin pena, sin dolor y con el ferviente deseo de no volvérselo a encontrar en la vida... no por no recordarlo sino para que no recordarme lo estúpida que fui... ya se tiene vergüenza de eso a estas alturas de la vida...

martes, 25 de agosto de 2009

Escribir es un placer

Decidí ser maestra cuando cursaba el 3er. año de secundaria, las letras me fascinaban desde mucho antes que eso, pero descubrí mi vocación en pleno desarrollo de la Literatura Española (cosa curiosa, la que menos gusta a mis alumnos)sin embargo para mi fue "amor a primera vista", "un chispazo profundo", "un lazo eterno".

¿Qué fue lo que me gusto?, sencillo, los recursos literarios, las figuras, los giros idiomáticos me resultaron encantadores e inicié mi experimentación con las palabras, estribillos románticos, poemas breves, pequeñas ridiculeses mías, exposiciones de mis emociones de entonces, uno tras otro sin cesar... recuerdo a mi amigo Tino (bueno fue algo más que un amigo, mi segundo enamorado -aunque no sé si llamarlo así, pues fue muy breve la relación y bastante absurda, pero estaba muy bueno, me lo parecía a mis cortos 14 añitos) y sus escritos también, él tenía un cuaderno y yo el mío (era lo único que teníamos en común: escribir), los intercambiamos y escribió un poema suyo en mi cuaderno, fue una de sus estrategias para atraerme (le resultó, pero era un gilerito más - y debo admitir que he tenido debilidad por este tipo de especímenes), le resultó y bueno tuvimos alguito, muy juvenil y platónico. ¿Qué será de ese cuadernito mío?, no sé dónde está, en qué manos habrá quedado. Simplemente se fue, desapareció, quedó olvidado en el rincón más oscuros de mis recuerdos que simplemente ahora rememoro durante el desarrollo de este post.

Escribir me ha ayudado muchísimo, hago una expiación de mi alma, de mis emociones, de mis frustraciones, de mis reflexiones, y por otro lado desarrollo (en algo) ese gusto tan mío por hacer literatura... es un conato literario... que disfruto mucho... escribir me encanta, me fascina y no me interesa si algunos piensan que lo hago mal, a mí me gusta, a mí me libera, es mío, para mí y para quienes ingresan periódicamente a este espacio que decidí compartir hace más de un año, en el momento más conflictivo de mi vida... escribir libera, me siento libre, en paz, tranquila... casi feliz...

jueves, 20 de agosto de 2009

Estar en cama

Estar en cama es un placer... y de muchas formas: sola o con alguien (eso sí debe ser muy bueno ese alguien... - significado de bueno en todos los sentidos: guapo, amable, y muy, muy... bueno en lo que debe hacer ahí-) Siguiendo con el tema, estar en cama puede ser un momento aprovechable (en compañía no tengo que explicar) pero a solas puede tener su gratificación (esto sin ninguna connotación sexual) como por ejemplo analizar tu vida (eso sí, sin torturarse), visulaizar tu futuro, ordenar tus prioridades, escribir en la laptop, ver tele, leer los libros que venías postergando, estudiar un poco, conversar por fono con tu mejor amigo, conversar con tu mamá, conversar con tu hermana, chatear, escribir tu blog... es bueno estar en cama, a veces, pero mejor si es por pura voluntad propia y no por prescripción médica porque así eres más conciente de lo que haces, te levantas para ir al baño o traer algo rico de comer (sí, comer en la cama, pecado mortal... pero a mí me gusta hacerlo a veces, no siempre)...

Los beneficios de estar en cama es tratar de darle a tu vida otra perspectiva, otro punto de vista, crear, soñar (literalmente también), creer, analizar, pensar, meditar, llorar y reír a solas de todo...

Un día, solo un día rico, sin tensiones y a pedido de nosotros mismos, en un acto de rebeldía contra la rutina del día a día, debería ser un derecho inalienable para la clase trabajadora, para el peruano emergente: tomarse un día en off y disfrutarlo en la cama por el puro afán de decidirlo, a manera de recargar baterías y de desintoxicarse de las cosas que agobian solo por la ofuscación y el ahogo de las cosas cotidianas.

Bueno este será mi día... y está yendo muy rico...

martes, 18 de agosto de 2009

La vida sin celular...

Puedo afirmar que sin celular, la vida es más sabrosa... y que sí... las cosas son mejores sin celular... no hay mensajes cojudos y desagradables y mariconamente anónimos; no hay llamadas mariconas con número oculto; aunque tampoco hay de los otros mensajes de aliento, de vida, de amistad, de cariño, de amor... ni las llamadas amables de personas amigas que desean saber de ti... cierto, en la vida a veces ganas y otras pierdas; y hay otras en las que tienes que perder para ganar... y yo perdí lo bueno por desahacerme de lo malo y fue sin querer. Perdí mi celular en un viaje, lo extravié... así que cuidado los que tienen mi número otro, el suertudo, se quedó con mi celular y no respondo de sus respuestas... cuídado... en fin.

Lamento mucho lo que vayan a sufrir víctima del cruel o bondadoso ser que se ha apoderado de mi celular; lo cierto es que para mí más que una preocupación termino siendo un alivio... disculpen, pero es así... y cambiaré de número... nada que ver con el anterior, este será mi cuarto número celular de toda la vida... y ni modo...

El primer celular me lo robaron a los cuatro meses de haberlo comprado; el segundo me duró casi 4 años y lo cambié por viejo; el tercero me duró por casi cuatro años también y hubría seguido vivo sino se me hubiera caído al río...; y este que se fue, que me abandonó, que fue secuestrado y cuyo rescate no pienso pagar porque tenía seguro (yeeee... y pediré número nuevo)... me duró 7 meses... qué penita... pero con este aprendí una lección: No darle mi número a cualquiera.

Luego de mi historial "celulesco" debo describir que mi vida sin celular es fascinante, la gente con la que trabajo busca ubicarme con rapidez usando el internet o en vivo y en directo... lo máximo... la gente debe experimentar más seguido la comunicación persona a persona... me quieren matar en el trabajo por no tener celular, pero más que nada porque quieren salir los fines de semana y yo me desaparezco del mapa... y mejor, estoy con quiero estar los fines de semana, elijo yo... y si quiero salir, les pregunto el viernes dónde estarán y si quiero ver a alguien le llamo de un público... así que siempre hay salidas... sin celular también se puede vivir...

Ojalá se animen o por la mala fortuna o por su propia voluntad a vivir esta agradable experiencia...

jueves, 13 de agosto de 2009

¿En qué momento me volví adulta?

Reflexión... gran reflexión. Creo que los treintones no nos damos mucha cuenta de en qué momento exactamente ocurre la mutación de ser un adolescente feliz sin preocupaciones y con tanto, tantísimo por hacer y con ese tiempo y futuro tan largo, tan lejano que ahora parece habernos alcanzado el paso y casi, casi, casi lo estamos persiguiendo con pasitos chiquitos que van a prisa pisándole los talones.

Quisiera ser conciente del momento en que dejé de soñar con ser grande, con ser maestra, con casarme, tener hijos, ser "recordada"... llevo 10 años de ser maestra en un colegio nacional y sí que soy recordada (hace muy poco lo noté con el reencuentro de mi primera promoción a cargo - mis hijos de 5to. C- muchos de los cuales ya me han dado nietos)... y bueno de alguna forma siento que he trascendido porque ellos me lo recuerdan, ellos me hacen saber que era su "mamá" a la edad que ahora ellos tienen; y ahora ni de vainas les permito que me digan mamá y menos "miss"... ya dejé de ser su "miss" hace unos 8 años... ya bastante; pero miren la situación, ellos tienen la edad que yo tuve cuando fui su tutora de promoción (24 años) y varios están casado o conviviendo (otra forma de matrimonio) e incluso tienen hijos, sí ...jos... o sea más de uno, pero que tal con... que son que me siguen diciendo "miss" cuando ya no les enseño y aunque varios han admitido que se me ve muy bien y bastante joven, igualita a cuando era su maestra, yo notaba en ellos sus mismas actitudes (dos horas para decidir a dónde ir, cómo ir, a quiénes esperar y demás cojudeces que ya sacaban a relucir mis bien llevados 35 años)... y me resultaba muy molesto verlos como adolescentes de 24 años y ahí... bummmm... ¡Oe! ¿qué?... no puede ser, ¿yo era así a su edad?... miraba a Kenneth (un exalumno del cual nunca fui maestra y terminó siendo uno de mis mejores amigos, es un joven viejo, alguien de 23 - bastante precoz - pero con metalidad de 40)... en fin miraba a Kenneth y le decía: - Es mi impresión, la "menopausia", mi regla o simplemente mis 35 años lo que me está provocando este enojo hacia gente que dejó de ser adolescente hace rato... y él: - Calma mujer, no eres tú, son esa sarta de huevones que aún no crecen... y yo: - Te dije, están igualitos... jajajaja. Luego pasé a una fase de ternura maternal incomprensible, volví a ser su maestra por un par de minutos a la distancia de los hechos. Kenneth ya estaba enojado.

Han pasado un par de semanas desde el evento y volví a mi reflexión, ¿era así a mis 24?... y no... no lo fui... yo ya tenía un título universitario, un par de relaciones serias mal acabadas, un trabajo estable y satisfactorio, planes, metas, camino a una maestría, a comprar un departamento... me había llenado de metas, objetivos y propósitos que no me dejaron ver que crecía, que estaba perdiendo cosas en el camino guiada solo por la responsabilidad de querer, de alcanzar, de tener... solo miraba lo que tenía al frente y tenía tantas ganas, tantas fuerzas, tantos ímpetus, tanto, tanto por delante que todo parecía posible, aunque lejano y había tiempo, mucho tiempo.

Ahora estoy reposada, bastante tranquila (ojalá no sea la calma que precede a la tormenta) y miro para atrás y hacia adelante, mi hilo de decisiones (algunas acertadas, otras fallidas y otras perdidas); miro y noto que no todo es estable ni siquiera los trabajos estables, que se sobrevive al desamor, que se aprende con cada experiencia, que se conoce gente maravillosa en el camino que te hace menos dura la travesía del tiempo y de los cambios, que la responsabilidad debe ser con placer y no con obligación, que debes miran al costado algunas veces (para ver qué tienes, quiénes te acompañan), que ya no se debe mirar atrás (a no ser que sea para mirar todo lo andado), que se debe mirar hacia adelante pero sin prisas, difrutando el trayecto, el paisaje, la gente; que hay personas que te quieren, que son más que las que no te quieren; que hay personas que te adimiran, no solo porque eres su maestra sino como mujer, como ser humano; que hay otros ojos que miran en ti a una mujer atractiva y deseable, a pesar de los kilitos de más; que miran tus ojos y ven a alguien, que por andar con la autoestima algo golpeada, hace mucho no ves en el espejo por las mañanas al mirarte; esa persona que mira lo que por un momento olvidé, me lo recuerda con halagos, con cariño, con ternura y con pasión.

Me volví adulta porque valoro la experiencia de mi vida, de los años que han pasado, valoro a la gente que conozco, porque quiero y me quieren y sé que es eso sin lugar a dudas...

Me volví adulta al hacer esta reflexión, en una pausa con un vaso de ginger al... en una sala crema, cómoda, limpia, en una soledad apasible que no aplasta ni oprime, que no jode ni carcome; sino que se siente rica como una brisa porque se sabe momentánea pero necesaria...

En qué momento me volví adulta, exactamente no sabría definirlo; pero sí sé que lo soy ahora con todas mis imperfecciones y con mis juegos de niña y con mis palabrotas y con mi deseo de no querer ir a trabajar algunas veces (siendo maestra vale decir algunas mañanas: "No quiero ir al colegio"), con mis ganas de jugar en la laptop, con mis ganas de ser mimada por mamá o consentida por mi papá... soy adulta con todo eso y seguro otras cosas no tan de adulta que se me olvida mencionar ya por mis buenos años de adulta encima...jajaja...

miércoles, 12 de agosto de 2009

Y ahora... el estómago...

¿Será que el que se acaben las vacaciones afectaron mi salud?... me he traumado... quizá... pero lo cierto es que no ato ni desato, no me repongo, desde el fin de semana hasta la fecha me han atacado malestares, muy míos, pero juntos... ¡qué horror!

La universidad me espera y aún tengo trabajo pendiente... ¿los terminaré? Uno para este fin de semana, lo otro hasta fin de mes (solo lo pendiente) y de ahí espero engancharme en otros "estudios" y otro "trabajo"... veremos... ¡cuánto ayuda que estas palabras sean polisémicas...jajaja.

Quiero que de momento mis malestares se aplaquen para poder hacer los "estudios" de lo contrario seguiré igual: jodida, jodida e inmóvil... y para mí no hay nada más feo que estar en cama sin hacer nada, pero nada de nada...

Quiero hacer ejercios, no puedo; quiero salir siquiera a caminar, no puedo; quiero trabajar, no puedo; quiero estudiar... bueno, lo hago pero con mucha dificultad... veremos como termino la semana... uy... y pensar que ha pasado una semana... ¿qué sucederá?

lunes, 10 de agosto de 2009

Migraña

Cosa curiosa no haber hablado del peor de mis males o el peor de mis secretos: Padecer de migraña.

La migraña para mí es como un compañero de viaje indeseable; un invitado inesperado y no bien recibido, pero al que hay que soportar; una pausa no pedida, no requerida, no necesitada; una interrupción asquerosa (porque a mí me viene con vómito y todo lo demás).

Esta no será una oda a la migraña, realmente la detesto; y no he encontado mejor momento de describirla o maldecirla que este momento en que la padezco, en que detiene mi vida, en que me jode la existencia; una que anda en sus dilemas existenciales y esta que aparece a cuestionarme más la vida.

Cuando medito con el fin de precisar el momento de nuestro "primer encuentro", salta a mí el recuerdo de mis dolores de cabeza infantiles; sí, "dolores de cabeza", en mi chiquititud el nombrecito MIGRAÑA, no existía... es un término tan moderno como stress o depresión... algo acuñado recientemente, que no tiene de vejez ni 15 años... en mi infancia se le llamaba un FUERTE DOLOR DE CABEZA... UN MUY, DEMASIADO, EXTREMO DOLOR DE CABEZA... como migraña, oficialmente, lo conocí (me refiero al dolor de cabeza) a mis 30 años... uno de esos día que me dolió muy fuerte la cabeza, que sentía que estallaría, que vomité hasta el alma, que me era insoportable la luz, la bulla y ya no tenía más que vomitar y decididamente me dirigí al seguro, ya en emergencia, la doctora preguntaba "¿qué siente?"... dolor de cabeza, "¿le molesta la luz?"... sí, mucho..."¿náuseas?"... hasta el vómito... "¿llegó a vomitar?"... hasta que no tuve qué... "usted presenta todos los síntomas de una crisis de migraña"... ¿migraña?... asu... "tiene que ir al neurólogo"... uyyyyy... "en lo que consigue la cita, cuando empiece en dolor de cabeza, así sea muy bajito, tome una pastilla para la migraña (ojo, es contra la migraña; pero de esto no saben los doctores)"... ¿como cuál?... "cualquiera, como el dolor inicia, sin duda cualquiera le hará efecto"... Ok, desde entonces Exedrín migraña es mi "amiga" a donde vaya... si no la tomo a tiempo, termino en emergencia con una inyección asquerosa y si soy demasiado piña, con dos... es realmente asqueroso...

Hoy estoy con una megamigraña, me he tomado más excedrín de los que imaginé posible... solo espero no morir en el dolor... como hielo como loca y tengo una bolsa de hielo en la cabeza porque está muy caliente... (suena gracioso eso de que estoy con la "cabeza caliente"; pero en este caso el asunto es absolutamente LITERAL)... es asqueroso... estas náuseas... son insoportables... qué dolor, qué asco...

Migraña, gran dolor que no deja pensar, que no deja sentir, que no deja vivir...

sábado, 1 de agosto de 2009

Lo que vendrá

Las expectativas de tu vida se generan a partir de metas, objetivos o algo que proyectas a realizar... tienes en mente cómo podría ser, pero en el camino suceden cosas que van alterando (para bien o para mal) lo que inicialmente se pensó. ¿A qué se debe esto? Solo la respuesta: Así es la vida.

Así es la vida porque nada se debe planear, cosa curiosa decir esto, siempre he sido de las que planean, y debo admitir, so pena de parecer caprichosa o antipática, que lo que considero logros personales, metas académicas y hasta laborales, han sido cosas que he alcanzado en el tiempo planeado y de la manera esperada... hasta hace un año, lo que me pasó este, no me lo esperaba... y eso se basó en mi poca fe en mí misma (producto, obvio, de una baja de autoestima)... sin embargo, luego de eso, veo que el cielo es el límite y que mis inseguridades no tenían ningún asidero real por lo que espero mejores logros laborales y académicos de los que en algún momento me proyecté y esto es fabuloso; todo esto sigue siendo laboral, sigue siendo académico... ya sé... ¿y qué hay de lo otro?, ¿qué de tu lado sensible?, ¿qué de tu lado mujer y humano?

No lo he dejado de lado, me he permitido conocer gente, re-conocer gente y me he llevado gratísimas sorpresas, más gente amiga, mucha más amiga que antes... y bueno nacen ilusiones, hay esperanza, se siente contento el corazón... solo con la expectativa de la sorpresa, con la inquietud de qué vendrá... esperando la llamada, la salida, el encuentro... está lindo este momento... este espacio de paz y de calma... se acabó la tempestad y lo que vendrá sin duda será mejor porque siento nuevas motivaciones, que todo es posible, que todo está en su lugar...

jueves, 30 de julio de 2009

Felices fiestas patrias

Recién escribo y sí... porque pasé unas lindísimas fiestas patrias y aunque me ha dejado una congestión, dolor de garganta insoportable (fácil infección) insoportables... pues ni modo: después del gusto, viene el disgusto...

El 27 salí con mis padres, Barranco, gran alternativa: anticuchos, picarones, pisco sour... genial; 28, reencuentro con mis exalumnos: bailar, cerveza, fotos... muy lindo; 29, piqueo criollo: ají de gallina (hecho por Mercy) y mi famoso cau - cau... rico... admitiré públicamente... que el ají de gallina de mi hermana opacó a mi modesto cau - cau... lo hizo con amor... se noto...

Tuve unas fiestas patrias muy familiares, amistosas, con rica comida, rico trago... con mucha tranquilidad y expectativas por lo que vendrá...

Espero seguir teniendo días así de lindos... confío que así será...

sábado, 25 de julio de 2009

Solitario Vs Acompañado

Cuando me pongo a pensar en cómo era mi vida hace 10 años, no puedo evitar pensar que era mucho más tranquila, llevadera, llena de sueños, esperanzas, con metas (básicamente académicas y laborales), tenía muchas expectativas, no tenía límites: había mucho por hacer y tenía mucho tiempo para lograrlo.

Me dediqué a estudiar muchísimo, trabajar muy duro y tenía pensado una vida en solitario para ahorrarme los problemas del corazón; sí, tenía pensado quedarme sola, vivir sola, solo trabajar, solo estudiar, ahorrar, viajar, comprarme un depa y que sea tal cual lo quería, ya con mis decisiones, ya con mis ideas, ya con mis colores...

Hice todo antes de los 30, para ese entonces, tenía un departamento, una maestría concluida, varios estudios y cursos, tenía a puertas mi viaje a Cuzco con tres de mis mejores amigas y estaba muy tranquila, era feliz a mi modo, sin complicaciones del corazón, era una gordita feliz (obvio que después de mi viaje decidí bajar de peso y lo logré: fuera 11 kilos...jajajaja), así que para fines de ese año era una nueva mujer con sus 30 bien puestos que además de tener la cabeza llena de ideas, sueños, metas... para entonces, según los entendidos, resultaba atractiva... me gustó sentirme así (a qué mujer no le gusta)... pero con eso empezaron las salidas, las invitaciones y las complicaciones con el corazón... ¿Qué raro no?, antes nadie me veía... ¿por qué habría sido? (Irónica total: Ser gordita te hace invisible).

Creo que desde la navidad de mis 30 años, las cosas no han sido muy sencillas en ese aspecto... se han suscitado eventos, acontecimientos, hechos que han venido complicando y complicando más mi existencia a lo largo de los últimos 5 años... ¿quién dijo que vivir era fácil?: Nadie... pero sigo convencida de que en solitario uno solo piensa en sí y sí es más sencillo, uno sabe lidiar con sus defectos, uno se soporta a sí mismo, uno se ama a sí mismo... y sí, la vida, solo de esa manera, es mucho más sencilla... la convivencia con otro ser humano es complicada: buscar la coincidencia, encontrar el punto medio entre las opiniones de ambos, algunas veces convencer, otras ceder, asu... mucha chamba... es agotador... y solo algunos se atreven a siquiera intentarlo, pero no resulta nada, nada, nada fácil... solo espíritus privilegiados, las llamadas almas gemelas, mitades de una naranja logran alcanzar, o por lo menos persisten en ello (abstenerse: abusadores, dictadores, machistas, huraños,y demás especies que experimentan con corazón ajeno), alcanzar la armonía en pareja... solo el amor, solo el amor debe ser capaz de darles las fuerzas, de darles la paciencia, de darles la fe de seguir y que a cambio recibirán la recompensa de ser felices en compañía... sí, en compañía... eso debe ser lindo... porque la felicidad en solitario, para mí, no existe... solo se alcanza la paz y eso si no has jodido a otros, si no has maltratado a otros, si no has humillado a otros... porque de haberlo hecho, ni dormirás esperando en qué momento llegará la vuelta del mundo que te hará pagar una a una tus maldades terrenales... qué feo vivir a la expectativa de cuándo pagarás, ah sí... porque todo lo que se hace, se paga y aquí...

Así que si se decide vivir en solitario se debe tomar en cuenta:
- No joder a los demás
- Ocuparse de sus propias cosas
- Tener miras individuales
- Mínimo ayudar a tus padres (si vives con ellos, mucho más), y si tienes medios, a tus hemanos (por lo menos a los menores)
- No maltratar ni humillar a nadie (menos si es mujer y tú hombre, y si lo haces, prepararte, porque nada es gratis en esta vida).
- Asumir tu soledad sin depresiones ni mal humor.

Si decides vivir acompañado se debe tomar en cuenta:
- Tener paciencia
- Ser empático (ponerte en el lugar del otro, comprender el otro punto de vista)
- No imponer las ideas, negociarlas.
- Algunas veces ceder.
- Algunas veces persuadir.
- Tener metas en común.
- Considerar a la familia, sin eso la vida en pareja no existe, las familias te enseñan a vivir en familia.
- Compartir no solo gastos, sino también problemas, logros, soluciones...

Es bastante trabajo... y seguro que para ambas listas hay muchas cosas que no he incluido por falta de mayores recursos o experiencia, solo he considerado los que tomé en cuenta en cada fase que viví... si tienes otras compártelas.

Solo una pregunta: ¿Solo o acompañado?

miércoles, 22 de julio de 2009

La vida sigue... la felicidad pasa...

No hay tiempo para pensar en un "... y si...",
no hay por qué crear fantasías,
no hay forma de cambiar lo sucedido,
no hay manera de cambiar lo que vendrá.

Los caminos están trazados,
la vida está hecha,
los planes están en marcha,
las promesas deben cumplirse.

La felicidad es un instante,
es efímera, se vive, se siente,
se disfruta, se revive,
se rememora, se conserva...
luego... simplemente se va.

Se va para volver convertida
en otro instante, en otro momento,
en otra persona, con otro olor,
con otra boca, con otro cuerpo,
que también se irá.

Se irá y volverá convertida
en otro paisaje, en otro lugar,
en otro cielo, con otros ruidos,
con otras cosas, con nuevos sueños,
con nuevas metas, que también se irán.

La felicidad llega y se va,
por eso la valoramos...
porque es especial,
no se hace monótona,
se crea en un momento,
se vive en un instante.

No intentemos atraparla
porque dejará de ser lo que es,
dejará de sacarnos una sonrisa,
dejará de arrancarnos una lágrima.

Dejemos que llegue,
dejemos que se vaya...
no dejemos de creer
y no la obligues a quedarse.

domingo, 19 de julio de 2009

Y de repente se hizo hombre...

Muchos años, todo tranquilo, todo igual,
tú hablando, él escuchando;
muchos años, tú, allá, él, acá; o él, allá; y tú, acá;
es el mejor amigo, el confidente, el consejero,
y de repente se hizo hombre...

Al amigo se le tolera todo, al hombre no;
al amigo se le perdona todo, al hombre no;
nos gusta todo de la amiga, de la mujer no;
y de repente se hizo hombre...

Cosa curiosa la amistad, cosa curiosa el amor;
cosa curiosa los matices del amor,
y de repente se hizo hombre...
y tú fuiste un poco mujer...

Fue un instante, solo uno pequeño;
fue un momento, parecieron horas;
hacía falta un poco de cariño,
hacía falta un poco de comprensión,
y de repente se hizo hombre...
y te dio miedo sentirte mujer...

Solo una caricia: mano - piel;
cerca, muy cerca, peligrosamente cerca;
y fue hombre...
y te sentiste mujer...

Solo una caricia: mano - piel;
temblor, miedo, curiosidad,
deseo escondido, deseo contenido,
y fue hombre...
y te sentiste mujer...

No hubo beso, no lo habrá;
deseo no consumado, deseo acabado;
dejó de ser hombre,
dejaste de ser mujer,
porque siempre serán amigos.

sábado, 18 de julio de 2009

Ayer dejé una parte importante de mi día a día...

Era difícil al inicio pero luego fue genial... me gusta conocer gente, gente interesante, gente nueva, gente de la que siempre gano un aprendizaje... camino a casa pensaba en por qué hacía eso, por qué me era necesario, dónde estaba mi espíritu responsable... y luego meditaba sobre lo responsable que trato de ser con mi propia vida y esa es la única respuesta posible.

¿Qué me traerán todos los cambios que vienen? Rezando, confío y espero, paz... al menos eso... con eso me conformo... no pido más...

Esta no será una huida más, esta no será una escapatoria... esto es la elección de un camino; el inicio de varios cambios, cambios que pretenden un gran cambio... EL CAMBIO (como dirían mis alumnas).

Nadie me dijo que vivir era así: con tomas de decisiones (a veces acertadas, otras equivocadas), con indecisiones (pensar, pensar, pensar... y seguir pensando), con riesgos, con dudas, con pérdidas (y algunas ganancias), con miedos (muchísimos miedos)... nunca hay camino fácil o sencillo.

Ahora, solo quiero aceptar lo que venga y sentirme tranquila... aceptar lo que venga y vivir en paz, libre y segura.

miércoles, 15 de julio de 2009

Tiempo libre... tiempo para mí

¿Qué hacer?... hay trabjo pendiente... ¿lo terminaré?... al menos trataré.

Lo que sí me he propuesto es dormir mucho, mucho gimnasio y salir a comprar las cosas que necesito para mi hogar... de momento solo lo tengo en la mente: deseable, acogedor, lindo, pero sobre todo mío...

Cada que pienso en cómo será, lo visualizo como el único espacio al que dejaré entrar a la gente que realmente quiero, a aquellas personas que me han criticado sin herirme, que entienden que soy diferente de ellos y que, aunque existan opiniones contrarias a las suyas, valoran la posibilidad que les doy de ver otro ángulo de las cosas que miran.

Cada vez que pienso en mi hogar, lo quiero lleno de colores vivos, pero sobre todo lleno de paz... cambiaré no solo mi hogar, sino mi vida, mi número celular, y empezaré por ser más selectiva con aquello que deje sea parte de mí...

Cada vez que pienso en mi hogar, lo quiero con luz, con incienso, con color, con vida, con Dios...

Este tiempo que se viene será tan mío y prepararé todo para que mi hogar sea como lo deseo y le pondré muchas ganas, mucho amor, mucha paz... compraré una bicicleta para buscar al sol los fines de semana, aspirar un aire limpio y fresco, e inyectarme con la vitalidad que estar en contacto con la naturaleza me ofrecerá...

Tengo planes con mi tiempo, ese tiempo que será mío, para mí y para mi hogar...


domingo, 12 de julio de 2009

Asu mare

Ayer fuimos las tres féminas de mi casa a ver el show de Carlos Alcántara y sencillamente lo máximo.

Mi hermana y yo nos sentimos identificadas con algunos pasajes de la obra y mi mami gozaba de la risa con este hombre maravilloso que derrocha simpatía desde que pisa el escenario. El pasaje con el que nos sentimos tocadas es con la cantada de una madre; Carlos decía que su mami cuando no se acordaba de la letra, la silbaba; y la nuestra cuando no se acuerda la tararea... fue muy graciosa su interpretación y nosotras sentimos una mezcla, entre emoción y risa; porque mi mami tiene cosas maravillosas que la hacen ser sin duda un ser especial, ser mi mami... y resultó gracioso que las mamis, tengan cosas en común, que las hacen graciosas e inmortales, esas cosas que las hacen al mismo tiempo únicas y universales...

Pasamos una noche fantástica y mi mami no acababa de agradecer el excelente rato que pasó con nosotras pero sobre todo con ese ser tan lleno de talento como es Carlos Alcántara.

lunes, 6 de julio de 2009

Soy maestra

... y sí la palabra está siendo usada correctamente, según la RAE, que es quien me interesa lo dictamine.

1. adj. Dicho de una persona o de una obra: De mérito relevante entre las de su clase.

2. adj. p. us. Dicho de un irracional: adiestrado. Perro maestro Halcón maestro

3. m. y f. Persona que enseña una ciencia, arte u oficio, o tiene título para hacerlo.

4. m. y f. maestro de primera enseñanza.

5. m. y f. Persona que es práctica en una materia y la maneja con desenvoltura.

6. m. y f. Persona que está aprobada en un oficio mecánico o lo ejerce públicamente. Maestro de taller

7. m. Título que en algunas órdenes regulares se da a los religiosos encargados de enseñar, y que otras veces sirve para condecorar a los beneméritos.

8. m. Compositor de música.

9. m. Hombre que tenía el grado mayor en filosofía, conferido por una universidad.

10. m. Mar. Palo mayor de una embarcación.

11. m. Méx. Titulación correspondiente a la maestría (‖ curso de posgrado).

12. m. ant. cirujano.

13. m. ant. Maestre de una orden militar.

14. f. abeja maesa.

15. f. Cada una de las dos cuerdas que tiran de la red en el arte de la jábega. U. m. en pl.

16. f. Cordel al que se relinga un paño de red o al que se anudan las pernadas de los anzuelos de palangres.

17. f. Cosa que instruye o enseña. La historia es la maestra de la vida

18. f. Constr. Listón de madera que se coloca a plomo, por lo común, para que sirva de guía al construir una pared.

19. f. Constr. línea maestra.

20. f. Constr. Hilera de piedras para señalar la superficie que ha de llenar el empedrado.

21. f. p. us. Escuela de niñas. Ir a LA maestra Venir de LA maestra

22. f. coloq. p. us. Mujer del maestro.

23. f. desus. Mujer que enseña a las niñas en una escuela o colegio.


Hay otros significados más para la misma palabra, pero hasta ahí tenemos bastante para corroborar lo que quiero decir.

Ser maestra para mí ha sido, durante estos más de 10 años, mi vida entera; no es solo mi trabajo, no es solo mi vocación, es mi día a día, es mi vida, es lo que le da sentido a todo lo demás que me ocupa.

Me he acostumbrado a formar parte de la vida de mis alumnos, a tratar de ayudarlos, no solo académicamente, sino emocionalmente; he sido no solo su maestra, he sido su amiga, su hermana, y como muchos me dijeron alguna vez, hasta su madre; y todo ello con el mayor placer del mundo. Aprendí a quererlos, a pesar de sus cosas; y ellos a mí, a pesar de las mías; nos quisimos, nos queremos, nos querremos... sí, aunque no sean los mismos, aunque se renueven cada año, aunque se vayan unos y vengan otros, aunque yo vaya y vuelva... el amor, el respeto, el recuerdo... siempre estarán ahí.

Ser maestra es, sin duda alguna, no solo mi trabajo, mi vocación, mi vida; es también, una actitud porque estoy dispuesta a aprender y lo he venido haciendo de la gente que me rodea, sobre todo de ustedes mis queridos alumnos.

Aquí la historia de un niño "enamorado" de su profesora de inglés... yo soy de Castellano, pero ese "enamoramiento" alguna vez lo desperté en algunos de mis alumnos... y lo entendí, como lo que fue, una gran admiración; y aún me hace sentir especial. Gracias.